BA­ÑO DE VA­POR GE­NE­RAL

Integral Extra - - MEDICINAS NATURALES -

El ba­ño de va­por ge­ne­ral di­suel­ve enor­mes can­ti­da­des de pro­duc­tos ex­tra­ños, es­tan­ca­dos en el organismo. Igual­men­te, por me­dio del ca­lor del va­por la ac­ti­vi­dad ner­vio­sa y cir­cu­la­to­rias e res­ta­ble­ce en la piel y, en­se­gui­da, a los cin­co o diez mi­nu­tos, se pro­du­ce la trans­pi­ra­ción. Por los po­ros se arro­jan, a cho­rros, cuan­tio­sas sus­tan­cias mor­bo­sas, al tiem­po que los ór­ga­nos in­ter­nos se des­em­ba­ra­zan de ellas.

Por es­te mo­ti­vo, tras ca­da ba­ño de va­por, el cuer­po se sien­te vi­vi­fi­ca­do por li­be­rar­se de las ma­te­rias ex­tra­ñas que lo en­fer­ma­ban.

El ba­ño de va­por, co­mo ac­túa so­bre el con­jun­to del sis­te­ma or­gá­ni­co, re­sul­ta in­me­jo­ra­ble pa­ra las en­fer­me­da­des cró­ni­cas, re­bel­des, erup­ti­vas e in­cu­ra­bles. Kuh­ne ob­te­nía cu­ra­cio­nes rá­pi­das y sor­pren­den­tes con es­te me­dio, pe­ro aso­cián­do­lo siem­pre con el ai­re, el ba­ño ge­ni­tal, la die­ta ve­ge­ta­ria­na y el ba­ño de asien­to con fric­ción.

Ob­ser­va­cio­nes a con­si­de­rar: 1. Los ba­ños de va­por ge­ne­ral siem­pre de­ben efec­tuar­se fue­ra de las di­ges­tio­nes y, co­mo mí­ni­mo, una o dos ho­ras an­tes de las co­mi­das. 2. Pa­ra fa­ci­li­tar el su­dor con­vie­ne be­ber, quin­ce mi­nu­tos an­tes, un va­so de agua fres­ca, agua con li­món, zu­mos de fru­tas ju­go­sas o una ti­sa­na de sau­co o man­za­ni­lla; aun­que no es im­pres­cin­di­ble. 3. Pón­ga­se la má­xi­ma aten­ción al ma­ni­pu­lar las ollas con agua hir­vien­do pa­ra evi­tar de­plo­ra­bles que­ma­du­ras; es me­jor que las ma­ni­pu­le una per­so­na so­la. 4. Los pies de­ben es­tar ca­lien­tes mien­tras du­ra el ba­ño; en ca­so con­tra­rio, se co­lo­ca un pu­che­ro tam­bién con agua hir­vien­do y lue­go se po­ne en­ci­ma una ta­bla cru­za­da so­bre la cual se apo­ya­rán los pies; en lu­gar del pu­che­ro, se pue­de em­plear una bol­sa de agua ca­lien­te. 5. A quie­nes les sube fá­cil­men­te la san­gre a la ca­be­za, an­tes del ba­ño, de­ben co­lo­car­se so­bre és­ta una com­pre­sa re­fres­can­te. 6. El en­fer­mo siem­pre de­be en­con­trar­se bien en el cur­so del ba­ño de va­por, pues, si apa­re­cen molestias, ma­reo, agi­ta­ción, pal­pi­ta­cio­nes del co­ra­zón, pre­sión en la ca­be­za o el pecho o cual­quier otro ma­les­tar, se sus­pen­de in­me­dia­ta­men­te el ba­ño de va­por. 7. Si en el trans­cur­so del ba­ño el ca­lor es in­aguan­ta­ble, otra per­so­na le fa­ci­li­ta­rá un tra­po em­pa­pa­do de agua fría o fres­ca, que pa­sa­rá por los si­tios don­de más mo­les­te el ca­lor y, ade­más, por la re­gión del co­ra­zón. Si no dis­po­ne de la ayu­da de na­die, el pa­cien­te ten­drá pre­pa­ra­da con an­te­rio­ri­dad, al al­can­ce de la mano, una pa­lan­ga­na con agua fría o fres­ca y un tra­po den­tro pa­ra apli­car­se la mo­ja­du­ra. Si cuen­ta con un au­xi­liar, és­te le re­fres­ca­rá a me­nu­do la ca­ra y la ca­be­za, y si no­ta con­ges­tión en es­ta úl­ti­ma le co­lo­ca­rá la com­pre­sa re­fres­can­te. 8. Si el va­por es de­ma­sia­do ca­lien­te y mo­les­ta, se des­ta­pa só­lo un po­co la olla o se le­van­tan un po­co las man­tas, has­ta que el ca­lor sea so­por­ta­ble; sin em­bar­go, siem­pre que se pue­da, el pri­mer ca­so es el más ade­cua­do pa­ra no des­per­di­ciar el va­por. 9. Quie­nes su­dan con fa­ci­li­dad pue­den pres­cin­dir de los ba­ños de va­por ge­ne­ral y del me­dio cuer­po, sus­ti­tu­yén­do­los por las en­vol­tu­ras y el la­va­do sin fro­ta­ción ni se­ca­mien­to.

