EFEC­TOS REVITALIZANTES

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

Es­ta gim­na­sia ener­gé­ti­ca, que for­ma par­te de la MTC, es un an­ti­guo sis­te­ma chino de pos­tu­ras, ejer­ci­cios, téc­ni­cas de res­pi­ra­ción y me­di­ta­ción crea­das pa­ra me­jo­rar el flu­jo de ener­gé­ti­co del cuer­po o «qi». La pa­la­bra «gong» sig­ni­fi­ca ‘en­treno’ o ‘tra­ba­jo’, por lo que la su­ma de am­bos vo­ca­blos («qi gong», pro­nun­cia­do « chi kung » ) de­fi­nen a la per­fec­ción su esen­cia: «tra­ba­jar con la ener­gía vi­tal».

Se cree que el qi- gong ayu­da tan­to al cuer­po co­mo a la men­te a con­se­guir un es­ta­do óp­ti­mo de sa­lud, ade­más de te­ner efec­tos revitalizantes y po­ten­ciar los sis­te­mas de au­to cu­ra­ción del or­ga­nis­mo gra­cias al re­equi­li­brio del qi.

En otras pa­la­bras, El Chi Kung (o «Qi­gong») es un sis­te­ma de ejer­ci­cios sen­ci­llos y sua­ves que es­ti­mu­lan la ener­gía vi­tal del cuer­po.

Pro­ce­de de la an­ti­gua Chi­na y has­ta ha­ce po­co só­lo era ac­ce­si­ble a muy po­cas per­so­nas. Hoy en día es­te arte se es­tá dan­do a co­no­cer, tan­to en Orien­te co­mo aquí, en Oc­ci­den­te, con gran­des re­sul­ta­dos.

Si te­néis la opor­tu­ni­dad de apren­der cer­ca de al­gún buen maes­tro de Qi-gong po­dréis com­pro­bar có­mo son ca­pa­ces de do­mi­nar y «mo­ver» su pro­pia ener­gía in­ter­na, a to­dos los ni­ve­les.

Sus be­ne­fi­cios terapéuticos son muy variados y pue­de prac­ti­car­se a cual­quier edad o ni­vel de ca­pa­ci­dad fí­si­ca. De he­cho, en Chi­na lo prac­ti­can más de se­ten­ta mi­llo­nes de per­so­nas y su po­pu­la­ri­dad es­tá cre­cien­do rá­pi­da­men­te en­tre los oc­ci­den­ta­les.

To­do em­pie­za y ter­mi­na con la res­pi­ra­ción

Se­gún el qi-gong, la res­pi­ra­ción cons­ti­tu­ye la ma­yor par­te de nues­tro qi por­que el cuer­po uti­li­za más ai­re pa­ra sus ne­ce­si­da­des vi­ta­les que cual­quier otra sus­tan­cia o ele­men­to. Es­te qi se ve afec­ta­do cuan­do se pro­du­ce un des­equi­li­brio fí­si­co, men­tal o emo­cio­nal, y de he­cho, el qi-gong fue di­se­ña­do pa­ra me­jo­rar el flu­jo de ener­gía a tra­vés de los do­ce me­ri­dia­nos del cuer­po y así evi­tar o co­rre­gir los des­equi­li­brios ener­gé­ti­cos.

Los pri­me­ros es­tu­dios acer­ca del qi­gong han de­mos­tra­do que apor­ta be­ne­fi­cios tan im­por­tan­tes co­mo re­gu­lar los sis­te­mas or­gá­ni­cos y au­men­tar la in­mu­ni­dad del or­ga­nis­mo fren­te a las en­fer­me­da­des. En lo que se re­fie­re al sis­te­ma ner­vio­so, re­sul­ta muy efi­caz pa­ra quie­nes pa­de­cen neu­ras­te­nias por­que les ayu­da a re­la­jar­se y a re­cu­pe­rar el rit­mo del sue­ño. Tam­bién in­flu­ye di­rec­ta­men­te en la cir­cu­la­ción san­guí­nea y en el co­ra­zón, y exis­ten di­ver­sos mé­to­dos pa­ra re­gu­lar la pre­sión ar­te­rial que sir­ven co­mo tra­ta­mien­to pa­ra la hi­per­ten­sión y la ar­te­rios­cle­ro­sis, aun­que siem­pre aso­cia­dos a otras téc­ni­cas te­ra­péu­ti­cas.

Sus mo­vi­mien­tos tam­bién tie­nen un efec­to be­ne­fi­cio­so so­bre el apa­ra­to di­ges­ti­vo por­que fa­ci­li­ta el trán­si­to in­tes­ti­nal y la se­cre­ción de ju­gos gás­tri­cos. Ade­más, es­ti­mu­la la se­cre­ción de las glán­du­las hor­mo­na­les, con lo que ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo y ayu­da a re­gu­lar el pe­so.

Es útil com­ple­men­tar el qi-gong con la prác­ti­ca de tai chi; los ex­per­tos di­cen que el pri­me­ro desa­rro­lla la ener­gía y la po­ne en cir­cu­la­ción, mien­tras que el se­gun­do la dis­tri­bu­ye ar­mo­nio­sa­men­te por to­do el cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.