PUN­TO CLA­VE DE AU­TO­AYU­DA

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

La ma­yo­ría da­mos por he­cho el pro­ce­so de res­pi­ra­ción, pues­to que se tra­ta de al­go fun­da­men­tal­men­te me­cá­ni­co, gra­cias a lo cual se ins­pi­ra oxi­geno y se ex­pul­sa dió­xi­do de car­bono. Sin em­bar­go, el pro­ce­so de la res­pi­ra­ción es mu­cho más com­ple­jo que es­to y afec­ta a to­dos los de­más sis­te­mas del cuer­po.

Una res­pi­ra­ción co­rrec­ta pue­de cu­rar en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el es­trés, la de­pre­sión y la fa­ti­ga, y es ca­paz de re­du­cir los efec­tos per­ju­di­cia­les de las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, au­men­tan­do la vi­ta­li­dad y el bie­nes­tar.

Por el con­tra­rio, si al­go in­ter­fie­re en es­te me­ca­nis­mo – la en­fer­me­dad, há­bi­tos res­pi­ra­to­rios in­co­rrec­tos o ma­la pos­tu­ra– pue­de ha­ber re­per­cu­sio­nes se­rias. Lo que res­pi­ra­mos es igual de im­por­tan­te; cual­quier co­sa que el cuer­po ins­pi­ra pa­sa al flu­jo san­guí­neo; pen­se­mos que en es­te hay mu­chos me­nos fil­tros que, por ejem­plo, en el sis­te­ma di­ges­ti­vo.

Es evi­den­te que evi­tar la po­lu­ción del ai­re – y en es­te as­pec­to ca­be des­ta­car el hu­mo del ta­ba­co– es prio­ri­ta­rio pa­ra to­dos.

La res­pi­ra­ción co­rrec­ta ejer­ce un pa­pel im­por­tan­te en bas­tan­tes te­ra­pias na­tu­ra­les. En yo­ga, por ejem­plo, los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción re­vi­ta­li­zan el cuer­po y acla­ran la men­te. Pues­to que la res­pi­ra­ción pue­de ser con­tro­la­da cons­cien­te­men­te, se con­vier­te en un pun­to cla­ve de au­to­ayu­da pa­ra lo­grar una bue­na sa­lud en general.

Res­pi­ra­ción ab­do­mi­nal Aún tum­ba­do, co­lo­ca las ma­nos so­bre el ab­do­men, jus­to de­ba­jo de las cos­ti­llas in­fe­rio­res. Cuan­do ins­pi­res sien­te có­mo sube el ab­do­men.

Al es­pi­rar sien­te có­mo vuel­ve a su for­ma na­tu­ral. Haz un es­fuer­zo ex­tra con los múscu­los pa­ra sa­car la úl­ti­ma go­ta de ai­re. Re­pi­te cin­co ve­ces.

Res­pi­ra­ción pa­ra cal­mar el es­trés La hi­per­ven­ti­la­ción ( res­pi­rar mu­cho) es un des­or­den co­mún re­la­cio­na­do con el es­trés. Im­pli­ca una res­pi­ra­ción rá­pi­da só­lo con la par­te su­pe­rior del pe­cho, de ma­ne­ra que se es­pi­ra de­ma­sia­do dió­xi­do de car­bono y se ins­pi­ra de­ma­sia­do oxí­geno, obs­ta­cu­li­zan­do así la quí­mi­ca nor­mal de la san­gre.

En­tre los alar­man­tes sín­to­mas que es­to pue­de traer con­si­go se en­cuen­tran un fuer­te la­ti­do car­día­co y ma­reo. Uti­li­za la téc­ni­ca de res­pi­ra­ción re­la­ja­da ( de­re­cha) en cuan­to per­ci­bas los sín­to­mas.

Res­pi­ra­ción la­te­ral Pon las ma­nos so­bre los la­dos de la par­te in­fe­rior del pe­cho.

Ins­pi­ra len­ta­men­te, sin­tien­do có­mo se se­pa­ran las ma­nos al ex­pan­dir­se las cos­ti­llas. Es­pi­ra del to­do, mien­tras con­traes los múscu­los que es­tán de­ba­jo de las ma­nos. Re­pi­te cin­co ve­ces.

Res­pi­ra­ción re­la­ja­da Túm­ba­te y co­lo­ca una mano so­bre el ab­do­men y la otra so­bre el pe­cho.

Al es­pi­rar de­bes sen­tir que la mano que es­tá en­ci­ma del ab­do­men se mue­ve bas­tan­te ha­cia el te­cho, mien­tras que la otra só­lo se ele­va li­ge­ra­men­te. No pue­des hi­per­ven­ti­lar si res­pi­ras con el ab­do­men. Al prin­ci­pio in­ten­ta ins­pi­rar y es­pi­rar ocho ve­ces por mi­nu­to, y des­pués, prue­ba un rit­mo más len­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.