FRIC­CIÓN CU­TÁ­NEA HÚ­ME­DA

Integral Extra - - MEDICINAS NATURALES -

FRIC­CIÓN CU­TÁ­NEA HÚ­ME­DA La fric­ción de la piel es otra de las gran­des ma­ra­vi­llas que in­tro­du­jo Priess­nitz en su ori­gi­nal ciencia de cu­rar. Es­te me­dio sim­ple, pe­ro de efec­tos vi­vi­fi­ca­do­res, lo uti­li­za­ba en especial pa­ra en­to­nar a los or­ga­nis­mos dé­bi­les que no po­dían to­le­rar otras apli­ca­cio­nes hi­dro­te­ra­péu­ti­cas más enér­gi­cas. Pos­te­rior­men­te a Priess­nitz, Bilz ha si­do el na­tu­ris­ta que más ha usa­do la fric­ción hú­me­da de la piel. La pres­cri­bía pa­ra in­fi­ni­dad de afec­cio­nes. Los que lle­ven a ca­bo es­te pro­ce­di­mien­to pa­ra vi­go­ri­zar el organismo po­drán com­pro­bar que, al fi­nal de la fric­ción, la te­la uti­li­za­da se en­su­cia y el agua se en­tur­bia. Es­to quie­re de­cir que con la fro­ta­ción lim­pia­mos la piel de for­ma im­pe­ca­ble ca­da día.

Pro­pie­da­des e in­di­ca­cio­nes orien­ta­ti­vas de la fric­ción cu­tá­nea hú­me­da: • Ace­le­ra la cir­cu­la­ción • Des­con­ges­tio­na el hí­ga­do • En­fer­mos cró­ni­cos • Res­ta­ble­ce la fun­ción en el te­ji­do cu­tá­neo • Des­con­ges­tio­na • Epi­lep­sia de la piel • Aler­gia de la res­pi­ra­ción los pul­mo­nes • For­ta­le­ce el po­der • Res­ti­tu­ye el ca­lor • As­fi­xia • Des­con­ges­tio­na los ri­ño­nes • As­ma • Dia­be­tes • In­fla­ma­cio­nes lo­ca­les • Ro­bus­te­ce el organismo • Atro­fia mus­cu­lar • Re­ju­ve­ne­ce la piel • Bron­qui­tis • En­du­re­ce el organismo • Pro­lon­ga la vida • Sin­co­pe • Cal­ma el sis­te­ma ner­vio­so con­tra los cam­bios • Re­gu­la la cir­cu­la­ción • To­ni­fi­ca el sis­te­ma ner­vio­so.

