Ce­rea­les, pe­ro in­te­gra­les

Los ce­rea­les in­te­gra­les nos pro­te­gen fren­te a las enfermedades cró­ni­cas. Y las di­fe­ren­cias pa­ra la sa­lud res­pec­to los ce­rea­les con­ven­cio­na­les son muy im­por­tan­tes.

Integral Extra - - ALIMENTOS -

Los ce­rea­les, aun­que son ri­cos en pro­teí­nas, sue­len ser de­fi­ci­ta­rios en un ami­noá­ci­do esen­cial lla­ma­do li­si­na, por lo que de­ben com­ple­men­tar­se con ali­men­tos ri­cos en es­te ami­noá­ci­do co­mo son las le­gum­bres. El ama­ran­to y la qui­noa no pre­sen­tan es­te dé­fi­cit.

Exis­ten mu­chas di­fe­ren­cias en­tre los ali­men­tos in­te­gra­les y los re­fi­na­dos. Tra­di­cio­nal­men­te, el blan­co se aso­cia­ba a la pu­re­za, y to­do el mun­do desea­ba lu­cir una tez blan­ca y co­mer pan blan­co. Has­ta ha­ce bien po­co, con­su­mir pan mo­reno y te­ner el ros­tro bron­cea­do era signo de po­bre­za.

Mu­chas per­so­nas to­da­vía creen que el pan blan­co, las pas­tas y las ha­ri­nas re­fi­na­das son me­jo­res que las ela­bo­ra­das con ha­ri­na in­te­gral. Es un gran error.

En el pro­ce­so de re­fi­na­do se eli­mi­nan ca­si la to­ta­li­dad de los nu­trien­tes úti­les del ali­men­to y se con­ser­van las ca­lo­rías, que­dán­do­nos só­lo con ca­lo­rías va­cías. Si ha­bi­tual­men­te con­su­mi­mos ali­men­tos re­fi­na­dos co­mo azú­car blan­co, pan blan­co y arroz y pas­ta blan­ca, co­rre­mos dos ries­gos: ca­re­cer de los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de nues­tro or­ga­nis­mo y acu­mu­lar ca­lo­rías y en­gor­dar.

Los ali­men­tos re­fi­na­dos pro­du­cen más in­fla­ma­ción que los in­te­gra­les, y tan­to su IG co­mo su CG son ma­yo­res y ele­van el ni­vel de azú­car en san­gre. En cambio, las per­so­nas que con­su­men ha­bi­tual­men­te ali­men­tos in­te­gra­les su­fren me­nos cán­ce­res, enfermedades car­dio­vas­cu­la­res y dia­be­tes fren­te a los que los con­su­men po­co o na­da.

¿Por qué nos pro­te­gen los ali­men­tos in­te­gra­les fren­te a las enfermedades? Por­que con­tie­nen más fi­bra, vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y fi­to­quí­mi­cos que los ali­men­tos re­fi­na­dos, cu­yo con­te­ni­do en es­tas sus­tan­cias tan be­ne­fi­cio­sas pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo es ca­si nu­lo. Los ce­rea­les in­te­gra­les tie­nen un IG ba­jo o mo­de­ra­do fren­te a los re­fi­na­dos que pre­sen­tan un IG al­to. Una die­ta ba­sa­da en ali­men­tos con IG al­to nos ha­rá más vul­ne­ra­bles a la en­fer­me­dad. Los ali­men­tos re­fi­na­dos fa­vo­re­cen que se pro­duz­ca in­fla­ma­ción en nues­tros te­ji­dos y en ese am­bien­te in­fla­ma­do las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas se sien­ten muy a gus­to y les re­sul­ta más fá­cil pro­li­fe­rar y cre­cer.

EL PO­DER DEL GRANO EN­TE­RO. LOS CE­REA­LES IN­TE­GRA­LES

Los ce­rea­les in­te­gra­les nos pro­te­gen fren­te a las enfermedades cró­ni­cas. Y las di­fe­ren­cias pa­ra la sa­lud res­pec­to los ce­rea­les con­ven­cio­na­les son muy im­por­tan­tes. Los con­su­mi­do­res ha­bi­tua­les de ce­rea­les in­te­gra­les ven re­du­ci­do su ries­go de en­fer­mar:

• Re­duc­ción del 30 % de la mor­ta­li­dad por enfermedades car­dio­vas­cu­la­res.

• Re­duc­ción de la in­ci­den­cia de cán­cer en­tre un 10 y un 50 % se­gún el ti­po de cán­cer. Es­pe­cial­men­te en el ca­so del cán­cer de co­lon.

• Re­duc­ción del 30% del ries­go de pa­de­cer dia­be­tes me­lli­tus. • Me­nos po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer obe­si­dad e hi­per­ten­sión ar­te­rial.

En­tre los gran­des con­su­mi­do­res de ce­rea­les blan­cos y re­fi­na­dos, en­con­tra­mos un ma­yor ries­go de pa­de­cer cán­cer, es­pe­cial­men­te de ti­roi­des, co­lon, rec­to, es­tó­ma­go y esó­fa­go.

La in­ci­den­cia de cán­cer en Es­pa­ña se ha in­cre­men­ta­do de for­ma ex­po­nen­cial des­de los años se­sen­ta has­ta la ac­tua­li­dad. Es­te in­cre­men­to coin­ci­de con el cambio de ali­men­ta­ción de los es­pa­ño­les y la lle­ga­da al mer­ca­do de los ali­men­tos re­fi­na­dos y azu­ca­ra­dos.

PAN DE VER­DAD

Si quie­res co­mer pan, es me­jor que com­pres el grano en­te­ro, lo mue­las y ela­bo­res tú el pan en ca­sa. Otro ar­gu­men­to en con­tra del pan es su IG. Al ne­ce­si­tar al­tas tem­pe­ra­tu­ras de hor­nea­do du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do, su IG es ma­yor que si nos to­ma­mos un pla­to de arroz in­te­gral o un pla­to de pas­ta. Cuan­to me­nos tiem­po es­té so­me­ti­do un ali­men­to al efec­to del ca­lor, me­nor IG ten­drá.

Lue­go te­ne­mos el te­ma de la le­va­du­ra: si lo ha­ces tú, pue­des con­tro­lar tu pro­pia le­va­du­ra ma­dre, que ten­ga me­nos sal, aña­dir­le se­mi­llas, etc. Si con­su­mi­mos pan que sea 100% in­te­gral, la me­jor op­ción es el cen­teno y, en su de­fec­to, la es­pel­ta o el ka­mut ( aho­ra es ya real­men­te fá­cil en­con­trar bue­nas ha­ri­nas in­te­gra­les y eco­ló­gi­cas de to­do ti­po).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.