La ali­men­ta­ción en el cán­cer Si de­ter­mi­na­dos ali­men­tos de nues­tra die­ta pue­den ac­tuar co­mo un abono pa­ra los tu­mo­res, hay otros que, por el con­tra­rio, con­tie­nen va­lio­sas mo­lé­cu­las an­ti­cán­cer. Y no se tra­ta so­lo de las ha­bi­tua­les vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y ant

Integral Extra - - ALIMENTACIÓN -

Siem­pre he pen­sa­do que el En la Na­tu­ra­le­za, an­te una agre­sión, los se­res ve­ge­ta­les no pue­den ni lu­char ni huir. Pa­ra so­bre­vi­vir, tie­nen que es­tar pro­vis­tos de unas po­de­ro­sas mo­lé­cu­las ca­pa­ces de de­fen­der­los de las bac­te­rias, de los in­sec­tos y de las in­cle­men­cias del tiem­po. Es­tas mo­lé­cu­las son unos com­pues­tos fi­to­quí­mi­cos que po­seen pro­pie­da­des an­ti­mi­cro­bia­nas, an­ti­fún­gi­cas e in­sec­ti­ci­das, que ac­túan so­bre los me­ca­nis­mos bio­ló­gi­cos de los po­si­bles agre­so­res.

Ade­más, tie­nen pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes que pro­te­gen las cé­lu­las de la plan­ta de la hu­me­dad y de los ra­yos del sol ( los an­ti­oxi­dan­tes evi­tan que las cé­lu­las se « oxi­den » cuan­do sus frá­gi­les me­ca­nis­mos se ven ex­pues­tos a los co­rro­si­vos efec­tos del oxí­geno).

FI­TO­QUÍ­MI­COS

En es­ta die­ta de­ben co­brar pro­ta­go­nis­mo cier­tos ali­men­tos que con­tie­nen sus­tan­cias de­no­mi­na­das fi­to­quí­mi­cos, iden­ti­fi­ca­dos co­mo au­tén­ti­cos agen­tes an­ti­cán­cer y sin efec­tos secundarios. Los fi­to­quí­mi­cos son los res­pon­sa­bles del sa­bor, co­lor y olor de fru­tas y ve­ge­ta­les. Es, por ejem­plo, la quer­ce­ti­na de las ce­bo­llas, el ajo y las man­za­nas, la cur­cu­mi­na de la cúr­cu­ma, el li­co­peno del to­ma­te, el áci­do elá­gi­co de los fru­tos ro­jos, el res­ve­ra­trol de la uva y del vino tin­to, los ca­ro­te­nos de las za­naho­rias y la ca­la­ba­za, el sul­fo­ra­fano y el in­dol- 3- car­bi­nol de las ver­du­ras cru­cí­fe­ras, las ca­te­qui­nas del té ver­de, los ter­pe­nos pre­sen­tes en las plan­tas aro­má­ti­cas, etc.

Es­tos fi­to­quí­mi­cos, en el la­bo­ra­to­rio, son ca­pa­ces de des­truir a las cé­lu­las tu­mo­ra­les. Sin em­bar­go, no se ha es­ta­ble­ci­do has­ta aho­ra la do­sis óp­ti­ma en hu­ma­nos pa­ra que es­tas sus­tan­cias sean efec­ti­vas en la lu­cha con­tra el cán­cer. Lo que sí se sa­be es que una die­ta ba­sa­da en ali­men­tos ri­cos en fi­to­quí­mi­cos nos va a ayu­dar a pre­ve­nir la en­fer­me­dad.

El ries­go de pa­de­cer cual­quier ti­po de cán­cer dis­mi­nu­ye si au­men­ta­mos el con­su­mo de fru­ta y ver­du­ra. Por ca­da 200 g de fru­ta y ver­du­ra que in­gi­ra­mos al día nues­tro ries­go de pa­de­cer cán­cer dis­mi­nu­ye en un 3%.

Hay cán­ce­res que se re­la­cio­nan es­pe­cial­men­te con nues­tra ali­men­ta­ción, y son pre­ci­sa­men­te los más fre­cuen­tes en nues­tra so­cie­dad oc- ci­den­tal. Son el cán­cer de co­lon, de ma­ma y de prós­ta­ta.

¿QUÉ ALI­MEN­TA­CIÓN NOS PRO­TE­GE DE LA EN­FER­ME­DAD?

Nues­tra ali­men­ta­ción dia­ria pue­de con­ver­tir­se en una au­tén­ti­ca me­di­ci­na, que po­de­mos to­mar tres ve­ces al día du­ran­te to­da nues­tra vi­da. La ac­ti­vi­dad an­ti­cán­cer aso­cia­da a algunos ali­men­tos per­mi­te que ac­túen co­mo me­di­ca­men­tos e in­ter­fie­ran en el de­sa­rro­llo del cán­cer.

La nu­tri­te­ra­pia o te­ra­pia a tra­vés de los ali­men­tos pue­de con­si­de­rar­se par­te del ar­se­nal te­ra­péu­ti­co con el que con­ta­mos pa­ra lu­char con­tra el cán­cer, da­do que de­ter­mi­na­dos ali­men­tos pue­den in­du­cir el sui­ci­do de las cé­lu­las tu­mo­ra­les, así co­mo in­hi­bir la angiogénesis y es­ti­mu­lar nues­tro sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

La nu­tri­te­ra­pia pue­de con­si­de­rar­se una qui­mio­te­ra­pia pre­ven­ti­va sin efec­tos secundarios que ha­ce que los tu­mo­res la­ten­tes no lle­guen a con­ver­tir­se en cán­ce­res. Tam­bién pue­de in­fluir en nues­tros ge­nes. Los ali­men­tos que in­ge­ri­mos a dia­rio in­flu­yen so­bre nues­tros ge­nes y pue­den im­pe­dir que se desa­rro­lle un tu­mor, a pesar de po­seer ge­nes que nos pre-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.