VOL­VER A LA NOR­MA­LI­DAD

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

Un rit­mo de exis­ten­cia ago­ta­dor, por ser con­tra­rio a las le­yes vi­ta­les (pri­sas, mie­dos, rui­dos, so­bre­ali­men­ta­ción, des­can­so in­su­fi­cien­te, ai­re vi­cia­do, etc.) ha­ce que nues­tro or­ga­nis­mo aca­be re­ple­to de sus­tan­cias no­ci­vas, al no te­ner su­fi­cien­tes fuer­zas pa­ra eva­cuar to­dos los tó­xi­cos que re­ci­be del ex­te­rior o que se pro­du­cen en su in­te­rior co­mo res­tos de la di­ges­tión ce­lu­lar. El re­sul­ta­do es una in­to­xi­ca­ción ge­ne­ra­li­za­da de to­dos los te­ji­dos y de la san­gre.

Los te­ji­dos y múscu­los en­car­ga­dos de su­je­tar las vís­ce­ras ab­do­mi­na­les en su lu­gar es­tán de­bi­li­ta­dos por la ma­la uti­li­za­ción que de ellos ha­ce­mos ( hoy ya no se usa la po­si­ción en cu­cli­llas pa­ra tra­ba­jar o de­fe­car), o por per­ma­ne­cer de­ma­sia­do tiem­po de pie o sen­ta­dos en una si­lla.

Pa­ra de­vol­ver las co­sas a la nor­ma­li­dad, sir­ve de po­co com­ba­tir la en­fer­me­dad (que no ha­rá más que com­pli­car­se), sien­do me­jor su­pri­mir las cau­sas que la pro­du­cen, es de­cir:

Fa­vo­re­cer por un la­do la des­in­to­xi­ca­ción del or­ga­nis­mo, a tra­vés de una vi­da más re­po­sa­da, más de acuer­do con las le­yes in­mu­ta­bles de la vi­da: tran­qui­li­dad, re­po­so, ali­men­ta­ción que dé po­co tra­ba­jo di­ges­ti­vo, li­bre de tó­xi­cos, con su­fi­cien­te ali­men­to vi­vo ( fru­ta o en­sa­la­das), ai­re pu­ro, sol, si­len­cio, etc. La des­in­to­xi­ca­ción es un pro­ce­so ac­ti­vo, só­lo el cuer­po mis­mo pue­de des­in­to­xi­car­se. Con el des­can­so ab­so­lu­to (cuan­do us­ted duer­me, ni pien­sa, ni se preo­cu­pa, ni mue­ve los múscu­los, ni co­me) es cuan­do su cuer­po es más ca­paz de des­in­to­xi­car­se.

Ejer­ci­tar de for­ma pau­la­ti­na los múscu­los y te­ji­dos que sos­tie­nen las vís­ce­ras, en una po­si­ción in­cli­na­da que fa­vo­rez­ca la vuel­ta de los ór­ga­nos a sus lu­ga­res ori­gi­na­les.

La ta­bla in­cli­na­da La ta­bla in­cli­na­da no es otra co­sa que un ar­ti­fi­cio pa­ra dis­po­ner de una su­per­fi­cie in­cli­na­da so­bre la cual re­la­jar­se o ha­cer ejer­ci­cios de gim­na­sia. Ar­ti­fi­cio ne­ce­sa­rio prin­ci­pal­men­te pa­ra la mu­jer mo­der­na que no em­plea sus múscu­los co­mo an­ta­ño, y más aún si su­fre de tras­tor­nos mens­trua­les.

La mu­jer que se ha ejer­ci­ta­do en la ta­bla in­cli­na­da, si que­da em­ba­ra­za­da, es­ta­rá me­jor pre­pa­ra­da pa­ra lle­var su be­bé con­ser­van­do la bue­na sa­lud, evi­tan­do ade­más la pa­red ab­do­mi­nal flá­ci­da, las va­ri­ces, he­mo­rroi­des, es­tre­ñi­mien­to, etc. La ta­bla in­cli­na­da pue­de ser muy bien una sim­ple ta­bla apo­ya­da so­bre una si­lla o cual­quier otro so­por­te, o bien ir ado­sa­da a la pa­red con una bi­sa­gra. Tam­bién es po­si­ble cons­truir un sis­te­ma de dos ma­de­ras que pue­dan ple­gar­se o guar­dar­se de­trás de cual­quier puer­ta. · Las di­men­sio­nes apro­xi­ma­das de la ta­bla de­be­rían ser: 20-22 mm de grue­so; 1,80 m de al­tu­ra, y 45 cm de al­tu­ra del so­por­te. La su­per­fi­cie don­de se tum­ba la per­so­na pue­de ir más o me­nos acol­cha­da, y en la par­te su­pe­rior lle­va­rá una co­rrea don­de en­gan­char los pies. En la mi­tad de la ta­bla, por los la­dos, pue­den in­cor­po­rar­se unos sa­lien­tes que ha­gan las ve­ces de aga­rra­de­ro.

So­la­men­te el tum­bar­se so­bre una su­per­fi­cie in­cli­na­da, con los pies más al­tos que la ca­be­za, fa­vo­re­ce el des­can­so y la re­la­ja­ción ner­vio­sa. Se po­dría rea­li­zar bien du­ran­te diez mi­nu­tos an­tes de ir a dor­mir (lo que fa­vo­re­ce­ría un sue­ño re­pa­ra­dor) o an­tes de co­mer (lo que ayu­da­ría a una bue­na di­ges­tión). Es­ta re­la­ja­ción es muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra los ner­vio­sos, los que no duer­men bien, los que tie­nen ma­las di­ges­tio­nes, los de­bi­li­ta­dos, los que pa­san to­da la jor­na­da quie­tos de pie o sen­ta­dos, los que su­fren de la co­lum­na o de las ar­ti­cu­la­cio­nes de la ca­de­ra o la ro­di­lla, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.