UNA CO­REO­GRA­FÍA DE CUER­PO Y MEN­TE

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

Pe­se a que sus raí­ces se en­cuen­tran en la an­ti­gua Chi­na, el Tai Chi es una prác­ti­ca muy ade­cua­da pa­ra los oc­ci­den­ta­les. Apor­ta los be­ne­fi­cios de la rea­li­za­ción ha­bi­tual de un ejer­ci­cio y ade­más po­ne gran én­fa­sis en la gra­cia de los mo­vi­mien­tos y la len­ti­tud del rit­mo.

El Tai Chi pue­de ser así un fac­tor com­pen­sa­dor del es­trés, al re­la­jar tan­to el cuer­po co­mo la men­te. fa­vo­re­ce una bue­na di­ges­tión, aquie­ta el sis­te­ma ner­vio­so, pro­te­ge al co­ra­zón y el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio, re­la­ja las ar­ti­cu­la­cio­nes y re­tar­da el en­ve­je­ci­mien­to de la piel.

Pa­ra apren­der Tai Chi Ch’uan hay que em­pe­zar por to­mar la de­ci­sión de de­di­car­le tiem­po to­dos los días has­ta que lle­gue a cons­ti­tuir una par­te esen­cial de nues­tra vi­da. En se­gun­do lu­gar, con­vie- ne bus­car un buen maes­tro que en­se­ñe la for­ma co­rrec­ta de rea­li­zar los ejer­ci­cios y la pro­fun­da fi­lo­so­fía que és­tos en­cie­rran. De­be ser una per­so­na que con­ta­gie la pro­fun­da y al mis­mo tiem­po su­til con­cen­tra­ción ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar sol­tu­ra en el mo­vi­mien­to.

Cir­cu­la­ción san­guí­nea

La cir­cu­la­ción tam­bién es un pro­ce­so esen­cial pa­ra la vi­da y es­tá con­tro­la­do por la res­pi­ra­ción. El alumno de Tai Chi uti­li­za el mo­vi­mien­to pa­ra con­se­guir que la ener­gía in­ter­na, ace­le­re la cir­cu­la­ción san­guí­nea. La ac­ción con­jun­ta de la cir­cu­la­ción y fa­ci­li­tan el mo­vi­mien­to de las ex­tre­mi­da­des.

Re­la­ja­ción La ha­bi­li­dad pa­ra re­la­jar­se es un ins­tin­to hu­mano na­tu­ral que, una vez desa­rro­lla­do, ayu­da a pre­ve­nir en­fer­me­da­des. Pa­ra ad­qui­rir maes­tría en el arte del Tai Chi es ne­ce­sa­ria la re­la­ja­ción fí­si­ca y men­tal. Cuan­do el cuer­po es­tá re­la­ja­do, la res­pi­ra­ción es ab­do­mi­nal y el oxí­geno se dis­tri­bu­ye me­jor en las zo­nas mus­cu­la­res, de la mis­ma for­ma que el agua pe­ne­tra más fá­cil­men­te en tie­rra es­pon­jo­sa. El alumno de­be re­la­jar los mus­los y la cin­tu­ra pa­ra lo­grar mo­vi­mien­tos más li­bres. Cuan­do las pier­nas es­tán re­la­ja­das, el cuer­po es más es­ta­ble y se mue­ve con ma­yor li­ge­re­za.

Con­ti­nui­dad En el Li­bro de las Mu­ta­cio­nes (I Ching), ca­da uno de los he­xa­gra­mas sur­ge de otro an­te­rior a él. Del mis­mo mo­do, en el Tai Chi ca­da fi­gu­ra es la inin­te­rrum­pi­da con­ti­nua­ción de la que le pre­ce­de, por lo que ad­mi­te la com­pa­ra­ción con un río que fluye li­bre y pa­cí­fi­ca­men­te. Confucio, en­con­trán­do­se en la ri­be­ra de un río, apun­tó que to­do en la na­tu­ra­le­za fluía co­mo aquél.

Coor­di­na­ción Es fun­da­men­tal la coor­di­na­ción de cuer­po, men­te y res­pi­ra­ción. La men­te di­ri­ge la res­pi­ra­ción, de for­ma que és­ta se co­rres­pon­da con el mo­vi­mien­to rea­li­za­do. Cuan­do és­te es de aper­tu­ra o se di­ri­ge ha­cia el fren­te, el alumno ins­pi­ra. Cuan­do es de re­co­gi­mien­to o re­tro­ce­so se es­pi­ra. Los mo­vi­mien­tos res­pi­ra­to­rios ac­túan co­mo un fue­lle, sin pau­sas. Bra­zos y pier­nas tam­bién se mue­ven coor­di­na­da­men­te, al igual que ca­be­za y tor­so, y así el mo­vi­mien­to de una ex­tre­mi­dad se co­rres­pon­de al del res­to del cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.