ES­TI­MU­LAN LOS AS­PEC­TOS PO­SI­TI­VOS

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

Los re­me­dios flo­ra­les del Dr. Bach fo­men­tan la cu­ra­ción re­du­cien­do los es­ta­dos ne­ga­ti­vos de la men­te o cier­tos as­pec­tos de la per­so­na­li­dad, y es­ti­mu­lan­do los as­pec­tos po­si­ti­vos. No tra­tan di­rec­ta­men­te los des­ór­de­nes fí­si­cos, sino los pro­ble­mas men­ta­les y emo­cio­na­les que sub­ya­cen en mu­chas en­fer­me­da­des fí­si­cas. Al cu­rar la de­pre­sión, la preo­cu­pa­ción, etc., res­ta­ble­cen la ar­mo­nía en­tre la men­te y el cuer­po, con lo que los pro­ble­mas fí­si­cos pue­den tam­bién des­apa­re­cer.

Los re­me­dios en ac­ción Na­die sa­be a cien­cia cier­ta có­mo fun­cio­nan los re­me­dios. Una po­si­ble ex­pli­ca­ción es que cier­tas plan­tas tie­nen pau­tas de vi­bra­ción cu­ra­ti­vas, y esas pau­tas pue­den ser trans­mi­ti­das al rocío o al agua en que flo­tan las flo­res o los bro­tes. Las pri­me­ras se ex­po­nen ade­más a la luz del sol, y los se­gun­dos al ca­lor. Be­ber des­pués esa agua trans­mi­te las vi­bra­cio­nes cu­ra­ti­vas al cuer­po.

Son es­ca­sos los tra­ba­jos cien­tí­fi­cos pu­bli­ca­dos so­bre los re­me­dios flo­ra­les del Dr. Bach, pe­ro no ca­re­ce­mos, sin em­bar­go, de tes­ti­gos de su efi­ca­cia. En 1976, en el Hos­pi­tal General de Ply­mouth de Gran Bre­ta­ña se pu­sie­ron a dis­po­si­ción de las en­fer­me­ras dos mez­clas pa­ra ad­mi­nis­trar a per­so­nas que su­frían un shock emo­cio­nal: una era el re­me­dio lla- ma­do «res­ca­te» (res­cue), y la otra, mez­cla pa­ra la aflic­ción. Pron­to em­pe­za­ron a uti­li­zar­se re­gu­lar­men­te, y al ob­ser­var los re­sul­ta­dos, di­ver­sos gru­pos de mé­di­cos jó­ve­nes de­ci­die­ron in­cor­po­rar­los a su tra­ba­jo. Hoy sa­be­mos que es­tos su­ti­les re­me­dios son de gran va­lor pa­ra los pri­me­ros au­xi­lios en ca­sa.

La vi­si­ta a un te­ra­peu­ta Re­ce­tar­se a uno mis­mo los re­me­dios flo­ra­les pue­de obrar ma­ra­vi­llas, pe­ro al­gu­nas per­so­nas ne­ce­si­tan acu­dir a un te­ra­peu­ta por­que no pue­den pro­fun­di­zar lo su­fi­cien­te en sí mis­mas pa­ra ele­gir el idó­neo o por­que pre­ci­san otro ti­po de tra­ta­mien­to. La vi­si­ta al te­ra­peu­ta du­ra­rá en­tre diez mi­nu­tos y una ho­ra, se­gún el ca­so par­ti­cu­lar. Ge­ne­ral­men­te se ha­cen vi­si­tas de se­gui­mien­to ca­da mes o ca­da seis se­ma­nas.

Los re­me­dios fun­cio­nan con gran ra­pi­dez si lo que se tra­ta son pro­ble­mas emo­cio­na­les, pe­ro más len­ta­men­te cuan­do los pro­ble­mas son fí­si­cos.

Tie­nen una mar­ca en­vi­dia­ble en cuan­to a be­nig­ni­dad, y se com­bi­nan efi­caz­men­te con otras te­ra­pias, in­clu­yen­do la me­di­ci­na or­to­do­xa. En oca­sio­nes, un pa­cien­te pue­de re­cha­zar un re­me­dio por­que ac­túa so­bre una par­te de su per­so­na­li­dad que aún no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra afron­tar. Ex­cep­cio­nal­men­te, una per­so­na po­dría ser sen­si­ble al al­cohol del co­ñac uti­li­za­do pa­ra ha­cer las tin­tu­ras, pe­ro con cier­ta in­for­ma­ción y con­se­jos pre­vios se evi­ta­rán esos pro­ble­mas.

Em­pleo de los re­me­dios flo­ra­les Los trein­ta y ocho re­me­dios flo­ra­les es­tán pen­sa­dos pa­ra tra­tar­se uno mis­mo, y son fá­ci­les de con­se­guir en far­ma­cias ho­meo­pá­ti­cas y en al­gu­nas tien­das de her­bo­die­té­ti­ca. Pa­ra ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos, eli­ge siem­pre al prin­ci­pio dos de los do­ce cu­ra­do­res: Roc­kro­se, pa­ra el te­rror; Mí­mu­lo, pa­ra el mie­do; Ce­ra­to, pa­ra la fal­ta de con­fian­za en uno mis­mo; Schle­rant­hus, pa­ra la in­de­ci­sión; Gen­cia­na, pa­ra el desáni­mo; Cle­má­ti­de, pa­ra la en­so­ña­ción; Violeta de agua, pa­ra el ex­ce­so de au­to­su­fi­cien­cia; Agri­mo­nia, pa­ra la preo­cu­pa­ción ocul­ta; Cen­tau­ra, pa­ra la in­ca­pa­ci­dad de de­cir no; Achi­co­ria, pa­ra la ten­den­cia a do­mi­nar; lm­pa­tiens, pa­ra la im­pa­cien­cia; Ver­be­na, pa­ra el ex­ce­so de en­tu­sias­mo.

To­ma tus dos re­me­dios du­ran­te un mes (aho­ra lo explicaremos con un po­qui­to más de de­ta­lle). Si te sien­tes me­jor pe­ro no­tas que han apa­re­ci­do otros pro­ble­mas, aña­de no más de tres re­me­dios nue­vos pa­ra los sen­ti­mien­tos que más te afec­ten. Con­ti­núa de es­ta for­ma y de­ja de to­mar los re­me­dios cuan­do veas que te en­cuen­tras bien du­ran­te un mes se­gui­do.

Si no per­ci­bes nin­gu­na me­jo­ra des­pués de tu pres­crip­ción ini­cial, em­pie­za de nue­vo con otros dis­tin­tos de los do­ce cu­ra­do­res prin­ci­pa­les o con­sul­ta a un te­ra­peu­ta.

Pre­pa­ra tu pro­pia mez­cla Es­te­ri­li­za una bo­te­lli­ta pe­que­ña y os­cu­ra, a po­der ser, con un cuen­ta­go­tas ado­sa­do al ta­pón, y lle­na tres cuar­tas par­tes con agua quie­ta de ma­nan­tial. Aña­de dos go­tas de ca­da uno de los re­me­dios ele­gi­dos de los fras­cos, y, lue­go, lle­na lo que fal­ta con co­ñac de muy bue­na ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.