8 Cru­cí­fe­ras

Integral Extra - - ALIMENTACIÓN -

La col (en sus va­rie­da­des: coles de Bru­se­las, bok choy, re­po­llo chino, co­li­flor, bré­col, –o bró­quil o bró­cu­li, es lo mis­mo–, etc.) con­tie­nen sul­fo­ra­fano e in­do-3-car­bi­no­les (I3C), dos po­de­ro­sas mo­lé­cu­las an­ti­cán­cer ca­pa­ces de eli­mi­nar cier­tas sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas. Im­pi­den que las cé­lu­las pre­can­ce­ro­sas se con­vier­tan en tu­mo­res ma­lig­nos. Tam­bién pro­mue­ven el sui­ci­dio de las cé­lu­las can­ce­ro­sas y blo­quean la angiogénesis.

En 2009, en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción del Cán­cer de la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh, el bió­lo­go Shi­ven­dra Singh y su equi­po es­tu­dia­ron el im­pac­to del sul­fo­ra­fano (un an­ti­oxi­dan­te pre­sen­te en las ver­du­ras cru­cí­fe­ras) en el cán­cer de prós­ta­ta en ra­to­nes. Hi­cie­ron dos des­cu­bri­mien­tos ra­di­cal­men­te no­ve­do­sos. En pri­mer lu­gar, el con­su­mo de sul­fo­ra­fano tres ve­ces a la se­ma­na in­cre­men­ta no­ta­ble­men­te la ac­ción de las cé­lu­las NK con­tra los tu­mo­res (más del 50%).

En se­gun­do lu­gar, se de­mos­tró que las ra­tas por­ta­do­ras de tu­mo­res que con­su­mían sul­fo­ra­fano pre­sen­ta­ban la mi­tad de ries­go de desa­rro­llar me­tás­ta­sis que las que no.

El equi­po del doc­tor Singh uti­li­zó un ex­trac­to con­cen­tra­do de sul­fo­ra­fano, equi­va­len­te a un con­su­mo de bré­col que se­ría im­po­si­ble de con­se­guir con una ali­men­ta­ción nor­mal: vein­te cuen- cos de bré­col tres ve­ces a la se­ma­na. Sin em­bar­go, co­mo vi­mos an­te­rior­men­te, sa­be­mos que un so­lo com­po­nen­te nu­tri­cio­nal es me­nos po­ten­te que cuan­do se con­su­me el ali­men­to en­te­ro. Ade­más, tam­bién sa­be­mos que los efec­tos an­ti­cán­cer de los ali­men­tos se mul­ti­pli­can cuan­do se to­man com­bi­na­dos.

Por eso, por aho­ra, se con­si­de­ra que in­clu­so to­ma­do a ni­ve­les vein­te ve­ces me­nos ele­va­dos que en el es­tu­dio de Pit­ts­burgh, el bré­col po­sea to­da­vía un po­de­ro­so efec­to es­ti­mu­la­dor del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y an­ti­me­tás­ta­sis al com­bi­nar­se con otros ali­men­tos an­ti­cán­cer co­mo el ajo, la ce­bo­lla, el to­ma­te y el acei­te de oli­va. Una com­bi­na­ción de fac­to­res es muy su­pe­rior al efec­to de un so­lo ele­men­to.

El con­su­mo de cin­co ra­cio­nes o más a la se­ma­na de es­tas ver­du­ras, en es­pe­cial bró­co­li y col, se ha aso­cia­do con una dis­mi­nu­ción a la mi­tad del ries­go de pa­de­cer cán­cer de ve­ji­ga y ma­ma. Tam­bién se ha re­la­cio­na­do con un me­nor ries­go de pa­de­cer cán­cer de prós­ta­ta, pul­món, es­tó­ma­go, co­lon y rec­to.

Las cru­cí­fe­ras son ri­cas en glu­co­si­no­la­tos, unos po­de­ro­sos fi­to­quí­mi­cos que se ac­ti­van cuan­do se mas­ti­can o tri­tu­ran. Los glu­co­si­no­la­tos son muy so­lu­bles en agua y sen­si­bles al ca­lor, de mo­do que, si co­ce­mos más de 10 minutos los ve­ge­ta­les, su con­te­ni­do se re­du­ce a la mi­tad.

Pa­ra que los com­pues­tos an­ti­cán­cer de las cru­cí­fe­ras se ac­ti­ven, ha­ce fal­ta que en­tre en ac­ción una en­zi­ma lla­ma­da mi­ro­si­na­sa, es­to ocu­rre cuan­do las cru­cí­fe­ras se mas­ti­can o ma­cha­can.

De­be­mos co­ci­nar­las lo mí­ni­mo po­si­ble o co­mer­las cru­das, es­to­fa­das, es­cal­da­das o al va­por. Lo ideal se­ría con­su­mir­las cru­das, y si las co­ci­na­mos, lo me­jor es pre­pa­rar­las al va­por. La can­ti­dad de glu­co­si­no­la­tos y mi­ro­si­na­sa es muy al­ta cuan­do se co­ci­nan al va­por me­nos de cin­co minutos.

Si se desea co­ci­nar­las a más tem­pe­ra­tu­ra o du­ran­te más tiem­po, con­vie­ne acom­pa­ñar­las de ali­men­tos ri­cos en mi­ro­si­na­sa pa­ra que los glu­co­si­no­la­tos pue­dan apro­ve­char­se al má­xi­mo: coles de Bru­se­las, rú­cu­la, mos­ta­za o rá­ba­nos son ri­cos en es­ta en­zi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.