EN­VOL­TU­RA

Integral Extra - - MEDICINAS NATURALES -

Es­te re­cur­so sin­gu­lar lo in­ge­nia­ba Priess­nitz pa­ra lle­var a la piel las ma­te­rias ex­tra­ñas que en­fer­man al cuer­po. De es­te mo­do pro­vo­ca­ba erup­cio­nes sal­va­do­ras que lle­va­ban al ex­te­rior las mor­bo­sas sus­tan­cias. Con es­te po­de­ro­so in­ge­nio, jun­to con los otros idea­dos por él, ob­te­nía las in­creí­bles cu­ra­cio­nes (ver el ar­tícu­lo so­bre los pio­ne­ros na­tu­ris­tas).

Más tar­de, las en­vol­tu­ras fue­ron per­fec­cio­na­das por Kneipp y Bilz. Nos guia­re­mos so­bre to­do por es­te úl­ti­mo de­bi­do a su lar­ga prác­ti­ca con mi­les de en­fer­mos y sus ati­na­das ob­ser­va­cio­nes acer­ca de las en­vol­tu­ras y de­más me­dios hi­dro­te­ra­péu­ti­cos.

Los efec­tos cu­ra­ti­vos de la en­vol­tu­ra se de­ben al es­tí­mu­lo de la sá­ba­na hú­me­da so­bre la su­per­fi­cie cu­tá­nea y a la reac­ción del organismo se res­ta­ble­ce el rie­go san­guí­neo en la piel y se con­du­ce al ex­te­rior el ca­lor in­terno del cuer­po, nor­ma­li­zan­do así la fun­ción de la epi­der­mis. El ca­lor ro­ba­do al organismo sir­ve al’ mis­mo tiem­po pa­ra man­te­ner al­re­de­dor de és­te, por me­dio de las man­tas, una at­mós­fe­ra ca­lien­te.

De es­ta ma­ne­ra tan sim­ple y tan pro­di­gio­sa se des­con­ges­tio­nan los ór­ga­nos en­fer­mos y se trans­por­tan ha­cia fue­ra, a tra­vés del su­dor, las sus­tan­cias mor­bo­sas, que son ab­sor­bi­das por la en­vol­tu­ra. En los ca­sos de fie­bre, el ar­dien­te ca­lor pa­sa a la sá­ba­na tan pron­to co­mo se abren los po­ros. Al qui­tar­se la en­vol­tu­ra, és­ta hue­le mal, y si se lava la te­la, se en­tur­bia el agua por las ma­te­rias ex­traí­das de la san­gre y los te­ji­dos.

