EL PO­DER CU­RA­TI­VO DE LA TIE­RRA

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

La in­tro­duc­ción del ba­rro en el sis­te­ma na­tu­ral se la de­be­mos al na­tu­ró­pa­ta ale­mán Adolf Just. Pos­te­rior­men­te, tam­bién el chi­leno Ma­nuel Le­zae­ta la pres­cri­bía a to­dos sus en­fer­mos cró­ni­cos. Se­gún sus in­di­ca­cio­nes, hay que co­lo­car por las no­ches una com­pre­sa en el vien­tre (an­tes de la ce­na) pa­ra com­ba­tir la «fie­bre in­tes­ti­nal» y res­ta­ble­cer las fun­cio­nes di­ges­ti­vas. Así se con­si­guen, jun­to con otros pro­ce­di­mien­tos, cu­ra­cio­nes in­creí­bles.

Más re­cien­te­men­te, a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, el fran­cés Ray­mond Dex­treit re­des­cu­bri­ría ex­clu­si­va­men­te el uso de la ar­ci­lla en di­ver­sas en­fer­me­da­des, lo­gran­do del mis­mo mo­do cu­ras bri­llan­tes en mu­chos ca­sos.

La ar­ci­lla es, de to­das las cla­ses de tie­rra, la más cu­ra­ti­va. En­tre sus pro­pie­da­des: cal­man­te, re­fres­can­te, bac­te­ri­ci­da, an­ti­sép­ti­ca, ci­ca­tri­zan­te, des­in­fla­man­te y ex­tra­or­di­na­ria­men­te ab­sor­ben­te de subs­tan­cias mor­bo­sas. El efec­to de la ar­ci­lla en de­ter­mi­na­das afec­cio­nes, res­tau­ra los te­ji­dos sin de­jar ni ras­tro de ci­ca­triz.

Un in­con­ve­nien­te de la ar­ci­lla es que oca­sio­na un rá­pi­do en­fria­mien­to en la re­gión del or­ga­nis­mo don­de se apli­ca por su pro­pie­dad re­fres­can­te. Por eso se em­plea­rá ti­bia o ca­lien­te pa­ra las en­fer­me­da­des del hí­ga­do, los ri­ño­nes, la ve­ji­ga, los pul­mo­nes, los ova­rios, los tes­tícu­los y la co­lum­na ver­te­bral; ade­más, en es­tos ca­sos se de­be su­je­tar con fra­ne­la o pa­ño pa­ra man­te­ner aún más el ca­lor. Por con­si­guien­te, de­be qui­tar­se in­me­dia­ta­men­te cuan­do se no­te sen­sa­ción de frío o mo­les­tias, ya que se em­plea pa­ra «ali­viar» la par­te en­fer­ma del cuer­po.

En los do­lo­res de oí­dos, se co­lo­ca una com­pre­sa en la nu­ca y otra al­re­de­dor de la ore­ja; pa­ra la in­fla­ma­ción y la su­pu­ra­ción del con­duc­to au­di­ti­vo se cu­bre bien to­da la ore­ja, por en­ci­ma y al­re­de­dor de la mis­ma, pe­ro pre­via­men­te se ha­brá ta­po­na­do el oí­do con al­go­dón pa­ra que no en­tre tie­rra.

En las do­len­cias de los ojos, los do­lo­res, el glau­co­ma, la con­jun­ti­vi­tis, et­cé­te­ra, se po­ne so­bre la fren­te y los ojos pri­me­ro en uno y des­pués en el otro, pe­ro si el en­fer­mo so­por­ta las com­pre­sas sin mo­les­tias se po­nen los dos a un tiem­po (an­tes cié­rren­se los pár­pa­dos) En di­chas en­fer­me­da­des con­vie­ne asi­mis­mo po­ner otra en la nu­ca. Re­no­va­ción Por el con­tra­rio, en los ca­sos de afec­cio­nes cró­ni­cas, fie­bre, hin­cha­zo­nes, que­ma­du­ras, con­ges­tión lo­cal e in­fla­ma­ción del vien­tre, la ar­ci­lla de­be re­fres­car; por tan­to, ha de qui­tar­se o re­no­var­se cuan­do se ca­lien­ta tan­tas ve­ces co­mo lo re­quie­ra la do­len­cia. An­tes de pre­pa­rar el ba­rro con la ar­ci­lla, re­cuer­de que no se de­ben usar re­ci­pien­tes de co­bre, me­tal, plás­ti­co, alu­mi­nio o hie­rro sin es­ta­ñar por­que la ar­ci­lla ab­sor­be­ría di­chas ma­te­rias y lue­go pa­sa­rían al or­ga­nis­mo. Las va­si­jas más in­di­ca­das pa­ra con­te­ner o ama­sar la ar­ci­lla son las de lo­za, vi­drio, ma­de­ra y es­mal­ta­do; asi­mis­mo, pa­ra co­ger y re­mo­ver la ma­sa han de em­plear­se pa­le­tas o cu­cha­ras de ma­de­ra. Uti­li­ce con pre­fe­ren­cia la ar­ci­lla que se ven­de en las ca­sas de die­té­ti­ca. Se desecha­rán las tie­rras de la­bran­za, pues ge­ne­ral­men­te es­tán en­ve­ne­na­das por los abo­nos, los in­sec­ti­ci­das y otros pro­duc­tos quí­mi­cos. Tam­po­co sir­ve la tie­rra pro­ce­den­te de los ba­su­re­ros o las zo­nas con­ta­mi­na­das.

For­ma de uso de la ar­ci­lla a) Có­ja­se la can­ti­dad pre­ci­sa de tie­rra o ar­ci­lla; lue­go méz­cle­se con agua fres­ca o tem­pla­da y re­mué­va­se la mez­cla has­ta dar­le la con­sis­ten­cia del ba­rro, pro­cu­ran­do que no re­sul­te de­ma­sia­do blanda. b) Se­gui­da­men­te, so­bre una te­la de lien­zo do­bla­da dos o cua­tro ve­ces se ex­tien­de una ca­pa de ba­rro de unos dos cen­tí­me­tros de es­pe­sor; pa­ra los cán­ce­res, las frac­tu­ras, las pi­ca­du­ras ve­ne­no­sas y las mor­de­du­ras de pe­rros, es­tén o no ra­bio­sos, el grue­so se­rá de unos tres cen­tí­me­tros. c) La com­pre­sa se po­ne en­ci­ma de la par­te da­ña­da, cui­dan­do de que és­ta sea dos cen­tí­me­tros más gran­de que la zo­na a cu­brir; a con­ti­nua­ción, se ven­da con lien­zos o fra­ne­las, que, a su vez, se su­je­tan con cin­tas o Im­per­di­bles. d) Las com­pre­sas se de­jan pues­tas una, dos o tres ho­ras, de­pen­de del tiem­po que tar­den en ca­len­tar­se; se cam­bian tan pron­to co­mo la ar­ci­lla se se­ca o ca­lien­ta y las ve­ces ne­ce­sa­rias has­ta con­se­guir el efec­to desea­do. La com­pre­sa so­bre el vien­tre apli­ca­da por la no­che se de­ja co­lo­ca­da has­ta la ma­ña­na si­guien­te a con­di­ción de que el en­fer­mo no sien­ta frial­dad, ya que en es­te ca­so se qui­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.