Pro­te­ger­nos del co­les­te­rol no­ci­vo

El co­les­te­rol que cir­cu­la por el or­ga­nis­mo pro­vie­ne de dos fuen­tes: uno lo fa­bri­ca el pro­pio or­ga­nis­mo y otro lle­ga des­de la die­ta.

Integral Extra - - EN PORTADA -

El co­les­te­rol ele­va­do es un enemi­go de la sa­lud lle­ga­do de Amé­ri­ca a gol­pe de gra­sien­tos pla­tos pre­pa­ra­dos, bas­tan­te ale­ja­dos de la cocina me­di­te­rrá­nea. Hoy cual­quier per­so­na pue­de te­ner al­tas ta­sas de co­les­te­rol en la san­gre sin sa­ber­lo y por ello es fun­da­men­tal so­me­ter­se a aná­li­sis pe­rió­di­cos, so­bre to­do a par­tir de cier­ta edad. El ex­ce­so de co­les­te­rol su­po­ne un im­por­tan­te fac­tor de ries­go en la apa­ri­ción de al­gu­na en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar se­ria.

El co­les­te­rol que cir­cu­la por el or­ga­nis­mo pro­vie­ne de dos fuen­tes: uno lo fa­bri­ca el pro­pio or­ga­nis­mo y otro lle­ga des­de la die­ta. Po­co o na­da se pue­de ha­cer pa­ra com­ba­tir el co­les­te­rol en­dó­geno, por­que es un fac­tor ge­né­ti­co, he­re­da­do, pe­ro el exó­geno, el que se in­gie­re con los ali­men­tos, sí que se pue­de con­tro­lar.

Re­cor­de­mos que hay dos ti­pos de co­les­te­rol: el be­ne­fi­cio­so y el per­ju­di­cial, ca­li­fi­ca­ción que de­pen­de de la den­si­dad de las pro­teí­nas que lo trans­por­tan por la san­gre. Unas ta­sas al­tas de co­les­te­rol per­ju­di­cial o LDL pue­den pro­vo­car gra­ves pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res. De lo que se tra­ta es de re­du­cir el per­ju­di­cial, ya que el be­ne­fi­cio­so es esen­cial pa­ra el me­ta­bo­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.