9 Fru­tos ro­jos

Integral Extra - - ALIMENTACIÓN -

En la lu­cha con­tra el cán­cer la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca es­tá tam­bién si­guien­do ac­ti­va­men­te la pis­ta de los me­di­ca­men­tos que pue­den com­ba­tir la angiogénesis.

Ri­chard Bé­li­veau lle­va des­de me­dia­dos de los años no­ven­ta tra­ba­jan­do en los me­di­ca­men­tos an­ti-an­gio­gé­ni­cos que la in­dus­tria le ha pe­di­do que ana­li­ce en su la­bo­ra­to­rio. Su la­bor con­sis­te en criar in vi­tro cé­lu­las de va­sos san­guí­neos so­me­ti­das a ace­le­ra­do­res del cre­ci­mien­to si­mi­la­res a los que fa­bri­can los tu­mo­res can­ce­ro­sos. Con ayu­da de una mi­cro­pi­pe­ta, les apli­ca una di­mi­nu­ta do­sis de la me­di­ca­ción que es­tá ana­li­zan­do pa­ra me­dir su ca­pa­ci­dad de im­pe­dir la for­ma­ción de nue­vos va­sos san­guí­neos. Lue­go hay que es­pe­rar va­rios días pa­ra po­der de­tec­tar al­gún efec­to, a me­nu­do re­la­ti­va­men­te su­til.

Bé­li­veau re­cuer­da ma­ña­nas en que ha lle­ga­do al la­bo­ra­to­rio im­pa­cien­te por sa­ber si tal o cual nue­va mo­lé­cu­la ha pa­sa­do la prue­ba. Ca­da vez que ob­ser­va­ba un efec­to pro­me­te­dor, le da­ba una subida de adre­na­li­na y co­gía el te­lé­fono pa­ra anun­ciar­le a la em­pre­sa far­ma­céu­ti­ca: «¡He­mos con­se­gui­do una!».

Esos pro­me­te­do­res re­sul­ta­dos es­po­lea­ban a la em­pre­sa co­rres­pon­dien­te a in­ver­tir aún más fon­dos en el trabajo del doc­tor Bé­li­veau, y es­te se en­con­tra­ba .de re­pen­te di­ri­gien­do un pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción a gran es­ca­la. Pe­ro siem­pre ha­bía al­go que en­som­bre­cía es­ta es­ce­na tan ha­la­güe­ña, pues en es­ta cla­se de in­ves­ti­ga­cio­nes el 95% de las pro­me­te­do­ras mo­lé­cu­las sin­té­ti­cas aca­ban en agua de bo­rra­jas cuan­do se ana­li­zan en ani­ma­les y, a con­ti­nua­ción, en per­so­nas.

Aun sien­do efec­ti­vas con­tra las cé­lu­las can­ce­ro­sas en un tu­bo de en­sa­yo, nor­mal­men­te son de­ma­sia­do tó­xi­cas pa­ra ser re­ce­ta­das. Sin em­bar­go, hoy la at­mós­fe­ra que se res­pi­ra en el la­bo­ra­to­rio de me­di­ci­na mo­le­cu­lar del Hos­pi­tal St. Jus­ti­ne ha de­ja­do de ser así.

En lu­gar de eva­luar una nue­va mo­lé­cu­la quí­mi­ca, Bé­li­veau de­ci­dió exa­mi­nar el po­ten­cial an­ti-angiogénesis de un ex­trac­to de fram­bue­sa. El áci­do elá­gi­co es un po­li­fe­nol pre­sen­te en gran­des can­ti­da­des tan­to en las fram­bue­sas co­mo en las fre­sas (y se en­cuen­tra tam­bién en las avellanas y en las nue­ces). En do­sis equi­va­len­tes a una por­ción ali­men­ti­cia nor­mal de fram­bue­sa o de fre­sa, es­tá de­mos­tra­do que el áci­do elá­gi­co es capaz de ra­len­ti­zar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el cre­ci­mien­to del tu­mor en ra­to­nes ex­pues­tos a agre­si­vas sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas.