For­ma de uso: a) Se echa agua en dos pu­che­ros gran­des (un po­co más de la mi­tad}, lue­go se ca­lien­ta has­ta que hier­va bien el agua y se de­ja unos quin­ce mi­nu­tos do ebu­lli­ción apro­xi­ma­da­men­te. b) En­tre­tan­to co­ló­que­se una si­lla de re­ji­lla o sin asien­to, de ma­ne­ra que de­je su­bir el va­por ha­cia arri­ba; en el úl­ti­mo ca­so se pe­ne pa­ra sen­tar­se una ta­bla atra­ve­sa­da. A con­ti­nua­ción, se pre­pa­ran dos man­tas gran­des y grue­sas o un plás­ti­co gran­de. c) Una vez que el agua ha­ya her­vi­do lo su­fi­cien­te, se co­ge un pu­che­ro y se co­lo­ca de­ba­jo de la si­lla; ac­to se­gui­do, el en­fer­mo se sien­ta con el res­pal­do de la si­lla de ca­ra o de es­pal­das; lue­go se cu­bre con las man­tas, pri­me­ro una y des­pués la otra, o con el plás­ti­co; en am­bos ca­sos hay que pro­cu­rar que cai­gan has­ta el sue­lo, en for­ma de cam­pa­na co­mo se ve en la ilus­tra­ción, con ob­je­to de de­jar un es­pa­cio en­tre el cuer­po y la cu­bier­ta pa­ra que cir­cu­le me­jor el va­por; al mis­mo tiem­po, por arri­ba se ajus­tan con im­per­di­bles las man­tas, al­re­de­dor del cue­llo, pa­ra el ba­ño ge­ne­ral, y de la cin­tu­ra, pa­ra el ba­ño de me­dio cuer­po, a fin de que no se es­ca­pe el va­por. To­das es­tas di­li­gen­cias han de en­sa­yar­se an­tes, sin el pu­che­ro, pa­ra ha­cer­lo bien y con ra­pi­dez. Tras rea­li­zar to­do lo an­te­rior, se des­ta­pa pe­co a pe­co, la olla (so­bre to­do al prin­ci­pio, pa­ra que no abra­se el va­por). d) Cuan­do el va­por ya no ca­lien­te, a los diez o quin­ce mi­nu­tos, de­pen­de del ta­ma­ño de la va­si­ja, se re­nue­va por la otra olla, que mien­tras se ca­len­ta­ba al fue­go. Des­pués de sa­car el pu­che­ro usa­do, el en­fer­mo se pa­sa un tra­pe em­pa­pa­do en agua fría o fres­ca por la piel su­do­ro­sa. Lue­go co­lo­ca el otro pu­che­ro y se sien­ta adop­tan­do la pos­tu­ra con­tra­ria a la an­te­rior; y ac­to se­gui­do se co­lo­ca la cu­bier­ta. Si cuen­ta con otra per­so­na, la mo­ja­du­ra se ha­ce den­tro de la cu­bier­ta, cuan­do el au­xi­liar ha­ya sa­ca­do la olla. e) Al fi­na­li­zar el ba­ño de va­por, se pa­sa un tra­pe em­pa­pa­do de agua fría o fres­ca por la su­per­fi­cie cu­tá­nea o bien se to­ma una du­cha bre­ve a la mis­ma tem­pe­ra­tu­ra; re­cor­da­mos que el cu­tis ca­lien­te re­ci­be con gus­to la fres­cu­ra del agua, si bien es pre­fe­ri­ble que las na­tu­ra­le­zas de­li­ca­das ha­gan el la­va­do ge­ne­ral con agua tem­pla­da. Des­pués hay que se­car­se y ves­tir­se. f) La du­ra­ción de los ba­ños de va­por ge­ne­ra­les o de me­dio cuer­po es de quin­ce a trein­ta mi­nu­tos (nun­ca de­ben pro­lon­gar­se). aun­que en los pri­me­ros ba­ños no se con­si­ga su­dar, ya se lo­gra­rá con los pos­te­rio­res. Pa­ra los ni­ños y los dé­bi­les en ge­ne­ral du­ra so­la­men­te la mi­tad, quin­ce mi­nu­tos, les bas­ta con un pu­che­ro. En to­dos los ca­sos no se to­ma­rán más de dos ba­ños por se­ma­na. Cuan­do el ba­ño de va­por de­ba com­bi­nar­se con el ba­ño ge­ni­tal o el ba­ño de asien­to con fric­ción, és­tos se rea­li­zan a con­ti­nua­ción del de va­por.

Con­tra­in­di­ca­cio­nes: • Abs­ce­sos • An­cia­nos • Fie­bres al­tas • Aneu­ris­ma de la aor­ta • Fle­bi­tis • Ar­te­rios­cle­ro­sis • He­mop­ti­sis • He­mo­rra­gias in­tes­ti­na­les • Clo­ro­sis y anemia • He­mo­rra­gias ute­ri­nas • Con­vul­sio­nes • Hi­per­ten­sión • Em­ba­ra­zo • Hi­per­tro­fia del co­ra­zón • En­fer­me­da­des cir­cu­la­to­rias • In­fla­ma­cio­nes agu­das en los ór­ga­nos • En­fer­me­da­des pul­mo­na­res • Tras­tor­nos del co­ra­zón • Mio­car­di­tis • En­fer­mos muy dé­bi­les • Mu­je­res du­ran­te la re­gla • En­fer­mos ner­vio­sos gra­ves • Tu­bercu­losis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.