TO­CAR PA­RA SA­NAR

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

La ki­ne­sio­lo­gía apli­ca­da es un mé­to­do de diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to que so­me­te a los múscu­los a dis­tin­tas prue­bas, con el fin de des­cu­brir y co­rre­gir los des­equi­li­brios exis­ten­tes en las fun­cio­nes mus­cu­la­res y en otras pa­nes del cuer­po. La te­ra­pia de au­to­ayu­da de­ri­va­da de es­te mé­to­do, «to­car pa­ra te­ner sa­lud» uti­li­za al­gu­na de es­tas mis­mas prue­bas pen­sa­das pa­ra los múscu­los, jun­to a téc­ni­cas ma­ni­pu­la­ti­vas di­se­ña­das pa­ra re­cu­pe­rar el equi­li­brio cor­po­ral.

Una de las premisas prin­ci­pa­les en que se ba­sa la klne­sio­lo­gía apli­ca­da es la con­si­de­ra­ción de que el cuer­po po­see un co­no­ci­mien­to in­na­to de si mis­mo. El cuer­po «sa­be» que va mal, y po­de­mos ac­ce­der a es­te co­no­ci­mien­to so­me­tien­do a prue­ba a de­ter­mi­na­dos múscu­los.

Es­tas prue­bas pue­den mos­tra­mos un ex­ce­so o una de­fi­cien­cia de ener­gía cau­sa­dos por agen­tes de es­trés men­ta­les, fí­si­cos bio­quí­mi­cos o ener­gé­ti­cos, que da­ñan la ac­ti­vi­dad fi­sio­ló­gi­ca nor­mal. Tan­to los mé­to­dos de tra­ta­mien­to co­mo los de diag­nós­ti­co son to­tal­men­te Ino­cuos, y a me­nu­do lo­gran re­sul­ta­dos lí­pi­dos cuan­do se en­fren­tan a pro­ble­mas os­teo­mus­cu­la­res, es­pe­cial­men­te, do­lo­res de ca­be­za, de es­pal­da y de cue­llo, y pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el es­trés. la hi­per­ten­sión y la fa­ti­ga.

Las téc­ni­cas ki­ne­sio­ló­gi­cas son ac­tual­men­te uti­li­za­das por mu­chos pro­fe­sio­na­les –en­tre los que se in­clu­yen qui­ro­prác­ti­cos, os­teó­pa­tas y acu­pun­to­res– co­mo com­ple­men­to a sus pro­pias ha­bi­li­da­des es­pe­ci­fi­cas.

To­car pa­ra sa­nar El doc­tor John Thie desa­rro­lló su pro­gra­ma «To­car pa­ra sa­nar» co­mo un mé­to­do no pro­fe­sio­nal di­ri­gi­do a ofre­cer al­gu­nas de las téc­ni­cas más bá­si­cas y sen­ci­llas de ki­ne­sio­lo­gía apli­ca­da al pú­bli­co, co­mo sis­te­ma de au­to­ayu­da. Sus sín­te­sis de los mé­to­dos ki­ne­sio­ló­gi­cos con téc­ni­cas ba­sa­das en el sis­te­ma de los me­ri­dia­nos, ha si­do en­se­ña­da a mi­les de per­so­nas de to­do el mun­do. Y ha si­do es­pe­cial­men­te be­ne­fi­cio­sa pa­ra en­tre­na­do­res de­por­ti­vos.

A di­fe­ren­cia de la ki­ne­sio­lo­gía, la téc­ni­ca to­car pa­ra sa­nar es­tá pen­sa­da pri­mor­dial­men­te co­mo una téc­ni­ca pre­ven­ti­va, que con­si­de­ra que el mal fun­cio­na­mien­to es el re­sul­ta­do de la debilidad o in­hi­bi­ción de al­gu­nos múscu­los, que trae con­si­go el so­bre­es­fuer­zo de otros múscu­los, que, en con­se­cuen­cia, se ten­san y con­traen.

Du­ran­te el cur­so bá­si­co de to­car pa­ra sa­nar, que nor­mal­men­te ter­mi­na tras die­ci­séis ho­ras de cla­ses la gen­te apren­de a en­con­trar des­equi­li­brios me­no­res o debilidad a tra­vés de las prue­bas efec­tua­das a ca­tor­ce múscu­los, ca­da uno de los cua­les co­rres­pon­de a uno de los ca­tor­ce me­ri­dia­nos. Los des­equi­li­brios son des­cu­bier­tos cuan­do un múscu­lo so­me­ti­do a prue­ba no se cie­rra ade­cua­da­men­te al apli­cár­se­le una pre­sión sua­ve mien­tras es­tá con­traí­do.

Cual­quier múscu­lo dé­bil o in­hi­bi­do pue­de en­ton­ces ser co­rre­gi­do uti­li­zan­do las téc­ni­cas de for­ta­le­ci­mien­to en­se­ña­das a lo lar­go del cur­so. Du­ran­te el pro­ce- so, los múscu­los ten­sos que han tra­ba­ja­do de­ma­sia­do tam­bién se dis­tien­den y re­la­jan. Cuan­do to­dos los múscu­los dé­bi­les ha­yan si­do co­rre­gi­dos, di­re­mos que la per­so­na ha si­do equi­li­bra­da.

En el cur­so tam­bién se en­se­ñan tra­ta­mien­tos ma­nua­les sen­ci­llos que pue­den ser uti­li­za­dos por cual­quier per­so­na, con o sin la ayu­da de un com­pa­ñe­ro, pa­ra real­zar el bie­nes­tar, aun­que se con­si­de­ra que si otra per­so­na da ma­sa­jes a los pun­tos y re­fle­jos, el tra­ta­mien­to re­sul­ta más efi­caz y du­ra­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.