Re­glas ge­ne­ra­les a te­ner pre­sen­tes pa­ra las en­vol­tu­ras Aquí te ofre­ce­mos una se­rie de con­se­jos pa­ra que no ten­gas pro­ble­mas con las en­vol­tu­ras Se usa ge­ne­ral­men­te un lien­zo bas­to o una sá­ba­na de al­go­dón o lino, siem­pre bien ajus­ta­da al cuer­po pa­ra evi­tar las bol­sas de ai­re. 1. La pri­me­ra en­vol­tu­ra se en­sa­ya en se­co. 2. An­tes de des­nu­dar al en­fer­mo, pa­ra que no se en­fríe de­ben es­tar pre­pa­ra­dos de an­te­mano los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra la en­vol­tu­ra. 3. Pa­ra las en­vol­tu­ras y las com­pre­sas de­be uti­li­zar­se lien­zo y sá­ba­na usa­dos de al­go­dón, pues el te­ji­do nue­vo no ab­sor­be el agua. 4. Du­ran­te la di­ges­tión es­tán prohi­bi­das las en­vol­tu­ras; de­be­mos es­pe­rar tres ho­ras co­mo mí­ni­mo. Asi­mis­mo de­ben apli­car­se fue­ra de las co­rrien­tes de ai­re. Las mu­je­res tam­po­co se apli­ca­rán las en­vol­tu­ras en el cur­so de la re­gla 5. El cuer­po siem­pre de­be es­tar ca­lien­te al co­lo­car­se la en­vol­tu­ra. Tam­bién, en in­vierno, la tem­pe­ra­tu­ra de la ha­bi­ta­ción don­de se efec­túe for­zo­sa­men­te ha de ser tem­pla­da o ti­bia. 6. Ori­ne y eva­cue an­tes de po­ner­se la en­vol­tu­ra; si los in­tes­ti­nos es­tán es­tre­ñi­dos, re­cu­rra a la ayu­da de una la­va­ti­va. 7. Una me­dia ho­ra ar­tes de en­vol­ver­se, be­ba agua, zu­mos de fru­tas, agua con li­món o una ti­sa­na de ti­la, saú­co o man­za­ni­lla. Una vez en­vuel­to, cuan­do su­de con­vie­ne be­ber sorbos fre­cuen­tes de di­chos lí­qui­dos. 8. Pa­ra no en­friar­se, la en­vol­tu­ra de­be apli­car­se con ra­pi­dez. 9. An­tes de co­lo­car la en­vol­tu­ra a los ni­ños y a los en­fer­mos sen­si­bles, se les fro­ta con las ma­ros, en se­co, el vien­tre. los ri­ño­nes y el res­to del tron­co; lue­go, en el es­pi­na­zo. se les da rá­pi­da­men­te una fric­ción con agua tem­pla­da. 10. Igual­men­te, pa­ra los ni­ños, los an­cla­ros y las na­tu­ra­le­zas dé­bi­les se em­plea­rá con pre­fe­ren­cia la en­vol­tu­ra cor­ta. 11. La en­vol­tu­ra lar­ga se apli­ca una vez por se­ma­na; la cor­ta, una a tres ve­ces se­ma­na­les, pe­ro en las fie­bres vio­len­tas de­be re­no­var­se con fre­cuen­cia. 12. La tem­pe­ra­tu­ra del agua pa­ra las en­vol­tu­ras de­be es­tar a 20 “C pa­ra los ni­ños, los an­cia­nos y las na­tu­ra­le­zas de­li­ca­das, es de­cir, fría o li­ge­ra­men­te fría, mien­tras que las cons­ti­tu­cio­nes fuer­tes pue­den uti­li­zar­la a 16 “C ya que es­tas per­so­nas reac­cio­nan con fa­ci­li­dad. Pa­ra las fie­bres, los do­lo­res y la ex­ci­ta­ción ner­vio­sa el agua don­de se me­je la sá­ba­na pa­ra la pri­me­ra en­vol­tu­ra ha de es­tar a 27 “C, li­ge­ra­men­te ti­bia, y en las si­guien­tes re­pe­ti­cio­nes se va ba­jan­do pro­gre­si­va­men­te la tem­pe­ra­tu­ra. 13. La du­ra­ción de las en­vol­tu­ras es de una a dos ho­ras. pe­ro de­be­mos guia­mos siem­pre por el bie­nes­tar que ex­pe­ri­men­te el en­fer­mo. Pa­ra los dé­bi­les, los an­cia­nos y las per­so­nas ner­vio­sas, du­ra, co­mo má­xi­mo, una ho­ra. Pa­ra los en­fer­mos del co­ra­zón, con­sul­tar al mé­di­co. 14. Tam­bién pa­ra las per­so­nas que su­dan con fa­ci­li­dad, la en­vol­tu­ra ten­drá más do­ble­ces y las man­tas que la cu­bran de­ben ser más li­ge­ras o bien una so­la; ade­más, la sá­ba­na de­be es­cu­rrir­se me­nos y la tem­pe­ra­tu­ra de agua ha de ser fres­ca. 15. Du­ran­te el ve­rano no de­ben re­tor­cer­se tan­to las sábanas y el agua don­de se mo­jen de­be ser fres­ca. 16. Pa­ra re­te­ner me­jor el ca­lor húmedo, al po­ner la en­vol­tu­ra se co­lo­ca otra sá­ba­na se­ca en­tre la man­ta y la sá­ba­na mo­ja­da. 17. Nun­ca de­be pe­ne­trar ai­re en la te­la hú­me­da de la en­vol­tu­ra; pa­ra ello se la cu­bri­rá bien con la man­ta, pro­cu­ran­do que és­ta so­bre­sal­ga cin­co o diez cen­tí­me­tros más que la sá­ba­na mo­ja­da. Si en­tra ai­re en la te­la hú­me­da, de­be qui­tar­se la en­vol­tu­ra y apli­car­la bien, pues si no se des­vir­túan sus efec­tos cu­ra­ti­vos. 18. Cuí­de­se de que la sá­ba­na y las man­tas que­den bien ce­ñi­das, sin plie­gues, pe­ro sin que opri­man el pecho, los bra­zos y las pier­nas. 19. Si des­pués de un cuar­to de ho­ra de po­ner­le la en­vol­tu­ra no­ta frío en los pies, se arre­man­ga la sá­ba­na y se los en­vuel­ve só­lo con la man­ta (es de­cir, en se­co). Asi­mis­mo, se re­co­mien­da co­lo­car bol­sas de agua ca­lien­te en los pies y a los la­dos de las pier­nas. 20. Si a los diez mi­nu­tos el en­fer­mo no reac­cio­na en­se­gui­da con ca­lor agra­da­ble, qui­ta­re­mos la en­vol­tu­ra, ya que la reac­ción es lo más im­por­tan­te. De la mis­ma ma­ne­ra, se qui­ta cuan­do se su­de a cho­rros. 21. Si el en­fer­mo no­ta ma­les­tar, agi­ta­ción, frío o ca­lor in­có­mo­do, de­be qui­tar­se la en­vol­tu­ra; el organismo ha de ex­pe­ri­men­tar siem­pre ca­lor con­for­tan­te, so­sie­go, ali­vio y bie­nes­tar. 22. Si en el cur­so de la en­vol­tu­ra se sien­te ca­lor en la ca­be­za, co­ló­que­se so­bre ella una com­pre­sa re­fres­can­te que se re­no­va­rá cuan­do se ca­lien­te. 23. Al qui­tar­se la en­vol­tu­ra, se fric­cio­na la piel con agua fres­ca o tem­pla­da y a con­ti­nua­ción se se­ca al en­fer­mo rá­pi­da­men­te; su ob­je­to es ce­rrar los po­ros, pa­ra no en­friar­se y, lim­piar la su­per­fi­cie cu­tá­nea de ma­te­rias en­fer­mi­zas eli­mi­na­das. 24. Des­pués de uti­li­zar­se, las sábanas de­ben la­var­se con agua y de­ter­gen­te por­que es­tán em­be­bi­das de co­pio­sas sus­tan­cias mor­bo­sas; y es con­ve­nien­te ai­rear tam­bién las man­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.