De la co­mi­da a la tran­qui­li­dad in­te­rior

¿Exis­te un ne­xo cau­sal en­tre los inevi­ta­bles dra­mas de la vi­da y la apa­ri­ción de la en­fer­me­dad?

Integral Extra - - MENTE Y CUERPO -

Co­mo ve­mos de nue­vo en es­te ex­tra de In­te­gral, hoy se sa­be a cien­cia cier­ta la im­por­tan­cia de la ali­men­ta­ción en los pro­ce­sos del cán­cer. Tan­to por los ali­men­tos que pue­den cau­sar­lo, co­mo por los ali­men­tos que pue­den de­te­ner­lo.

Con es­to he­mos ga­na­do la ba­ta­lla al mal en más de un 40%. Pe­ro, ¿y el res­to? Si una die­ta sa­na fue­ra la úni­ca res­pues­ta pa­ra no te­ner cán­cer, no ha­bría nin­gu­na per­so­na con cán­cer en­tre los se­gui­do­res de es­ta die­ta ideal, y eso no es siem­pre así. Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que la in­ci­den­cia de cán­ce­res es mu­cho me­nor si se si­gue una ali­men­ta­ción sa­na de ti­po ve­ge­ta­riano, pe­ro eso no es to­do. Pu­de com­pro­bar­lo de cer­ca en un fa­mi­liar muy que­ri­do. Mi pa­dre.

Si al­guien apa­ren­te­men­te tran­qui­lo vi­ve en reali­dad un vol­cán in­te­rior de ner­vios y agi­ta­ción, o sien­te que su vi­da de­ja de te­ner sen­ti­do, o no sa­be dar sa­li­da a su crea­ti­vi­dad o a cual­quier otro as­pec­to po­si­ti­vo de sí mis­ma, o bien por la no­che, en vez de dor­mir, le co­men las preo­cu­pa­cio­nes, o su­fre tro­pie­zos se­ve­ros con pér­di­da (trabajo, eco­no­mía, sen­ti­mien­tos, re­la­cio­nes…) es des­de lue­go un can­di­da­to a vi­vir in­fla­ma­cio­nes y tu­mo­res, por muy bue­na ali­men­ta­ción y vi­da so­bria que ha­ya se­gui­do a lo lar­go de los años.

LA RE­LA­CIÓN EN­TRE MEN­TE Y CUER­PO

Era fi­na­les de la dé­ca­da de 1980. Los mé­di­cos de un hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se se ha­bían con­gre­ga­do en una sala pa­ra es­cu­char a un des­ta­ca­do psi­có­lo­go di­ser­tar so­bre su in­ves­ti­ga­ción acer­ca del ne­xo en­tre cán­cer y es­trés. El psi­có­lo­go ha­bla­ba en­tu­sias­ma­do so­bre sus úl­ti­mos re­sul­ta­dos, que se­ña­la­ban que los fac­to­res psi­co­ló­gi­cos po­seían un in­cues­tio­na­ble efec­to so­bre el avan­ce de los tu­mo­res.

Ape­nas hu­bo em­pe­za­do a tra­tar la cues­tión cuan­do un ci­ru­jano bas­tan­te irri­ta­ble, sen­ta­do en pri­me­ra fi­la, sol­tó: «No cree­rá real­men­te to­das es­tas san­de­ces, ¿ver­dad?». Aque­lla sa­li­da de tono del ci­ru­jano re­fle­ja a la per­fec­ción la ac­ti­tud ge­ne­ral de la épo­ca. Has­ta ha­ce bien po­co na­die en­ten­día có­mo fac­to­res pu­ra­men­te psi­co­ló­gi­cos te­nían el me­nor im­pac­to en la bio­lo­gía del or­ga­nis­mo y, con­se­cuen­te­men­te, en la en­fer­me­dad.

Hoy, ca­si cua­ren­ta años des­pués de aquel in­ci­den­te, si­gue ha­bien­do cien­tí­fi­cos que po­nen en du­da la exis­ten­cia de es­te ti­po de efec­to. Pa­ra unos, la idea mis­ma de que la psi­que pue­da in­fluir en el cán­cer pa­re­ce una fantasía, in­clu­so una creen­cia mís­ti­ca. Un re­cien­te aná­li­sis he­cho con es­ta men­ta­li­dad re­co­no­cía que la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te se be­ne­fi­cia de re­ci- bir psi­co­te­ra­pia, pe­ro afir­ma­ba, no obs­tan­te, que «no dis­po­ne­mos ac­tual­men­te de prue­bas que de­mues­tren la exis­ten­cia de ne­xos en­tre los pro­ce­sos psí­qui­cos, el trabajo psi­co­te­ra­péu­ti­co y el avan­ce de los tu­mo­res».

IN­TUI­CIÓN

Es cier­to que la re­la­ción en­tre psi­co­lo­gía y cán­cer siem­pre ha da­do pa­so a in­ter­pre­ta­cio­nes que, aun­que a me­nu­do se ba­sa­ran en ob­ser­va­cio­nes con­sis­ten­tes, de­pen­dían más de la in­tui­ción que de las prue­bas ri­gu­ro­sas. Ha­ce dos mil años, el mé­di­co ro­mano Ga­leno ob­ser­vó que las per­so­nas de­pri­mi­das eran es­pe­cial­men­te pro­pen­sas a desa­rro­llar la en­fer­me­dad. En 1759, un ci­ru­jano in­glés es­cri­bió que el cán­cer es­ta­ba re­la­cio­na­do con «los desas­tres de la vi­da, los que cau­san su­fri­mien­to y do­lor». En 1846, las au­to­ri­da­des mé­di­cas bri­tá­ni­cas con­si­de­ra­ban que «el su­fri­mien­to men­tal, los cam­bios re­pen­ti­nos en lo eco­nó­mi­co, los tem­pe­ra­men­tos som­bríos... son la cau­sa más po­de­ro­sa de la en­fer­me­dad».

Hoy los es­tu­dios mues­tran que un gran por­cen­ta­je de mu­je­res a las que se ha diag­nos­ti­ca­do cán­cer de ma­ma es­tán con­ven­ci­das de que su en­fer­me­dad es la con­se­cuen­cia de una fuen­te de es­trés im­por­tan­te de su vi­da, co­mo un abor­to, un di­vor­cio, la en­fer­me­dad de un hi­jo o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.