Un ali­men­to muy li­ge­ro

Integral Extra - - POSTRES VERDURAS -

El ca­la­ba­cín es una hor­ta­li­za muy ha­bi­tual en las die­tas de adel­ga­za­mien­to, ya que es­tá com­pues­to prin­ci­pal­men­te por agua, apor­ta muy po­cas ca­lo­rías y es una fuen­te in­tere­san­te de fi­bra, que le otor­ga po­der sa­cian­te y ayu­da a re­gu­lar el trán­si­to in­tes­ti­nal. Al ser ri­co en po­ta­sio y po­bre en so­dio, tam­bién tie­ne un efec­to diu­ré­ti­co que fa­vo­re­ce la eli­mi­na­ción del ex­ce­so de lí­qui­dos en nues­tro or­ga­nis­mo. A la ho­ra de com­prar ca­la­ba­ci­nes hay que de­can­tar­se por ejem­pla­res fir­mes al tac­to, com­pac­tos, sin man­chas en la piel y pe­sa­dos en re­la­ción con su ta­ma­ño. Hay que re­cha­zar las pie­zas gran­des, ya que acos­tum­bran a te­ner una gran can­ti­dad de pe­pi­tas y su car­ne sue­le ser me­nos tier­na. Una vez en ca­sa, hay que con­ser­var­los en el fri­go­rí­fi­co, ale­ja­dos de fru­tas co­mo los plá­ta­nos, los me­lo­nes o los me­lo­co­to­nes, ya que es­tos ali­men­tos pro­du­cen un gas de­no­mi­na­do eti­leno que ha­ce que el ca­la­ba­cín ten­ga un sa­bor amar­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.