Ana­li­zán­do­lo con el mis­mo ri­gor que apli­ca a cual­quier me­di­ca­men­to, Bé­li­veau ha des­cu­bier­to que el áci­do elá­gi­co de las fram­bue­sas es po­ten­cial­men­te tan efec­ti­vo co­mo los me­di­ca­men­tos co­no­ci­dos por sus efec­tos pa­ra fre­nar el cre­ci­mien­to de los va­sos san­guí­neos. De he­cho, ha de­mos­tra­do que el áci­do elá­gi­co ac­túa con­tra los dos me­ca­nis­mos más co­mu­nes de es­ti­mu­la­ción de los va­sos san­guí­neos (VEGF y PGEF). Ri­chard Bé­li­veau era cons­cien­te de la im­por­tan­cia de es­te des­cu­bri­mien­to.

Si se hu­bie­se tra­ta­do de una mo­lé­cu­la far­ma­céu­ti­ca, su fax no ha­bría pa­ra­do en to­do el día y le ha­brían llo­vi­do las be­cas de in­ves­ti­ga­ción. Y más aún en es­te ca­so, te­nien­do en cuen­ta que no se co­rría el ries­go de des­cu­brir des­pués que la pro­me­te­do­ra mo­lé­cu­la es de­ma­sia­do tó­xi­ca pa­ra ad­mi­nis­trar­la al hom­bre; al fin y al ca­bo, los ho­mí­ni­dos lle­van des­de la prehis­to­ria in­gi­rien­do fram­bue­sas. En­ton­ces, ¿a quién ten­dría que te­le­fo­near?

Al no ca­ber la po­si­bi­li­dad de pa­ten­tar fram­bue­sas, no ha­bía na­die con quien com­par­tir por te­lé­fono el en­tu­sias­mo del ha­llaz­go, ni be­ca de in­ves­ti­ga­ción que ga­nar.

Los pe­que­ños fru­tos co­mo la fre­sa o la fram­bue­sa (o la nuez, la ave­lla­na y la pa­ca­na) son aún más pro­me­te­do­res. A di­fe­ren­cia de los me­di­ca­men­tos an­ti-an­gio­gé­ni­cos clá­si­cos, su ac­ción no se li­mi­ta a es­te úni­co me­ca­nis­mo. El áci­do elá­gi­co eli­mi­na tam­bién las to­xi­nas de las cé­lu­las, pues blo­quea la trans­for­ma­ción de las sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas del me­dio am­bien­te en sus­tan­cias tó­xi­cas y es­ti­mu­la la eli­mi­na­ción de to­xi­nas.

Unas to­xi­nas que son pe­li­gro­sas por­que in­ter­ac­túan con el ADN y pro­vo­can mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas po­ten­cial­men­te le­ta­les. De ahí que po­da­mos con­si­de­rar el áci­do elá­gi­co al­go así co­mo una su­per­mo­lé­cu­la que ac­túa en di­ver­sos fren­tes y sin nin­gún efec­to se­cun­da­rio.

Otro ali­men­to an­ti­cán­cer na­tu­ral es la ce­re­za, que con­tie­ne áci­do glu­cá­ri­co, una sus­tan­cia capaz de des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo al fa­ci­li­tar la eli­mi­na­ción de los xe­no­es­tró­ge­nos pro­ce­den­tes de las sus­tan­cias quí­mi­cas del me­dio am­bien­te.

Los arán­da­nos, por su par­te, con­tie­nen an­to­cia­ni­di­nas y proan­to­cia­ni­di­nas, mo­lé­cu­las ca­pa­ces de for­zar el sui­ci­dio de las cé­lu­las can­ce­ro­sas (la apop­to­sis). Se ha vis­to en el la­bo­ra­to­rio que es­tas mo­lé­cu­las ac­túan so­bre va­rias lí­neas can­ce­ro­sas y re­sul­tan par­ti­cu­lar­men­te efec­ti­vas con­tra el cán­cer de co­lon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.