Una cu­ra ins­tan­tá­nea pa­ra la an­sie­dad

Integral Extra - - SALUD NATURAL -

¿Cuán co­mu­nes son la an­sie­dad y los tras­tor­nos de pá­ni­co pro­vo­ca­dos por la cafeína? Mal­colm Bru­ce, del Ins­ti­tu­to de Psi­quia­tría de Lon­dres, di­ce de la cafeína que ha si­do una «cau­sa muy sub­es­ti­ma­da de los tras­tor­nos gra­ves de an­sie­dad». En un es­tu­dio re­cien­te des­cu­brió que cer­ca del 25% de sus pa­cien­tes con tras­tor­nos de an­sie­dad me­jo­ra­ban no­ta­ble­men­te al sus­pen­der la cafeína.

«El ca­so tí­pi­co –di­ce el doc­tor Bru­ce– es el de una pa­cien­te de trein­ta y tres años que vino a mi con­sul­to­rio con un vie­jo y gra­ve tras­torno de an­sie­dad». Lle­va­ba diez años su­frien­do dos o tres ata­ques de pá­ni­co to­das las se­ma­nas, sin ha­ber en­con­tra­do ma­yor ali­vio en los me­di­ca­men­tos ni en la psi­co­te­ra­pia. Fiel a la cos­tum­bre bri­tá­ni­ca, to­dos los días be­bía unas nue­ve ta­zas de té fuer­te con un con­te­ni­do apro­xi­ma­do de 540 mg de cafeína (equi­va­len­tes a cin­co o seis ta­zas de ca­fé).

A ma­ne­ra de prue­ba, Bru­ce le pi­dió que sus­pen­die­ra la cafeína du­ran­te una se­ma­na. La me­jo­ría fue in­me­dia­ta. Al po­co tiem­po pu­do de­jar los me­di­ca­men­tos. Los ata­ques de pá­ni­co des­apa­re­cie­ron pa­ra siem­pre; es de­cir, sal­vo en las ra­ras oca­sio­nes en que be­bía más de me­dia ta­za de té a la se­ma­na. Los ata­ques re­apa­re­cían in­me­dia­ta­men­te cuan­do so­bre­pa­sa­ba esa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.