EL MO­VI­MIEN­TO DE­FI­NE LA VI­DA

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

Nues­tros cuer­pos fue­ron he­chos pa­ra la ac­ti­vi­dad. El mo­vi­mien­to de­fi­ne a la vi­da mis­ma, y el cuer­po hu­mano es­tá es­pe­cial­men­te do­ta­do pa­ra ello en cuan­to a fuer­za, agi­li­dad, fle­xi­bi­li­dad y pre­ci­sión. Pa­ra per­ma­ne­cer sa­nos, fuer­tes, fle­xi­bles y con un sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y res­pi­ra­to­rio en bue­nas con­di­cio­nes de­be­mos ha­cer ejer­ci­cio re­gu­lar­men­te. Es­to es cru­cial tan­to en la in­fan­cia co­mo más ade­lan­te.

Di­cho de otro mo­do, lo que no usa­mos lo per­de­mos; los múscu­los que no se es­ti­ran lle­gan a es­tar per­ma­nen­te­men­te ten­sos o inac­ti­vos y de­ge­ne­ran; los hue­sos in­mó­vi­les se de­cal­ci­fi­can, y los li­ga­men­tos se ten­san.

Con­se­jos se­gún las ne­ce­si­da­des in­di­vi­dua­les La for­ma fí­si­ca no es só­lo cues­tión de lle­var a ca­bo una ac­ti­vi­dad du­ra, co­mo el foo­ting, por ejem­plo. Cual­quier pro­gra­ma de ejer­ci­cios de­be in­cluir tam­bién mo­vi­mien­tos de re­la­ja­ción y es­ti­ra­mien­to, y de­be te­ner en cuen­ta las ne­ce­si­da­des in­di­vi­dua­les. En­tre los fac­to­res que hay que te­ner en cuen­ta es­tán el ti­po de cuer­po, la edad, el gra­do de sa­lud y el tem­pe­ra­men­to.

Por ejem­plo, si se tien­de a en­gor­dar pue­den ve­nir bien ejer­ci­cios pro­lon­ga­dos y cons­tan­tes, co­mo el golf, la na­ta­ción o an­dar, que no ejer­cen de­ma­sia­da pre­sión so­bre las ar­ti­cu­la­cio­nes.

Las per­so­nas ma­yo­res de­ben po­ner una es­pe­cial aten­ción pa­ra evi­tar mo­vi­mien­tos re­pen­ti­nos, brus­cos, que pue­den pro­vo­car una ex­ce­si­va ten­sión. Y las per­so­nas con ca­rác­ter com­pe­ti­ti­vo, hi­per­ac­ti­vas, que se in­cli­nan ha­cia los deportes enér­gi­cos, se be­ne­fi­cia­rán más del tiem­po que de­di­quen a otras for­mas más sua­ves de ejer­ci­cio, co­mo an­dar tran­qui­la­men­te o prac­ti­car yo­ga.

Tu gra­do de sa­lud pue­de ser un fac­tor de­ci­si­vo. Al­gu­nos pro­ble­mas, co­mo la hi­per­ten­sión o la obe­si­dad, pue­den ex­cluir el ejer­ci­cio enér­gi­co. Si el pro­lon­ga­do abu­so de pos­tu­ras in­co­rrec­tas o cual­quier otro pro­ble­ma ha traí­do co­mo con­se­cuen­cia la res­tric­ción del mo­vi­mien­to y ri­gi­dez, es acon­se­ja­ble prac­ti­car ejer­ci­cios que fa­ci­li­ten la fle­xi­bi­li­dad. El rol­fing y la téc­ni­ca de Ale­xan­der pue­den ser es­pe­cial­men­te úti­les si el pro­ble­ma de ma­la pos­tu­ra es­tá muy arrai­ga­do. Las dis­ca­pa­ci­da­des es­pe­cí­fi­cas pue­den ne­ce­si­tar un pro­gra­ma es­pe­cial de ejer­ci­cios adap­ta­do a la per­so­na; los fi­sio­te­ra­peu­tas, hi­dro­te­ra­peu­tas y al­gu­nos pro­fe­so­res de yo­ga pue­den crear es­te plan pa­ra me­jo­rar unas de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes in­di­vi­dua­les.

Las ven­ta­jas del ejer­ci­cio Cual­quier ejer­ci­cio que exi­ja un es­fuer­zo cons­tan­te es be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud, si se prac­ti­ca re­gu­lar­men­te. El ejer­ci­cio es la for­ma de pro­te­ger­te de en­fer­me­da­des co­ro­na­rias, de me­jo­rar la cir­cu­la­ción, re­du­cir la gra­sa, con­tro­lar el ape­ti­to, com­ba­tir el es­trés y me­jo­rar el sue­ño.

Al­gu­nos ejer­ci­cios son muy bue­nos pa­ra desa­rro­llar la re­sis­ten­cia; co­rrer y an­dar en bi­ci­cle­ta, por ejem­plo, son dos de ellos. Se tra­ta de ac­ti­vi­da­des ae­ró­bi­cas o de re­sis­ten­cia, que pue­den man­te­ner­se jus­to por de­ba­jo del es­fuer­zo má­xi­mo du­ran­te un pe­río­do pro­lon­ga­do de tiem­po (no me­nor de diez mi­nu­tos) uti­li­zan­do un con­ti­nuo su­mi­nis­tro de oxí­geno. Al prac­ti­car­se re­gu­lar­men­te, el ejer­ci­cio ae­ró­bi­co au­men­ta la subida de oxí­geno y for­ta­le­ce el co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.