Un am­plio aba­ni­co

Fru­ta pre­sen­ta­da de for­ma ori­gi­nal: en una de­li­cio­sa tar­ta o co­mo par­te de una gran presentación, son las re­ce­tas de pos­tres que pre­sen­ta­mos en es­te

Integral Extra - - POSTRES -

Las en­cías se pu­dren cuan­do no hay su­fi­cien­te vi­ta­mi­na C. Los cien­tí­fi­cos sa­ben a cien­cia cier­ta lo que su­ce­de, por las des­crip­cio­nes del es­cor­bu­to. Es­te fla­ge­lo reinó sin con­trol des­de el si­glo XIV has­ta co­mien­zos del XIX, afec­tan­do prin­ci­pal­men­te a los ma­ri­nos que per­ma­ne­cían me­ses en­te­ros en al­ta mar sin co­mer fru­tas fres­cas.

Una des­crip­ción grá­fi­ca de los es­tra­gos pro­vo­ca­dos por la en­fer­me­dad de­cía: «De la bo­ca sa­lía un he­dor y tal era el gra­do de pu­tre­fac­ción de las en­cías que se caían a pe­da­zos, de­jan­do a la vis­ta las raí­ces de los dien­tes». La cu­ra pa­ra el es­cor­bu­to, des­cu­bier­ta en 1747 por el mé­di­co de la ma­ri­na bri­tá­ni­ca Ja­mes Lind, re­sul­tó ser la fru­ta fres­ca, en par­ti­cu­lar los cí­tri­cos; el agen­te ac­ti­vo se iden­ti­fi­có pos­te­rior­men­te co­mo vi­ta­mi­na C.

Los ex­pe­ri­men­tos ac­tua­les con­fir­man que el ba­jo con­su­mo de vi­ta­mi­na C pro­du­ce san­gra­do de las en­cías y otros sig­nos de gin­gi­vi­tis. Hoy se sa­be tam­bién que, a par­tir de los 40 años apro­xi­ma­da­men­te, el or­ga­nis­mo pro­du­ce me­nos can­ti­dad de coen­zi­ma Q-10, y las en­cías y la den­ta­du­ra en ge­ne­ral lo no­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.