Nor­ma­li­zar el colon

Si que­re­mos li­brar­nos de do­lo­res y en­fer­me­da­des es im­pres­cin­di­ble an­te to­do do­mi­nar al pa­la­dar, an­te to­do re­edu­cán­do­lo.

Integral Extra - - SUMARIO -

Si que­re­mos li­brar­nos de do­lo­res y en­fer­me­da­des es im­pres­cin­di­ble an­te to­do do­mi­nar al pa­la­dar, an­te to­do re­edu­cán­do­lo.

Alo lar­go de los años, en la re­vis­ta proponemos un es­ti­lo de vida sa­lu­da­ble que re­quie­re po­ca far­ma­cia. Y par­ti­mos de pre­mi­sas tan evi­den­tes co­mo po­co co­no­ci­das. En efec­to, los pio­ne­ros clá­si­cos na­tu­ris­tas ya in­sis­tían en que los do­lo­res y las en­fer­me­da­des no son pro­du­ci­dos ne­ce­sa­ria­men­te por los virus o los mi­cro­bios, ni por nin­gún «es­pí­ri­tu ma­ligno» co­mo creían nues­tros an­te­pa­sa­dos, sino por de­ter­mi­na­das sus­tan­cias que en­tran en el cuer­po a tra­vés de los ali­men­tos ba­su­ra, áci­dos, con so­dio, con pu­ri­nas o con co­les­te­rol.

Años des­pués, en la obra re­cien­te del pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción y pre­mio Pu­lit­zer Mi­chael Moss («Adic­tos a la co­mi­da ba­su­ra») se con­fir­man am­plia­men­te to­das aque­llas gran­des pro­pues­tas. En efec­to, el fac­tor «co­mi­da pre­pa­ra­da» de la in­dus­tria ali­men­ta­ria es­tá con­fir­man­do un pro­ble­ma ca­da vez más cre­cien­te, no só­lo por los adi­ti­vos y quí­mi­ca ve­ne­no­sa que con­tie­ne, sino por la exa­ge­ra­da pre­sen­cia de tres gran­des in­gre­dien­tes no­ci­vos: azú­car-gra­sas-sal en ca­si to­dos los pro­duc­tos que apa­re­cen fla­man­tes en las es­tan­te­rías y li­nea­les del su­per­mer­ca­do.

Ade­más de un gra­ve pro­ble­ma de obe­si­dad a gran es­ca­la, es­te trío de ali­men­tos, apa­ren­te­men­te ca­si inofen­si­vo, es­tá pro­vo­can­do to­da suer­te de en­fer­me­da­des. ¿Por qué? Por­que las gra­ves ca­ren­cias que com­por­ta la actual ali­men­ta­ción des­equi­li­bra­da li­mi­tan y re­du­cen nues­tro sis­te­ma de de­fen­sas, abrien­do en­ton­ces el ca­mino a los virus y las en­fer­me­da­des.

RE­GE­NE­RAR, RE­EDU­CAR Y DO­MI­NAR EL PA­LA­DAR

Aque­llos y aque­llas que, por en­ci­ma de to­do, am­bi­cio­nen vi­vir con un cuer­po sano, con una san­gre pu­ra, con ale­gría y ju­ven­tud, con mayor po­ten­cia se­xual, con más ener­gía fí­si­ca y men­tal, con unas fun­cio­nes or­gá­ni­cas im­pe­ca­bles o eman­ci­par­se de las do­len­cias cró­ni­cas, re­bel­des o in­cu­ra­bles no en­con­tra­rán nin­gu­na di­fi­cul­tad pa­ra re­ge­ne­rar al pa­la­dar en­vi­cia­do.

Re­pu­diar las sus­tan­cias ex­ci­tan­tes es lo pri­me­ro que con­vie­ne ha­cer pa­ra ha­bi­tuar al gus­to a los pla­ce­res sa­nos de la co­ci­na ve­ge­ta­ria­na o la die­ta ovo­lac­to-ve­ge­ta­ria­na, ya que los an­to­jos del pa­la­dar es­tán en­ca­de­na­dos a los con­di­men­tos que lo irri­tan: la sal, la mos­ta­za, la pi­mien­ta, la guin­di­lla, las es­pe­cias, el vi­na­gre co­mún, el azú­car blan­co, las sal­sas pi­can­tes y el pi­men­tón pi­can­te, que man­tie­nen siem­pre el ham­bre in­sa­cia­ble y pro­vo­can un de­seo irre­sis­ti­ble por los co­mes­ti­bles per­ju­di­cia­les. Te­ne­mos que apren­der a li­be­rar­nos de esa es­cla­vi­tud.

En ma­cro­bió­ti­ca se tra­ba­jan los sa­bo­res y con­vier­ten en vir­tud el no exa­ge­rar ex­ce­si­va­men­te el con­tras­te de sa­bo­res de­ma­sia­do yin o de­ma­sia­do yang, por ejem­plo. Pe­ro ni si­quie­ra se­ría ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a una de­ter­mi­na­da die­ta es­tric­ta (a no ser que fue­ra ne­ce­sa­rio por ra­zo­nes de sa­lud) si que­re­mos re­edu­car al pa­la­dar. Bas­ta con re­cu­pe­rar la lógica y com­pro­bar­lo por uno mis­mo.

Por ejem­plo, cual­quier per­so­na pue­de com­pro­bar có­mo, des­pués de unos po­cos me­ses de re­cu­pe­rar el au­tén­ti­co sa­bor a pan de los bue­nos pa­nes in­te­gra­les ela­bo­ra­dos con ma­sa ma­dre y ha­ri­nas eco­ló­gi­cas, si un buen día co­me uno de esos pa­nes blan­cos tan «ape­ti­to­sos» (ex­ce­so de sal), he­chos con ma­sas con­ge­la­das y to­da suer­te de adi­ti­vos (mu­cho T500 pu­ra­tos…) la mis­ma ca­vi­dad del pa­la­dar pro­tes­ta­rá en for­ma de una irri­ta­ción, ca­si una pe­que­ña lla­gui­ta. ¡No hay más que de­cir!

COS­TUM­BRES

Los há­bi­tos de co­mer de la hu­ma­ni­dad actual no res­pe­tan la fi­sio­lo­gía de la di­ges­tión. Des­de que nos le­van­ta­mos has­ta que nos va­mos a la ca­ma, es­ta­mos be­bien­do y tra­gan­do sin pa­rar, es­cla­vos del po­der de los con­di­men­tos ex­ci­tan­tes, es­to es, las dro­gas del pa­la­dar. No es la sed o el ham­bre na­tu­ral la que be­be o la que co­me a des­ho­ra, sino los dien­tes de la sal, el curry, la pá­pri­ka, la pi­mien­ta, el azú­car blan­co, et­cé­te­ra, que nos obli­gan a en­gu­llir bas­tan­te más de lo in­dis­pen­sa­ble pa­ra el organismo.

LA SAL

La atrac­ción de los me­nús de la co­ci­na mix­ta o car­ní­vo­ra se de­be en par­ti­cu­lar al po­der do­mi­nan­te de la sal, pues­to que en la in­fi­ni­dad de pla­tos de la gas­tro­no­mía tra­di­cio­nal es ra­ro ha­llar uno so­lo que no esté sa­zo­na­do con di­cha sus­tan­cia. Asi­mis­mo, no ol­vi­de­mos que el pan, los que­sos, las con­ser­vas, los pes­ca­dos, los ma­ris­cos, los en­la­ta­dos y los em­bu­ti­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.