MAN­TE­NER Y RE­CU­PE­RAR LA SA­LUD

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

Si mi ca­sa es­tá lle­na de bi­chos, no se me ocu­rri­rá po­ner­me a ca­zar­los uno por uno (Me­di­ci­na) sino que me de­di­ca­ré a lim­piar­la y és­tos des­apa­re­ce­rán por si so­los (Hi­gie­ne). La Hi­gie­ne es la cien­cia que tra­ta del man­te­ni­mien­to y re­cu­pe­ra­ción de la sa­lud, uti­li­zan­do los fac­to­res de sa­lud: ali­men­ta­ción sa­na, ai­re, agua, luz, sol, ejer­ci­cio, re­po­so, y equi­li­brio psí­qui­co. La Me­di­ci­na es la cien­cia que tra­ta de com­ba­tir la en­fer­me­dad.

La en­fer­me­dad se­gún el hi­gie­nis­mo o «hi­gie­ne vi­tal» La sa­lud y la en­fer­me­dad no son fac­to­res an­ta­gó­ni­cos, sino dos fa­ses dis­tin­tas del mis­mo pro­ce­so vi­tal. Son só­lo dos con­di­cio­nes de vi­da y la en­fer­me­dad no es más que una sa­lud de­bi­li­ta­da por la po­ca vi­ta­li­dad de la per­so­na. Los sig­nos de la sa­lud re­pre­sen­tan la ac­ción de las fun­cio­nes na­tu­ra­les de la vi­da ba­jo con­di­cio­nes nor­ma­les, los sín­to­mas de en­fer­me­dad ex­pre­san la ac­ción de las mis­mas fun­cio­nes na­tu­ra­les ba­jo un es­ta­do no fa­vo­ra­ble.

Los sín­to­mas de la en­fer­me­dad son de dos cla­ses, unos el re­sul­ta­do del es­fuer­zo or­gá­ni­co pa­ra eli­mi­nar las to­xi­nas y otros fru­to de los efec­tos des­truc­ti­vos de las to­xi­nas so­bre el cuer­po. La en­fer­me­dad agu­da es una reac­ción de au­to­de­fen­sa del or­ga­nis­mo con­tra una In­fluen­cia mór­bi­da o cau­san­te de acú­mu­los tó­xi­cos, una vál­vu­la de es­ca­pe de to­xi­nas acu­mu­la­das y no ex­pul­sa­das por los ór­ga­nos de eli­mi­na­ción.

Si no de­ja­mos que el or­ga­nis­mo eli­mi­ne las sus­tan­cias per­ju­di­cia­les, és­tas se acu­mu­lan y dan lu­gar a las en­fer­me­da­des cró­ni­cas y pos­te­rior­men­te a las en­fer­me­da­des de des­truc­ción y de­ge­ne­ra­ción. La lla­ma­da en­fer­me­dad agu­da es ver­da­de­ra men­te una cri­sis de des­in­to­xi­ca­ción. Re­pri­mir es­ta cri­sis con me­di­ca­men­tos abre la puer­ta a la en­fer­me­dad cró­ni­ca.

To­xi­nas y en­fer­me­dad Cuan­do Johan­na Brandt ha­bla de las cau­sas de las en­fer­me­da­des, no se re­fie­re nun­ca a los mi­cro­bios, sino a los ve­ne­nos, las sus­tan­cias tó­xi­cas, los desechos y las to­xi­nas. ¿Los he­chos con­fir­man es­ta ma­ne­ra de ver las co­sas? Co­mo to­dos po­de­mos cons­ta­tar, es así. La ob­ser­va­ción de los en­fer­mos nos re­ve­la, en to­das las en- fer­me­da­des, la pre­sen­cia de un te­rreno más o me­nos so­bre­car­ga­do de to­xi­nas.

Las mu­co­si­da­des obs­tru­yen los al­veo­los pul­mo­na­res en el as­ma, los bron­quios en la bron­qui­tis, la gar­gan­ta en la tos, los se­nos pa­ra­na­sa­les en las si­nu­si­tis y la na­riz en el res­fria­do. Si las per­so­nas que pa­de­cen en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias to­sen, ex­pec­to­ran y se sue­nan la na­riz es pa­ra in­ten­tar li­be­rar­se de los re­si­duos que obs­tru­yen sus vías res­pi­ra­to­rias.

La are­ni­lla o los cris­ta­les in­fla­man, blo­quean y de­for­man las ar­ti­cu­la­cio­nes de los reu­má­ti­cos.

Los re­si­duos co­loi­da­les se eli­mi­nan a tra­vés de las glán­du­las se­bá­ceas en el ac­né, las fo­runcu­losis y los ec­ze­mas se­cre­tan­tes; los re­si­duos cris­ta­loi­des o áci­dos sa­len por las glán­du­las su­do­rí­pa­ras en los ec­ze­mas se­cos, el pru­ri­to y las grie­tas.

La pre­sen­cia de sus­tan­cias ali­men­ta­rias en ex­ce­so en el es­tó­ma­go y los in­tes­ti­nos pro­vo­ca re­gur­gi­ta­cio­nes, in­di­ges­tio­nes, náu­seas, vó­mi­tos o dia­rreas; cuan­do es­tas sus­tan­cias son irri­tan­tes, fer­men­tan o se pu­dren, dan lu­gar a la in­fla­ma­ción de la mu­co­sa di­ges­ti­va (gas­tri­tis, en­te­ri­tis, co­li­tis) y a la pro­duc­ción de gas (ae­ro­fa­gia, hin­cha­zón).

El co­les­te­rol y los áci­dos gra­sos en ex­ce­so cau­san en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, de las que mue­re cer­ca del 60% de la po­bla­ción afec­ta­da. Es­tas sus­tan­cias es­pe­san la san­gre, se de­po­si­tan en las pa­re­des de los va­sos (ar­te­rios­cle­ro­sis), de­for­man las pa­re­des (va­ri­ces), las in­fla­man (fle­bi­tis, ar­te­ri­tis) y las obs­tru­yen (in­far­to, ata­que ce­re­bral, em­bo­lia pul­mo­nar).

En las aler­gias, las sus­tan­cias in­cri­mi­na­das son los aler­ge­nos; en las en­fer­me­da­des re­na­les, los re­si­duos de pro­teí­nas; en la obe­si­dad, las gra­sas; en la dia­be­tes, el azú­car; en la go­ta, el áci­do úri­co; en la os­teo­po­ro­sis, los áci­dos, y en el cán­cer —en­fer­me­dad que con­du­jo al re­des­cu­bri­mien­to de la cu­ra de la uva por par­te de Johan­na Brandt—, las sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.