16 Se­tas asiá­ti­cas

Integral Extra - - ALIMENTACIÓN -

En Ja­pón las se­tas shii­ta­ke, mai­ta­ke, enoki­ta­ke /y al­gu­na otra, co­mo las ka­wa­ra­ta­ke) son ali­men­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad. Y hoy es­tán tam­bién en los hos­pi­ta­les, don­de se su­mi­nis­tran a los pa­cien­tes du­ran­te el tra­ta­mien­to de qui­mio­te­ra­pia.

Es­tas se­tas con­tie­nen una mo­lé­cu­la lla­ma­da len­ti­nano que, com­bi­na­da con otros po­li­sa­cá­ri­dos que tie­nen tam­bién en gran can­ti­dad, es­ti­mu­la di­rec­ta­men­te el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Por ejem­plo, la ta­sa de cán­cer de es­tó­ma­go es has­ta un 50% más ba­ja en­tre los cam­pe­si­nos ja­po­ne­ses que con­su­men gran­des can­ti­da­des de es­tas se­tas, en com­pa­ra­ción con los que no.

Se­gún es­tu­dios de uni­ver­si­da­des ja­po­ne­sas, el nú­me­ro de cé­lu­las in­mu­nes y su ac­ti­vi­dad au­men­tan con­si­de­ra­ble­men­te en pa­cien­tes a los que se les su­mi­nis­tran ex­trac­tos de se­tas, y la ac­ti­vi­dad de es­tas cé­lu­las au­men­ta in­clu­so den­tro del pro­pio tu­mor.

Los in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Kyus­hu, en Ja­pón, han de­mos­tra­do que los pa­cien­tes de cán­cer de co­lon vi­ven más tiem­po si se les ha da­do es­tas se­tas du­ran­te o des­pués de la qui­mio­te­ra­pia. Pro­ba­ble­men­te se de­ba a que la ac­ti­va­ción de su sis­te­ma in­mu­ne fre­na el cre­ci­mien­to del tu­mor.

En el la­bo­ra­to­rio de Bé­li­veau se ana­li­za­ron di­fe­ren­tes se­tas pa­ra com­pro­bar qué be­ne­fi­cios pue­den apor­tar en la lu­cha con­tra las cé­lu­las del cán­cer de ma­ma. Las se­tas asiá­ti­cas no son las úni­cas que po­seen efec­tos be­ne­fi­cio­sos. Al­gu­nas, co­mo las gír­go­las (se­ta de cardo, se­tas de os­tra, es de­cir: Pleu­ro­tus eryn­gii y Pleu­ro­tus os­trea­tus), pue­den de­te­ner ca­si to­tal­men­te el cre­ci­mien­to del cán­cer en cul­ti­vos de cé­lu­las.

Las se­tas shii­ta­ke son es­pe­cial­men­te ri­cas en len­ti­nano, pe­ro al igual que las mai­ta­ke, enoki, cre­mi­ni, por­to­be­llo y gír­go­las, con­tie­nen to­das ellas po­li­sa­cá­ri­dos y len­ti­nano, que es­ti­mu­lan la re­pro­duc­ción y la ac­ti­vi­dad de las cé­lu­las in­mu­nes. Es­tas se­tas sue­len usar­se en Ja­pón co­mo com­ple­men­to de la qui­mio­te­ra­pia pa­ra ayu­dar al sis­te­ma in­mu­ne (la mai­ta­ke y la Co­rio­lus ver­si­co­lor son las que pro­ba­ble­men­te ten­gan el efec­to más mar­ca­do en el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio). En con­di­cio­nes de la­bo­ra­to­rio se ha de­mos­tra­do que las se­tas pleu­ro­tus se cuen­tan en­tre las más efi­ca­ces con­tra las cé­lu­las del cán­cer de ma­ma. En un es­tu­dio de 2009 in­ves­ti­ga­do­res aus­tra­lia­nos de­mos­tra­ron que las mu­je­res chi­nas que con­su­mían 10 g de se­tas al día re­du­cían su ries­go de desa­rro­llar cán­cer de ma­ma en un 64%. Si ade­más to­ma­ban té ver­de (1 g de ho­jas en in­fu­sión al día, que es una me­di­da más pre­ci­sa que el nú­me­ro de ta­zas), su ries­go se re­du­cía en un im­pre­sio­nan­te 89%.

Los aman­tes de las se­tas co­no­cen bien su ver­sa­ti­li­dad; po­de­mos to­mar­las en so­pas, con ver­du­ras o con cal­do de ave, a la pa­rri­lla o a la plan­cha en un wok con otras ver­du­ras e in­clu­so aña­di­das a la en­sa­la­da, que po­de­mos con­ver­tir en­ton­ces en un pla­to com­bi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.