TO­DOS LOS AS­PEC­TOS DE LA SA­LUD

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

Enu­me­ra­das de una for­ma muy sin­té­ti­ca, las ba­ses fi­lo­só­fi­cas de es­te so­fis­ti­ca­do sis­te­ma de sa­lud se ri­gen por una teo­ría de los cin­co ele­men­tos (éter, ai­re, fue­go, agua y tie­rra), los tres «dos­has» (va­ra, pit­ta y kap­ha) , los sie­te dha­tus o te­ji­dos, los tres ma­las o pro­duc­tos de ex­cre­ción, y la tri­ni­dad de la vi­da, for­ma­da por cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu.

Ca­da vez es más evi­den­te que nues­tra sa­lud de­pen­de de lo que co­me­mos, sen­ti­mos y pen­sa­mos. Y aun­que pa­re­ce muy fá­cil lle­var­lo a ca­bo, lo cier­to es que en de­ma­sia­das oca­sio­nes co­me­mos mal y nos de­ja­mos lle­var por sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos. El ayur­ve­da nos pro­por­cio­na to­do un sis­te­ma pa­ra en­ten­der es­te con­jun­to de ener­gías y po­der pre­ve­nir los des­equi­li­brios que cau­san la en­fer­me­dad.

Los dos­has El ayur­ve­da se ba­sa en la idea de que exis­ten cin­co ele­men­tos prin­ci­pa­les en los que se fun­da­men­tan to­dos los sis­te­mas vi­vos y que se en­cuen­tran en un cam­bio con­ti­nuo: éter, ai­re, fue­go, agua y tie­rra. Es­tos ele­men­tos se agru­pan en tres dos­has o ener­gías vi­ta­les: va­ta, pit­ta y kap­ha, ca­da uno de los cua­les con unos atri­bu­tos que pue­den Ayur­ve­da ser re­co­no­ci­dos en los se­res hu­ma­nos y en el am­bien­te.

Las per­so­nas de cons­ti­tu­ción va­ta tie­nen por lo general un desa­rro­llo fí­si­co po­co es­pec­ta­cu­lar: de pe­cho plano, y se dis­tin­guen bien las ve­nas y los ten­do­nes. Son mo­re­nas, de piel fría, ás­pe­ra, se­ca y agrie­ta­da. Ge­ne­ral­men­te tie­nen po­cos lu­na­res, que sue­len ser os­cu­ros; no son ni muy al­tas ni muy ba­jas, de cons­ti­tu­ción del­ga­da y con hue­sos pro­mi­nen­tes. Sue­len te­ner el pe­lo ri­za­do y es­ca­so, con pes­ta­ñas del­ga­das. Los ojos sue­len ser hun­di­dos, pe­que­ños, se­cos y ac­ti­vos, y la con­jun­ti­va es, se­ca y tur­bia. Las uñas son ás­pe­ras y que­bra­di­zas, y la na­riz es, por lo general, tor­ci­da y agui­le­ña. Tien­den a res­pi­rar me­nos que los de cual­quier otra cons­ti­tu­ción, su sue­ño es li­ge­ro y de me­nos du­ra­ción que otros ti­pos. Sus pies y ma­nos sue­len es­tar fríos. Son per­so­nas crea­ti­vas, ac­ti­vas, aler­tas e in­quie­tas. Ha­blan y ca­mi­nan rá­pi­da­men­te pe­ro se fa­ti­gan con fa­ci­li­dad. Se ca­rac­te­ri­zan por su rá­pi­do en­ten­di­mien­to, pe­ro no tie­nen bue­na me­mo­ria. Des­ta­ca su es­ca­sa fuer­za de vo­lun­tad, ines­ta­bi­li­dad men­tal y po­ca to­le­ran­cia, con­fian­za y au­da­cia.

Las per­so­nas del ti­po pit­ta son de es­ta­tu­ra me­dia y cons­ti­tu­ción del­ga­da. Sus pe­chos son me­dia­nos y se dis­tin­guen po­co las ve­nas y ten­do­nes. Tie­nen mu­chos lu­na­res y pe­cas azu­la­das o par­das. Los hue­sos no son tan pro­mi­nen­tes co­mo los de cons­ti­tu­ción va­ra y el desa­rro­llo mus­cu­lar es mo­de­ra­do. El ros­tro sue­le ser bron­cea­do o ro­ji­zo, y la piel es sua­ve, ti­bia y me­nos arru­ga­da que la del va­ra. El pe­lo es fino, se­do­so, pe­li­rro­jo o ru­bio, y tien­den a en­ca­ne­cer pre­ma­tu­ra­men­te y a per­der el pe­lo. Los ojos, de ta­ma­ño me­dio, pue­den ser gri­ses, ver­des o co­bri­zos, y la mi­ra­da es agu­da. La con­jun­ti­va es hú­me­da y co­bri­za; las uñas son sua­ves, y la for­ma de la na­riz es agu­da.

La cons­ti­tu­ción kap­ha se ca­rac­te­ri­za por te­ner un cuer­po bien desa­rro­lla­do, aun­que ten­den­te al so­bre­pe­so. Los pe­chos son gran­des y no se dis­tin­guen bien las ve­nas y los ten­do­nes de­bi­do al desa­rro­llo de la mus­cu­la­tu­ra. La es­truc­tu­ra ósea, sin em­bar­go, no es tan pro­mi­nen­te. De tez cla­ra y bri­llan­te, la piel es sua­ve, gra­so­sa y lus­tro­sa, aun­que tam­bién al­go fría y pá­li­da. El pe­lo es grue­so, os­cu­ro, sua­ve y on­du­la­do, y las pes­ta­ñas es­pe- sas. Los ojos, ne­gros o azu­les, y la re­ti­na ge­ne­ral­men­te muy blan­ca y gran­de. La con­jun­ti­va no tien­de a en­ro­je­cer.

Las per­so­nas kap­ha sue­len dis­fru­tar de un sue­ño pro­fun­do y pro­lon­ga­do. Tie­nen una gran vi­ta­li­dad y sue­len ser sa­lu­da­bles, fe­li­ces y pa­cí­fi­cas. Son to­le­ran­tes y cal­ma­das; per­do­nan y aman; pe­ro tam­bién pue­den ser ava­ras, ape­ga­das, en­vi­dio­sas y po­se­si­vas. Su en­ten­di­mien­to es len­to, pe­ro de­fi­ni­ti­vo una vez han com­pren­di­do al­go. Sue­len ser ri­cos, por­que ga­nan di­ne­ro y lo aho­rran.

En el plano men­tal y astral exis­ten tres atri­bu­tos o «gu­nas» que se co­rres­pon­den con los tres hu­mo­res de la cons­ti­tu­ción fí­si­ca: sat­va, ra­ja y ta­ma, que son la ba­se pa­ra ha­cer las dis­tin­cio­nes en el tem­pe­ra­men­to hu­mano y en las dis­po­si­cio­nes psi­co­ló­gi­cas y mo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.