3 Al­gas

Integral Extra - - ALIMENTACIÓN -

Las al­gas son la pri­me­ra es­pe­cie vi­va capaz de con­ver­tir la ener­gía del sol en sus­tan­cias ne­ce­sa­rias pa­ra el fun­cio­na­mien­to de sus cé­lu­las me­dian­te la fo­to­sín­te­sis. De es­ta for­ma las al­gas li­be­ran gran­des can­ti­da­des de oxí­geno al pla­ne­ta. Exis­ten más de diez mil es­pe­cies de al­gas en nues­tras cos­tas. Las al­gas son un ali­men­to ideal pa­ra nues­tra sa­lud, pues son ri­cas en mi­ne­ra­les esen­cia­les (yo­do, po­ta­sio, hie­rro, cal­cio), vi­ta­mi­nas, fi­bra, pro­teí­nas y ami­noá­ci­dos esen­cia­les.

La fu­coi­di­na, pre­sen­te en las al­gas kom­bu y wa­ka­me, ayu­da a pro­vo­car la muerte ce­lu­lar por apop­to­sis y es­ti­mu­la las cé­lu­las in­mu­nes (co­mo las NK- Na­tu­ral Killer, en­tre otras). La fu­co­xan­ti­na es el in­gre­dien­te que con­fie­re to­na­li­dad ma­rrón a de­ter­mi­na­das va­rie­da­des de al­gas. Se tra­ta de un ca­ro­te­noi­de de la mis­ma fa­mi­lia que el li­co­peno de los to­ma­tes y es aún más efec­ti­vo que és­te en su ca­pa­ci­dad pa­ra in­hi­bir el cre­ci­mien­to de las cé­lu­las del cán­cer de prós­ta­ta. Mu­chas va­rie­da­des de al­gas de mar, aun­que tam­bién al­gu­nas de la­go y río, que se con­su­men ha­bi­tual­men­te en Asia, con­tie­nen mo­lé­cu­las que fre­nan el cre­ci­mien­to del cán­cer, so­bre to­do el de ma­ma, prós­ta­ta, piel y co­lon. En re­su­men, las al­gas po­seen gran­des pro­pie­da­des:

Son an­ti­oxi­dan­tes: las al­gas han desa­rro­lla­do fuer­tes sis­te­mas an­ti­oxi­dan­tes en res­pues­ta a las con­di­cio­nes al­ta­men­te oxi­da­ti­vas en que vi­ven. Co­mo or­ga­nis­mos fo­to­sin­té­ti­cos, las al­gas ma­ri­nas es­tán ex­pues­tas a una com­bi­na­ción de luz y al­tas con­cen­tra­cio­nes de oxi­geno que per­mi­ten la for­ma­ción de ra­di­ca­les li­bres y otros agen­tes oxi­dan­tes fuer­tes. Por es­ta ra­zón desa­rro­llan pa­ra de­fen­der­se po­ten­tes me­ca­nis­mos an­ti­oxi­dan­tes que per­mi­ten eli­mi­nar a los ra­di­ca­les li­bres de for­ma efi­caz.

Son an­ti­pro­li­fe­ra­ti­vas, an­ti­in­fla­ma­to­rias, an­ti­an­gio­gé­ni­cas y an­ti­agre­gan­tes: gra­cias a su al­to con­te­ni­do en fu­coi­da­nos y fu­co­xan­ti­na. In­du­cen la apop­to­sis tu­mo­ral. Re­gu­lan la glu­ce­mia: idea­les pa­ra las per­so­nas dia­bé­ti­cas.

Son re­gu­la­do­ras hor­mo­na­les: Ayu­dan a re­gu­lar el sis­te­ma hor­mo­nal de es­tró­ge­nos y fi­toes­tró­ge­nos con­tri­bu­yen­do así a dis­mi­nuir la apa­ri­ción de tu­mo­res hor­mo­no­de­pen­dien­tes.

Las al­gas ayu­dan a eli­mi­nar me­ta­les pe­sa­dos y ra­diac­ti­vi­dad acu­mu­la­dos en nues­tro cuer­po.

Las prin­ci­pa­les al­gas co­mes­ti­bles son: no­ri, kom­bu, wa­ka­me, ara­me y dul­se. La no­ri es una de las ex­tre­ma­da­men­te ra­ras es­pe­cies ve­ge­ta­les que con­tie­ne áci­dos gra­sos ome­ga-3 en ca­de­nas lar­gas —las más efi­ca­ces con­tra la in­fla­ma­ción, e in­dis­pen­sa­bles pa­ra el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to de las neu­ro­nas—.

Al ser un ali­men­to nue­vo en nues­tras co­ci­nas, con­vie­ne apren­der a co­ci­nar­las y con­di­men­tar­las pa­ra que sus sa­bo­res pe­ne­tran­tes re­sul­ten ape­ti­to­sos. Las al­gas pue­den to­mar­se en so­pas y en­sa­la­das, o tam­bién aña­dir­se a pla­tos con le­gum­bres. El al­ga kom­bu es bue­na ami­ga de las le­gum­bres, por­que ayu­da a re­du­cir el tiem­po de coc­ción y las ha­ce más fá­ci­les de di­ge­rir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.