El fru­to ‘prohi­bi­do’

Integral Extra - - POSTRES -

La man­za­na es el fru­to del ár­bol fru­tal más cul­ti­va­do en to­do el mun­do y co­no­ci­do des­de que se creó la hu­ma­ni­dad. Só­lo hay que pen­sar en la Bi­blia, que ha­ce re­fe­ren­cia a la man­za­na co­mo ese fru­to prohi­bi­do que sig­ni­fi­có la ex­pul­sión del ser hu­mano del pa­raí­so. Tam­bién fue un sím­bo­lo de dis­cor­dia pa­ra los grie­gos, pues fue pre­ci­sa­men­te una man­za­na de oro que en­tre­gó Pa­rís a la dio­sa Ve­nus la que pro­vo­có la ene­mis­tad en­tre Ate­nea y He­ro. Cul­ti­va­da al pa­re­cer des­de la prehis­to­ria, en el si­glo XVI los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les se lle­va­ron con­si­go el cul­ti­vo de la man­za­na al otro la­do del Atlán­ti­co, ga­nan­do te­rreno rá­pi­da­men­te gra­cias a la fa­ci­li­dad de adap­ta­ción de es­te ár­bol a los di­fe­ren­tes sue­los y cli­mas.

Exis­ten mu­chos ti­pos de man­za­nas, to­das con sa­bo­res y aro­mas di­fe­ren­tes, pe­ro las po­de­mos di­fe­ren­ciar por el co­lor de su piel en cua­tro gru­pos: ver­des, ro­jas, ama­ri­llas y bi­co­lo­res. Es­tán com­pues­tas fun­da­men­tal­men­te de agua ( 85%), por lo que son muy re­fres­can­tes e hi­dra­tan­tes. Tam­bién po­seen gran­des can­ti­da­des de azú­ca­res, en­tre los que se en­cuen­tran la fruc­to­sa, la glu­co­sa y la sa­ca­ro­sa. Tam­bién es ri­ca en fi­bra, fa­vo­re­cien­do así el trán­si­to in­tes­ti­nal, y po­see al­go de vi­ta­mi­na E y C. En­tre los mi­ne­ra­les so­bre­sa­le el po­ta­sio, que es ne­ce­sa­rio pa­ra ge­ne­rar los im­pul­sos ner­vio­sos y pa­ra la ac­ti­vi­dad mus­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.