For­ma de uso: a) En oto­ño, in­vierno y par­te de la pri­ma­ve­ra la ha­bi­ta­ción don­de se reali­ce la fro­ta­ción hú­me­da de­be es­tar tem­pla­da o ti­bia. En ca­so con­tra­rio, ca­lién­te­la con una es­tu­fa. Es in­dis­pen­sa­ble que el cuer­po no sien­ta frío cuan­do se efec­túa la fric­ción. Ade­más, de­be ha­cer­se fue­ra de las co­rrien­tes de ai­re. b) La fro­ta­ción se lle­va a ca­bo ale­ja­da de las di­ges­tio­nes, con pre­fe­ren­cia por la ma­ña­na, al atar­de­cer, una ho­ra an­tes de la ce­na o des­pués de la gim­na­sia. c) La tem­pe­ra­tu­ra del agua ha de ser fría o fres­ca pa­ra los do­lien­tes de me­dia­na y re­cia na­tu­ra­le­za; pa­ra las per­so­nas de­li­ca­das, de­be ser tem­pla­da al prin­ci­pio y más ade­lan­te, un po­co fres­ca. Una vez que ha­yan vi­ta­li­za­do el organismo de­be ser fres­ca; aun­que, en ve­rano, pue­den to­le­rar bien el agua fres­ca. d) Co­ló­que­se so­bre una al­fom­bra, una toa­lla o en la ti­na. Lue­go empape de agua un guan­te de fel­pa, una te­la de lien­zo o una toa­lla pe­que­ñi­ta; pa­ra los su­je­tos sen­si­bles al frío, se em­plean las ma­nos mo­ja­das en el agua. En in­vierno, es­cu­rra un po­co la te­la pa­ra que no go­tee; en ve­rano, por el con- tra­rio, con­vie­ne que esté em­pa­pa­da, cho­rrean­do un po­co. e) A los ni­ños, a las com­ple­xio­nes dé­bi­les y a los en­fer­mos que es­tén en ca­ma, la fric­ción se la apli­ca otra per­so­na. f) A con­ti­nua­ción, fro­te to­da la piel del cuer­po co­men­zan­do por las plan­tas de los pies, las pier­nas y los mus­los; se­gui­da­men­te, el cue­llo, los hom­bros y los bra­zos; y por úl­ti­mo, las asen­ta­de­ras, el vien­tre, el pecho, los cos­ta­dos y la es­pal­da. No de­je nin­gún es­pa­cio sin res­tre­gar, a ex­cep­ción de la ca­be­za y los ge­ni­ta­les. g) La te­la o las ma­nos, se­gún se uti­li­ce pa­ra la fric­ción, se vuelven a mo­jar tan­tas ve­ces co­mo sean ne­ce­sa­rias tan pron­to co­mo se ca­lien­ten (por el ca­lor que sus­traen al cuer­po). Re­cuer­de que no se tra­ta so­la­men­te de la­var la su­per­fi­cie cu­tá­nea, sino que ade­más de­be res­tre­gar­la has­ta que en­ro­jez­ca un po­co. h) La fro­ta­ción se ha­ce con ra­pi­dez y ener­gía; pa­ra los or­ga­nis­mos dé­bi­les y los en­fer­mos que per­ma­nez­can en ca­ma, el mo­vi­mien­to de la fric­ción se rea­li­za un po­co más sua­ve. i) Al ter­mi­nar, sé­que­se de­pri­sa y con ener­gía la piel hu­me­de­ci­da, mas só­lo fro­tan­do o dan­do ma­sa­je con las ma­nos has­ta que el te­ji­do cu­tá­neo que­de se­co o se­mi­se­co, ca­lien­te y en­ro­je­ci­do. Lue­go vís­ta­se y no se pon­ga en las co­rrien­tes; si quie­re ha­cer la reac­ción más sa­lu­da­ble, dé un pa­seo a pa­so li­ge­ro; los en­fer­mos y las per­so­nas de­li­ca­das de­ben abri­gar­se bien o me­ter­se en la ca­ma has­ta que en­tren en ca­lor, en par­ti­cu­lar en oto­ño e in­vierno. Priess­nitz usa­ba las ma­nos pa­ra fric­cio­nar a los su­je­tos dé­bi­les, pues así és­tos reac­cio­na­ban más pron­to con ca­lor ya que al es­tar las ma­nos ca­lien­tes por na­tu­ra­le­za és­tas sua­vi­zan la fres­cu­ra del agua; por con­si­guien­te, ése es el pro­ce­di­mien­to que de­be­mos em­plear pa­ra di­chas per­so­nas. j) Cuan­do la fric­ción se apli­ca en la ca­ma a un en­fer­mo, de­ba­jo del cuer­po se po­ne un hu­le, un plás­ti­co o una man­ta grue­sa a fin de no mo­jar la sá­ba­na ni el col­chón. k) Se pue­den prac­ti­car dos, tres o más fric­cio­nes al día, de acuer­do con la en­fer­me­dad o la na­tu­ra­le­za de la per­so­na. A los en­fer­mos cró­ni­cos e in­cu­ra­bles les con­vie­nen dos dia­rias, co­mo mí­ni­mo. Y co­mo re­cur­so hi­gié­ni­co for­ti­fi­can­te, bas­ta con una por día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.