Las hier­bas aro­má­ti­cas

Al­gu­nas me­di­ci­nas ac­túan de for­ma si­mi­lar a las es­pe­cias y hier­bas aro­má­ti­cas.

Integral Extra - - ALIMENTOS -

En 2001 las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias es­ta­dou­ni­den­ses apro­ba­ron en tiem­po ré­cord un nue­vo me­di­ca­men­to an­ti­cán­cer: el Glí­vec. Se tra­ta de una me­di­ca­ción efi­caz en el tra­ta­mien­to tan­to de la leu­ce­mia co­mún co­mo de un cán­cer in­tes­ti­nal muy po­co fre­cuen­te y tí­pi­ca­men­te mor­tal.

En una apa­sio­na­da entrevista, el doc­tor Larry Nor­ton, una au­to­ri­dad en on­co­lo­gía, se ad­mi­ra­ba de que «los efec­tos del Glí­vec son un mi­la­gro » . Pa­ra los on­có­lo­gos, es­te me­di­ca­men­to re­pre­sen­ta el co­mien­zo de un en­fo­que to­tal­men­te no­ve­do­so en el tra­ta­mien­to del cán­cer. En lu­gar de tra­tar de en­ve­ne­nar las cé­lu­las can­ce­ro­sas (co­mo ha­ce la qui­mio­te­ra­pia), el Glí­vec blo­quea los me­ca­nis­mos ce­lu­la­res que per­mi­ten que el cán­cer si­ga cre­cien­do día tras día. Ac­túa en uno de los ge­nes que es­ti­mu­lan el cre­ci­mien­to del cán­cer, y en es­tos mo­men­tos se le con­si­de­ra otra fun­ción im­por­tan­te: blo­quear uno de los re­sor­tes que es­ti­mu­lan la crea­ción de nue­vos va­sos san­guí­neos (el re­cep­tor PDGF). Una ma­ra­vi­lla.

Así que, ad­mi­nis­tra­do dia­ria­men­te, el Glí­vec pue­de «con­te­ner» el cre­ci­mien­to del cán­cer, que de­ja así de ser pe­li­gro­so. Co­mo di­ce Ju­dah Folk­man, el des­cu­bri­dor de la angiogénesis, he­mos al­can­za­do la fa­se de «cán­cer sin en­fer­me­dad».

Sin em­bar­go… mu­chas es­pe­cias y hier­bas aro­má­ti­cas ya vie­nen ha­cien­do lo mis­mo des­de ha­ce mi­les de años.

TER­PE­NOS

Exis­ten es­pe­cias y hier­bas aro­má­ti­cas que, co­mo de­ci­mos, ac­túan de mo­do si- mi­lar. Son por ejem­plo las de la fa­mi­lia de las La­bia­das, es de­cir: la hier­ba­bue­na, el tomillo, la me­jo­ra­na, el oré­gano, la al­baha­ca y el ro­me­ro. To­das ellas son ri­cas en áci­dos gra­sos de la fa­mi­lia de los ter­pe­nos, que son los que las ha­cen tan aro­má­ti­cas. Se ha com­pro­ba­do que los ter­pe­nos ac­túan so­bre una gran va­rie­dad de tu­mo­res, ya que re­du­cen la ex­pan­sión de las cé­lu­las can­ce­ro­sas o bien pro­vo­can su muerte.

Uno de es­tos ter­pe­nos, el car­no­so! del ro­me­ro, afec­ta la ca­pa­ci­dad de las cé­lu­las can­ce­ro­sas de in­va­dir te­ji­dos cer­ca­nos. Cuan­do es in­ca­paz de ex­ten­der­se, el cán­cer pier­de su ma­lig­ni­dad. Es más, en Nor­tea­mé­ri­ca, los in­ves­ti­ga­do­res del Na­tio­nal Cancer Ins­ti­tu­te han de­mos­tra­do que el ex­trac­to de ro­me­ro ayu­da a que la qui­mio­te­ra­pia pe­ne­tre en las cé­lu­las can­ce­ro­sas. En cul­ti­vos de te­ji­dos, re­du­ce la re­sis­ten­cia de las cé­lu­las del cán­cer de ma­ma a la qui­mio­te­ra­pia.

APIGENINA

En los ex­pe­ri­men­tos de Ri­chard Bé­lie­vau, la apigenina (abun­dan­te en el pe­re­jil y el apio) ha de­mos­tra­do te­ner un po­ten­te efec­to in­hi­bi­dor de la crea­ción de va­sos san­guí­neos, ne­ce­sa­rios pa­ra el de­sa­rro­llo del tu­mor, en un gra­do si­mi­lar al del Glí­vec. Es­te efec­to se pro­du­ce in­clu­so con con­cen­tra­cio­nes muy pe­que­ñas, pa­re­ci­das a las ob­ser­va­das en la san­gre des­pués de ha­ber to­ma­do pe­re­jil en la co­mi­da.

Co­mo de­ci­mos, jun­to a la fra­gan­cia los ter­pe­nos pro­mue­ven la apop­to­sis de las cé­lu­las can­ce­ro­sas y re­du­cen su ex­pan­sión al blo­quear las en­zi­mas que ne­ce­si­tan.

CÚR­CU­MA Y CURRY

La cúr­cu­ma (el pol­vo ama­ri­llo que cons­ti­tu­ye uno de los in­gre­dien­tes del curry ama­ri­llo) es, ade­más de una es­pe­cia cu­li­na­ria, el an­ti­in­fla­ma­to­rio na­tu­ral más po­ten­te iden­ti­fi­ca­do a fe­cha de hoy.

Ayu­da a es­ti­mu­lar la apop­to­sis de las cé­lu­las can­ce­ro­sas y a in­hi­bir la angiogénesis y en el la­bo­ra­to­rio se ha com­pro­ba­do que po­ten­cia la efec­ti­vi­dad de la qui­mio­te­ra­pia y que re­du­ce el cre­ci­mien­to del tu­mor.

Pa­ra que el or­ga­nis­mo la asi­mi­le, de­be mez­clar­se con pi­mien­ta ne­gra (no sim­ple­men­te con pi­mien­tos). Lo más idó­neo es di­sol­ver­la en acei­te (de oli­va o li­na­za pre­fe­ri­ble­men­te). Las mez­clas de curry que se ven­den en los co­mer­cios con­tie­nen úni­ca­men­te un 20% de cúr­cu­ma en to­tal. Por eso es me­jor ob­te­ner el pol­vo de cúr­cu­ma di­rec­ta­men­te.

CUR­CU­MI­NA, UN PO­TEN­TE AN­TI­IN­FLA­MA­TO­RIO

En la In­dia se con­su­me una me­dia de 1,5 y 2 g de cúr­cu­ma al día (en­tre un cuar­to y me­dia cu­cha­ra­di­ta). La raíz de la cúr­cu­ma da un pol­vo ama­ri­llo que cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal es­pe­cia del curry ama­ri­llo. Ade­más es uno de los in­gre­dien­tes más co­mu­nes de la me­di­ci­na ayur­vé­di­ca por­que, co­mo de­ci­mos, nin­gún otro ali­men­to po­see se­me­jan­te efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio. La prin­ci­pal mo­lé­cu­la res­pon­sa­ble de di­cho efec­to es la cur­cu­mi­na.

SU EFI­CA­CIA AN­TI­TU­MO­RAL

En el la­bo­ra­to­rio se ha com­pro­ba­do que la cur­cu­mi­na in­hi­be el cre­ci­mien­to de un gran nú­me­ro de tu­mo­res: co­lon, prós­ta­ta, pul­món, hí­ga­do, es­tó­ma­go,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.