Es­trés y cán­cer

Ac­tual­men­te se com­pren­de me­jor có­mo afec­ta la bio­lo­gía del es­trés en el avan­ce del cán­cer.

Integral Extra - - MENTE Y CUERPO -

Aho­ra se sa­be que los sen­ti­mien­tos de im­po­ten­cia ha­cen que se li­be­ren hor­mo­nas que ac­ti­van los sis­te­mas de « emer­gen­cia » del cuer­po --co­mo los me­ca­nis­mos de la in­fla­ma­ción– que fa­ci­li­tan el cre­ci­mien­to y el de­sa­rro­llo de los tu­mo­res. Al mis­mo tiem­po, el es­trés ra­len­ti­za las fun­cio­nes que «pue­den es­pe­rar», co­mo la di­ges­tión, la re­pa­ra­ción de los te­ji­dos y el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

En las úl­ti­mas dé­ca­das ha apa­re­ci­do un nue­vo cam­po cien­tí­fi­co que es­tu­dia la re­la­ción en­tre los fac­to­res psi­co­ló­gi­cos y la ac­ti­vi­dad del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Se tra­ta de la psi­co­neu­ro­in­mu­no­lo­gía, un en­fo­que con tres di­men­sio­nes, es de­cir, psi­co­lo­gía, neu­ro­lo­gía e in­mu­no­lo­gía. El as­pec­to psi­co­ló­gi­co se re­fie­re al es­trés que se ex­pe­ri­men­ta co­mo res­pues­ta a ex­pe­rien­cias di­fí­ci­les de la vi­da o a un do­lor emo­cio­nal.

Cuan­do una per­so­na sien­te que ya no pue­de ma­ne­jar su vi­da, o que le pro­du­ce más su­fri­mien­to que ale­gría (la par­te psi­co­ló­gi­ca), la res­pues­ta neu­ro­ló­gi­ca a es­te es­trés es li­be­rar hor­mo­nas del es­trés, co­mo la adre­na­li­na o el cor­ti­sol. Es­tas a su vez ac­ti­van el sis­te­ma ner­vio­so, ace­le­ran­do el rit­mo car­dia­co, au­men­tan­do la ten­sión ar­te­rial y con­tra­yen­do los múscu­los pa­ra que se pre­pa­ren pa­ra ha­cer un es­fuer­zo o de­te­ner el ata­que (la par­te neu­ro­ló­gi­ca).

Es­ta res­pues­ta neu­ro­ló­gi­ca se co­no­ce co­mo reac­ción de lu­cha o hui­da. Sin em­bar­go, hoy se sa­be que su efec­to es mu­cho más am­plio.

Las mis­mas sus­tan­cias quí­mi­cas que ac­ti­van los re­fle­jos neu­ro­ló­gi­cos y vis­ce­ra­les del es­trés ac­túan tam­bién en las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

Jun­to a mu­chos otros pro­ce­sos, la no­ra­dre­na­li­na y el cor­ti­sol blo­quean las cé­lu­las ase­si­nas na­tu­ra­les (NK), que que­dan pe­ga­das pa­si­va­men­te a la pa­red de los va­sos san­guí­neos, en lu­gar de ata­car a los vi­rus o a las cé­lu­las can­ce­ro­sas pre­cur­so­ras.

RE­CO­NEC­TAR CON LA FUER­ZA VI­TAL

Al en­fren­tar­nos a las cri­sis co­ti­dia­nas, a la com­pli­ca­da agen­da del día a día y a sus a ve­ces ate­rra­do­res acon­te­ci­mien­tos, a me­nu­do per­mi­ti­mos que los sen­ti­mien­tos de im­po­ten­cia y mie­do nos su­peren. Es al­go com­pren­si­ble y, mu­chas ve­ces, inevi­ta­ble. Sin em­bar­go, si es­tos sen­ti­mien­tos se con­vier­ten en un es­ta­do men­tal cons­tan­te, van acom­pa­ña­dos de mo­di­fi­ca­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas que pue­den per­ju­di­car las de­fen­sas de nues­tro or­ga­nis­mo fren­te al cán­cer.

Ser­van-Schrei­ber re­cuer­da una frase del Da­lai La­ma. Una vez un pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó si la in­va­sión de su país por los chi­nos, la des­truc­ción de los tem­plos, la pri­sión y la tor­tu­ra su­fri­da por mu­chos de sus ami­gos no eran su­fi­cien­tes ra­zo­nes pa­ra per­tur­bar su se­re­ni­dad. A lo que con­tes­tó: «Los chi­nos me lo han qui­ta­do to­do. No les voy a de­jar que se lle­ven tam­bién mi al­ma».

Él di­ce: «re­cor­dé unos sen­ci­llos ejer­ci­cios de re­la­ja­ción que ha­bía apren­di­do en una se­sión es­pe­cial­men­te agra­da­ble de yo­ga. Los ha­bía prac­ti­ca­do oca­sio­nal­men­te en ca­sa y siem­pre me ha­bía sen­ti­do un po­co me­jor des­pués. Pen­sé que tal vez fue­se el mo­men­to de ave­ri­guar si da­ban re­sul­ta­do cuan­do real­men­te los ne­ce­si­ta­mos.

Me sen­té con la es­pal­da rec­ta, res­pi­ré hon­do unas cuan­tas ve­ces y me con­cen­tré en la sua­ve sen­sa­ción del ai­re flu­yen­do a mi pe­cho. Tran­qui­li­cé a mi men­te di­cién­do­le que de­di­ca­ría a es­ta si­tua­ción to­da la aten­ción que se me­re­cía y que bus­ca­ría to­da la ayu­da que ne­ce­si­ta­ba, pe­ro que de mo­men­to no me ayu­da­ría vi­sua­li­zar co­mo en una pe­lí­cu­la to­da la co­lec­ción de peo­res re­sul­ta­dos po­si­bles. Y, po­co a po­co, mi cuer­po fue cal­mán­do­se y mi men­te fue vol­vien­do pau­la­ti­na men­te a su es­ta­do nor­mal.

Al ca­bo de unos quin­ce minutos pu­de no­tar que los la­ti­dos de mi co­ra­zón re­cu­pe­ra­ban una ve­lo­ci­dad nor­mal y vi que me vol­vía el co­lor a la ca­ra. Me re­sig­né a im­par­tir una cla­se a mé­di­cos re­si­den­tes, tal co­mo te­nía pre­vis­to, pues sa­bía que real­men­te es­ta­ban desean­do asis­tir a ella. Y dio re­sul­ta­do. La cla­se su­pu­so una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.