CA­NA­LI­ZAR NUES­TRA ENER­GÍA

Integral Extra - - LOS 100 REMEDIOS NATURALES -

El reiki es una for­ma de sa­na­ción es­pi­ri­tual que con­sis­te en la ca­na­li­za­ción de la ener­gía uni­ver­sal o es­pi­ri­tual pa­ra ar­mo­ni­zar el cuer­po, la men­te y el es­pí­ri­tu, tan­to de quien lo prac­ti­ca co­mo de quien lo re­ci­be. Su uso pue­de ser es­pe­cí­fi­co (pa­ra do­len­cias pun­tua­les) o general (pa­ra crear ar­mo­nía).

« Reiki » es un tér­mino ja­po­nés com­pues­to por los vo­ca­blos «rei» (‘es­pí­ri­tu uni­ver­sal’) y «ki» (‘ener­gía vi­tal’); es de­cir, que se tra­ta de una ener­gía vi­tal de di­men­sión uni­ver­sal; la mis­ma ener­gía que otras cul­tu­ras han lla­ma­do «pra­na» o «chi» y al­gu­nos cien­tí­fi­cos, «bio­ener­gía» o «bio­plas­ma».

Los se­gui­do­res y prac­ti­can­tes de reiki in­sis­ten en que es un mé­to­do de sa­na­ción que no es una re­li­gión ni se apo­ya en nin­gún dog­ma o doc­tri­na. En reali­dad, se tra­ta de una an­ti­gua cien­cia cu­ra­ti­va que ca­yó en el ol­vi­do ha­ce mi­le­nios (las cu­ra­cio­nes que Je­su­cris­to lle­va­ba a ca­bo con las ma­nos, bien po­drían ser ejem­plos de un reiki po­ten­tí­si­mo) y que el doc­tor Mi­kao Usui re­des­cu­brió en el eso­te­ris­mo de los su­tras ti­be­ta­nos. Tam­po­co se tra­ta de un sis­te­ma de creen­cias que exi­ja una pre­pa­ra­ción ex­haus­ti­va, sino tan só­lo el de­seo de re­ci­bir y acep­tar ener­gía pa­ra sa­nar.

Una for­ma de vi­da La esen­cia del reiki es el amor; pro­por­cio­nar bie­nes­tar a uno mis­mo y a los de­más. Ca­da per­so­na ab­sor­be só­lo la can­ti­dad de ki que ne­ce­si­ta pa­ra li­be­rar, ac­ti­var o trans­for­mar la ener­gía del cuer­po fí­si­co y del eté­reo, ya sea el pro­pio o el del pa­cien­te.

Co­mo me­di­ci­na com­ple­men­ta­ria, ace­le­ra cual­quier otro mé­to­do cu­ra­ti­vo, ya sea con­ven­cio­nal o vi­bra­cio­nal, y ayu­da a la per­so­na a en­con­trar­se a sí mis­ma, pe­ro no es ni la cu­ra­ción ni la au­to­rrea­li­za­ción, sino el ins­tru­men­to que nos acer­ca a esos ob­je­ti­vos. Quien lo prac­ti­ca se con­vier­te en un ca­nal de reiki que se be­ne­fi­cia del pa­so de la ener­gía y que pro­por­cio­na esa mis­ma ener­gía a quien re­ci­be su im­po­si­ción de ma­nos.

Las ma­nos y la ener­gía In­ves­ti­ga­do­res de la uni­ver­si­dad es­ta- dou­ni­den­se de Stanford con­si­guie­ron me­dir con so­fis­ti­ca­dos apa­ra­tos el flu­jo de ener­gía que pe­ne­tra en el cuer­po hu­mano y de­ter­mi­na­ron que és­ta en­tra en el sa­na­dor por el cha­kra co­ro­na­rio y que sa­le por los cha­kras de sus ma­nos. Por otro la­do, con el pro­ce­di­mien­to Kir­lian se han to­ma­do fo­to­gra­fías an­tes y des­pués de una se­sión que han de­mos­tra­do que cuan­do se im­par­te reiki au­men­ta la ener­gía que ema­na de las ma­nos.

Se ha com­pro­ba­do tam­bién que el flu­jo de ener­gía pro­ce­de del nor­te del pla­ne­ta (o del sur si se es­tá en al­gún lu­gar si­tua­do por de­ba­jo del Ecua­dor) y que cuan­do es­ta ener­gía se ac­ti­va adop­ta la for­ma de una es­pi­ral des­pla­zán­do­se en el sen­ti­do con­tra­rio de las agu­jas del re­loj.

Es­tos da­tos cien­tí­fi­cos y su pro­ba­da efec­ti­vi­dad han he­cho que en EEUU el reiki ya for­me par­te de las te­ra­pias que se im­par­ten en al­gu­nos hos­pi­ta­les a mo­do de com­ple­men­to a la ci­ru­gía, a la qui­mio­te­ra­pia o a los tra­ta­mien­tos pa­lia­ti­vos.

Lo im­por­tan­te del reiki es que, aun sien­do un mé­to­do muy efi­caz de sa­na­ción, se con­si­de­ra an­te to­do un mo­do de vi­vir, una ma­ne­ra de ver el mun­do que nos ro­dea y nues­tra re­la­ción con él. De he­cho, cual­quier per­so­na que ha­ya pro­fun­di­za­do en el uso del reiki po­drá con­fir­mar que ha cam­bia­do su vi­da, por­que se ba­sa en una fuer­za tan po­de­ro­sa co­mo es el amor ha­cia uno mis­mo y los de­más.

Aun­que el reiki es muy efi­caz, no es una cu­ra mi­la­gro­sa y sus efec­tos son acu­mu­la­ti­vos. De he­cho, pa­ra em­pe­zar a no­tar re­sul­ta­dos de cier­ta im­por­tan­cia se re­co­mien­da se­guir una se­rie de tra­ta­mien­tos de cua­tro se­sio­nes. En la ma­yo­ría de ca­sos, ya son su­fi­cien­tes pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas emo­cio­na­les, es­trés, ten­sión, an­sie­dad e in­som­nio, aun­que es po­si­ble que se ne­ce­si­ten más se­sio­nes en el ca­so de pro­ble­mas fí­si­cos.

Sea cual sea la do­len­cia, el pri­mer efec­to es una in­ten­sa sen­sa­ción de paz y tran­qui­li­dad que pro­por­cio­na la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra afron­tar la vi­da des­de un pun­to de vis­ta más po­si­ti­vo y pro­fun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.