UN PRO­CE­DI­MIEN­TO CU­RA­TI­VO RE­NO­VA­DO

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

Las pie­dras pre­cio­sas y los me­ta­les fue­ron em­plea­dos por sus in­fluen­cias te­ra­péu­ti­cas y otras vir­tu­des a lo lar­go de la his­to­ria. La Bi­blia di­ce que Aa­rón, her­mano de Moi­sés, lle­va­ba do­ce pie­dras so­bre su pe­cho. Y ya en el Vedanta se ha­bla so­bre la re­la­ción en­tre las pie­dras y los co­lo­res. Si­guien­do es­tos úl­ti­mos tex­tos, el mé­di­co hin­dú Be­noy­tosh Bhat­ta­char­ya y lue­go su hi­jo A. K. Bhat­ta­char­ya in­ves­ti­ga­ron las vir­tu­des te­ra­péu­ti­cas de los nue­ve co­lo­res co­rres­pon­dien­tes a los del ar­co iris y dos más ( el ul­tra­vio­le­ta, rahu o la ca­be­za del dra­gón, y el in­fra­rro­jo, ket­hu o la co­la del dra­gón), des­per­tan­do la « ener­gía » dor­mi­da en las ge­mas y trans­fi­rién­do­la a tin­tu­ras al su­mer­gir­las en al­cohol.

lván U. Ghys­saert, ge­mó­lo­go bel­ga, ha avan­za­do más en es­ta va­rie­dad de cro­mo­te­ra­pia me­dian­te su in­tui­ción y el em­pleo del pén­du­lo ra­dies­té­si­co. Es­te in­ves­ti­ga­dor, so­bre cu­yas ex­pe­rien­cias ad­qui­ri­das a lo lar­go de 15 años ver­sa es­te ar­tícu­lo, ha da­do el tér­mino de li­to­te­ra­pia a la apli­ca­ción de sus pre­pa­ra­dos, tan­to so­bre per­so­nas co­mo so­bre cul­ti­vos y ani­ma­les.

Su in­ten­ción es lo­grar un pre­pa­ra­do pa­ra ca­da uno de los ele­men­tos de la Ta­bla Pe­rió­di­ca, con­si­guién­do­los de la for­ma más na­tu­ral po­si­ble, es de­cir sin ha­ber pa­sa­do por los pro­ce­sos in­dus­tria­les ni ha­ber si­do trans­for­ma­dos en sa­les, cla­ro que a ve­ces aun en la na­tu­ra­le­za es di­fí­cil en­con­trar al­gu­nos ele­men­tos sin com­bi­nar.

Ade­más, los mi­ne­ra­les de ya­ci­mien­tos dis­tin­tos no tie­nen el mis­mo ni­vel de vir­tud te­ra­péu­ti­ca – o no ar­mo­ni­zan con él– se­gún ha com­pro­ba­do me­dian­te el pén­du­lo. Hoy ha pre­pa­ra­do has­ta 81 re­me­dios, al­gu­nos de los cua­les son ga­ses ( eti­leno y N2O) y otro tie­ne par­te de un pre­pa­ra­do ve­ge­tal, pe­ro és­tos son más bien ca­sos es­pe­cia­les y des­ti­na­dos a la ex­pe­ri­men­ta­ción por de­ter­mi­na­dos in­ves­ti­ga­do­res con los cua­les co­la­bo­ra Ghys­saert.

La ela­bo­ra­ción de los pre­pa­ra­dos En pri­mer lu­gar, una bue­na can­ti­dad de una mis­ma pie­dra, ta­lla­da o no se- gún el ca­so, se po­ne den­tro de una bo­te­lla de vi­drio co­lor to­pa­cio y se lle­na has­ta cu­brir­la con al­cohol pu­ro. Se de­ja re­po­sar en la os­cu­ri­dad du­ran­te una se­ma­na o has­ta un mes.

En cier­tas oca­sio­nes se tie­ne en cuen­ta la po­si­ción de los pla­ne­tas pa­ra rea­li­zar es­tos tra­ba­jos, pe­ro es más im­por­tan­te la fa­cul­tad psí­qui­ca del ope­ra­dor y so­bre to­do la pre­sen­cia de pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos de au­xi­lio y ayu­da al en­fer­mo que tie­ne co­mo me­ta la ela­bo­ra­ción.

Por es­tas ra­zo­nes y las ex­pues­tas an­tes en cuan­to a la se­lec­ción de las pie­dras, ade­más de lo one­ro­so de la crea­ción de ta­les la­bo­ra­to­rios, Ghys­saert só­lo tie­ne por aho­ra dos co­la­bo­ra­do­res, uno en Sui­za y otro en Gran Bre­ta­ña. Las pie­dras se « re­ge­ne­ran » ex­po­nién­do­las al sol.

Es­te con­cen­tra­do – que al­gu­nos vi­den­tes ha­llan par­ti­cu­lar­men­te es­pe­so– es trans­fe­ri­do a otros fras­cos al 8%, di­lu­ción que se rea­li­za con agua mi­ne­ral ( no con agua des­ti­la­da). Es­tas tin­tu­ra pue­den ad­mi­nis­trar­se tal cual pa­ra los tra­ta­mien­tos o ser di­lui­das a ra­zón de una go­ta por ml de agua mi­ne­ral, más el 20% de al­cohol y sa­cu­dien­do 10 ve­ces la nue­va di­lu­ción a mo­do de di­na­mi­za­ción.

Pa­ra los ani­ma­les y plan­tas, da­do que no po­seen el li­bre al­be­drío hu­mano y el efec­to de los pre­pa­ra­dos re­per­cu­te en ellos ín­te­gra­men­te – sin men­guas de­bi­das a la per­so­na­li­dad– los pre­pa­ra­dos pue­den apli­car­se más di­lui­dos aún, a ra­zón de una go­ta de tin­tu­ra por li­tro, aun­que es­tas di­lu­cio­nes pier­den su efec­ti­vi­dad con el tiem­po si no se em­plean.

Es cier­to que se pue­den ha­cer « co­pias » de los pre­pa­ra­dos li­to­te­ra­péu­ti­cos me­dian­te apa­ra­tos ra­dió­ni­cos, pe­ro en el me­jor de los ca­sos la efec­ti­vi­dad y el re­sul­ta­do en el tra­ta­mien­to se re­du­ce al 70%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.