ES­TI­MU­LAR LOS ÓR­GA­NOS

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

Se ba­sa en el prin­ci­pio de que en los pies y en las ma­nos exis­ten re­fle­jos o zo­nas de res­pues­ta, que se co­rres­pon­den con to­das y ca­da una de las par­tes y ór­ga­nos cor­po­ra­les. Tra­ba­jar so­bre es­tos re­fle­jos de for­ma sis­te­má­ti­ca, re­cu­rrien­do a la pre­sión y a la ma­ni­pu­la­ción, trae con­si­go tres efec­tos prin­ci­pa­les: es­ti­mu­la el fun­cio­na­mien­to nor­mal de to­dos los ór­ga­nos y glán­du­las cor­po­ra­les, me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to de los ner­vios y crea un es­ta­do de re­la­ja­ción. Los re­fle­jos es­tán si­tua­dos de tal for­ma que pue­de di­bu­jar­se un ma­pa del cuer­po so­bre las ma­nos y los pies. El pie de­re­cho es­tá re­la­cio­na­do con la par­te iz­quier­da, y vi­ce­ver­sa.

Só­lo los de­dos Cuan­do so­me­ten al pa­cien­te a tra­ta­mien­to, los re­fle­jo­te­ra­peu­tas pro­fe­sio­na­les uti­li­zan só­lo los de­dos de la mano, el pul­gar y las ma­nos, pe­ro nun­ca ins­tru­men­tos de ma­sa­je que pue­dan da­ñar los pies. El con­jun­to com­ple­to de las téc­ni­cas só­lo pue­de ser en­se­ña­do en se­mi­na­rios es­pe­cia­les de for­ma­ción, pe­ro al­gu­nas de ellas pue­den ser prac­ti­ca­das por per­so­nas inex­per­tas sin que exis­ta nin­gún ries­go, si se ha­ce con cui­da­do.

Pues­to que la in­ves­ti­ga­ción mo­der­na in­di­ca que un 75% de las en­fer­me­da­des es­tán re­la­cio­na­das el es­trés, una te­ra­pia co­mo es­ta, cu­yo efec­to prin­ci­pal es re­la­ja­ción, pue­de te­ner un va­lor in­men­so. Ade­más de fo­men­tar un es­ta­do general de re­la­ja­ción, fa­vo­re­ce tam­bién la cir­cu­la­ción lin­fá­ti­ca y ve­no­sa. Ha re­sul­ta­do be­ne­fi­cio­sa pa­ra una am­plia ga­ma de tras­tor­nos, des­de do­lo­res de es­pal­da has­ta ja­que­cas, si­nu­si­tis y pro­ble­mas di­ges­ti­vos, pues es ex­tre­ma­da­men­te efi­caz pa­ra ali­viar el do­lor.

En­dor­fi­nas Aun­que no se ha in­ves­ti­ga­do mu­cho, pa­re­ce pro­ba­ble que sus pro­pie­da­des analgésicas ten­gan el mis­mo ori­gen que las de la acu­pun­tu­ra; es de­cir, que al apli­car­se es­ta téc­ni­ca, y co­mo ocu­rre con la acu­pun­tu­ra, pa­sa a la co­rrien­te san­guí­nea un gru­po de sus­tan­cias quí­mi­cas pro­pias del cuer­po, co­no­ci­das co­mo en­dor­fi­nas, que son opiá­ceos co­mo la mor­fi­na, y que, por tan­to, pue­den blo­quear el do­lor. Es muy pro­ba­ble, aun­que to­da­vía no se ha de­mos­tra­do, que el tra­ta­mien­to re­fle­jo­te­ra­péu­ti­co ele­ve tam­bién el ni­vel de en­dor­fi­nas en la co­rrien­te san­guí­nea.

La con­sul­ta a un pro­fe­sio­nal Nor­mal­men­te, una se­sión de tra­ta­mien­to du­ra en­tre trein­ta y cua­ren­ta mi­nu­tos. Pa­ra re­ci­bir el tra­ta­mien­to te tum­ba­rás en una ca­mi­lla de ma­sa­je, o en un so­fá, con las ro­di­llas apo­ya­das y la plan­ta de los pies mi­ran­do ha­cia el te­ra­peu­ta, quien tra­ba­ja­rá sis­te­má­ti­ca­men­te so­bre ca­da pie y to­bi­llo, bus­can­do y tra­tan­do las zo­nas do­lo­ri­das con una téc­ni­ca de com­pre­sión. Se tra­ta de un mo­vi­mien­to si­mi­lar al de las oru­gas, rea­li­za­do, so­bre to­do, con cual­quie­ra de los dos pul­ga­res o ín­di­ces, que acla­ra la con­ges­tión de las par­tes del cuer­po que se co­rres­pon­den con los re­fle­jos do­lo­ri­dos, y me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea, lin­fá­ti­ca y ner­vio­sa. La téc­ni­ca de com­pre­sión se com­bi­na con di­ver­sos mo­vi­mien­tos de re­la­ja­ción.

El nú­me­ro de se­sio­nes que ne­ce­si­tes de­pen­de­rá de tu pro­ble­ma y de có­mo res­pon­das al tra­ta­mien­to. Por lo general, se ne­ce­si­tan dos se­sio­nes se­ma­na­les, du­ran­te tres se­ma­nas, pa­ra em­pe­zar a sen­tir un cam­bio; y unas trein­ta se­sio­nes pa­ra vol­ver a re­cu­pe­rar la sa­lud por com­ple­to. A lo lar­go del tra­ta­mien­to tu cuer­po su­fre un pro­ce­so de des­in­to­xi­ca­ción, que pue­de ma­ni­fes­tar­se, por ejem­plo, me­dian­te res­fria­dos, do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes, do­lor de gar­gan­ta, dia­rrea o au­men­to de la ori­na.

Es­te ti­po de res­pues­tas cu­ra­ti­vas de­pen­de de la can­ti­dad de to­xi­nas y del ni­vel de vi­ta­li­dad de tu cuer­po. Si ocu­rre, no du­ra­rá mu­cho tiem­po, y de­be con­si­de­rar­se una bue­na se­ñal.

Va­mos a ver una pe­que­ña in­tro­duc­ción a es­ta apa­sio­nan­te te­ra­pia, in­clui­da una car­to­gra­fía de la plan­ta de los pies y las otras zo­nas del or­ga­nis­mo, se­gui­da de ma­sa­jes es­pe­cí­fi­cos pa­ra ali­viar do­len­cias en di­ver­sas zo­nas del or­ga­nis­mo.

Ade­más de ser un tra­ta­mien­to efi­caz pa­ra mu­chos ti­pos de en­fer­me­da­des, la re­fle­jo­te­ra­pia pue­de usar­se tam­bién co­mo me­di­da pre­ven­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.