ABIER­TO A ENER­GÍAS

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

El to­que te­ra­péu­ti­co se de­ri­va de la prác­ti­ca de la im­po­si­ción de ma­nos. Es­tá ba­sa­do en la idea de que el cuer­po hu­mano es un sis­te­ma abier­to de ener­gías que flu­yen cons­tan­te­men­te, y en que la en­fer­me­dad vie­ne da­da por un dé­fi­cit o des­equi­li­brio de esas ener­gías y que el cuer­po po­see una si­me­tría bilateral.

La te­ra­pia fue in­tro­du­ci­da en 1974 por la doc­to­ra Do­lo­res Krie­ger, pro­fe­so­ra de En­fer­me­ría en Nue­va York, tan­to de pro­fe­sio­na­les co­mo de no pro­fe­sio­na­les. Du­ran­te la dé­ca­da de 1960, a la doc­to­ra Krie­ger le preo­cu­pa­ba la ne­gli­gen­cia con que la me­di­ci­na ins­ti­tu­cio­nal tra­ta­ba las ne­ce­si­da­des in­di­vi­dua­les. Des­pués de in­ves­ti­gar por su cuen­ta, rea­li­zan­do, en­tre otros, un ex­pe­ri­men­to con el sa­na­dor Os­kar Es­te­ban y ( pág. 299), Do­lo­res Krie­ger em­pe­zó a for­mar a en­fer­me­ras si­guien­do sus pro­pios mé­to­dos de sa­na­ción. Di­ver­sas prue­bas de con­trol han de­mos­tra­do que el to­que te­ra­péu­ti­co re­sul­ta más efi­caz pa­ra me­jo­rar la sa­lud de los pa­cien­tes que el cui­da­do nor­mal que pro­por­cio­nan las en­fer­me­ras.

El to­que te­ra­péu­ti­co se en­se­ña ac­tual­men­te en pro­gra­mas de cui­da­do sa­ni­ta­rio en más de se­sen­ta uni­ver­si­da­des de Es­ta­dos Uni­dos y en más de trein­ta y cin­co paí­ses. Se­gún los in­for­mes clí­ni­cos, pa­re­ce que las en­fer­me­da­des psi­co­so­má­ti­cas son las que me­jor res­pon­den a es­te tra­ta­mien­to, se­gui­das de los pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios, lin­fá­ti­cos y oseo­mus­cu­la­res.

Apli­car el to­que te­ra­péu­ti­co El to­que te­ra­péu­ti­co no es com­pli­ca­do, pe­ro re­quie­re prác­ti­ca, y es me­jor apren­der­lo de un ins­truc­tor com­pe­ten­te. Las úni­cas cua­li­da­des que ne­ce­si­tas son com­pren­sión y cier­to sen­ti­do de com­pro­mi­so ha­cia los de­más, pues la sa­na­ción es una fa­cul­tad na­tu­ral del hom­bre. Es­ta te­ra­pia no só­lo ha re­sul­ta­do efi­caz en el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des, sino que tam­bién ha me­jo­ra­do la sen­si­bi­li­dad y la ener­gía de los que la prac­ti­can. Aun­que es to­tal­men­te ino­cua, no se de­be prac­ti­car du­ran­te mu­cho tiem­po. Por otra par­te, y, si no hay se­ña­les de ali­vio, de­be re­cu­rrir­se a otras te­ra­pias.

Cen­trar­se

Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es cen­trar­te. Si­len­cio­sa­men­te, cen­tra tu aten­ción den­tro de ti mis­mo, y sien­te la ne­ce­si­dad de tus pro­pias ener­gías, pa­ra ex­cluir pen­sa­mien­tos aje­nos y mo­les­tias ex­te­rio­res. Em­pe­za­rás a ser cons­cien­te de fa­ce­tas de tu pro­pia cons­cien­cia que pue­den ser di­ri­gi­das con fi­nes sa­na­do­res. Con la prác­ti­ca, apren­de­rás a es­tar to­tal­men­te cen­tra­do a lo lar­go de la se­sión.

Sen­tir

El si­guien­te pa­so con­sis­te en ras­trear el cam­po ener­gé­ti­co del re­cep­tor. Co­lo­ca las ma­nos en am­bos la­dos del cuer­po del re­cep­tor, a unos sie­te o diez cen­tí­me­tros de la su­per­fi­cie, e in­ten­ta sen­tir si exis­ten di­fe­ren­cias en las pau­tas de ener­gía en­tre los dos la­dos. Em­pie­za con la ca­be­za, lue­go, ba­ja len­ta­men­te con las ma­nos por los dos la­dos del cuer­po. Tal vez sien­tas una di­fe­ren­cia de tem­pe­ra­tu­ra o de den­si­dad, por ejem­plo, lo cual in­di­ca un des­equi­li­brio en el fluir de ener­gía del re­cep­tor. Pa­ra con­tra­rres­tar un des­equi­li­brio, ne­ce­si­tas di­ri­gir la ener­gía ha­cia la zo­na o fue­ra de ella, de­pen­dien­do de si sien­tes un dé­fi­cit o un ex­ce­so de ener­gía. Si tu to­que es efi­caz, de­be­rás no­tar una reac­ción del re­cep­tor en cues­tión de mi­nu­tos. A me­nu­do, la pri­me­ra se­ñal se­rá una res­pi­ra­ción más len­ta y pro­fun­da. La úl­ti­ma fa­se con­sis­te en re­eva­luar el cam­po del re­cep­tor. Si no hay des­equi­li­brios, es se­ñal de que am­bos la­dos es­tán equilibrados. Si des­pués de cin­co o diez mi­nu­tos no hay me­jo­ría, no con­ti­núes con el to­que te­ra­péu­ti­co. Apli­ca al in­di­vi­duo otro ti­po de tra­ta­mien­to o de re­me­dio, en ca­so de que sea ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.