Acos­tum­brar el pa­la­dar a los ali­men­tos vi­vos

Integral Extra - - VIDA SALUDABLE -

Ha­bi­tuar el gus­to a la ali­men­ta­ción cru­da re­quie­re más tiem­po, aun­que con mé­to­do se logra an­tes de lo que ima­gi­na­mos. Por lo tan­to, pa­ra acos­tum­brar rá­pi­da­men­te el pa­la­dar a los man­ja­res vi­vos hay que re­cu­rrir a lo si­guien­te: em­pie­ce las co­mi­das con una en­sa­la­da vi­tal du­ran­te un tiem­po; ha­ga los desa­yu­nos, si los ha­ce, con fru­tas fres­cas y fru­tos se­cos cru­dos; in­gie­ra una co­mi­da cru­da y la otra co­ci­da, o un día ali­mén­te­se de sus­tan­cias vi­vas y otro día com­bi­ne lo cru­do y lo co­ci­na­do. Co­mo quie­ra que el gus­to no se acos­tum­bra de una so­la vez a co­mer los man­ja­res cru­dos, ya que al prin­ci­pio el pa­la­dar se can­sa de in­ge­rir siem­pre to­do vivo, se co­me de vez en cuan­do un me­nú co­ci­do, pe­ro sano de es­te mo­do no se sen­ti­rá has­tío.

No obs­tan­te, es po­si­ble que al­gu­nos pa­sen sin tran­si­ción de las vian­das co­ci­na­das a las cru­das, re­nun­cian­do al pan in­te­gral y a los fru­tos se­cos tos­ta­dos; mas la ma­yo­ría de los que lo in­ten­ten así se- rán de­rro­ta­dos por el gus­to, pues és­te ha si­do vi­cia­do con ex­ci­tan­tes por mu­chos años y se su­ble­va de vez en cuan­do.

Con to­do, des­de los pri­me­ros días, el apa­ra­to di­ges­ti­vo, la san­gre, la lin­fa y las cé­lu­las agra­de­cen el bie­nes­tar que pro­por­cio­nan los ali­men­tos vi­vos, pues­to que el organismo en­te­ro em­pie­za a re­su­ci­tar.

Una vez li­be­ra­do el pa­la­dar de sus vi­cios y los con­di­men­tos per­ju­di­cia­les, só­lo ape­te­cen los man­ja­res cru­dos, por­que el gus­to re­ge­ne­ra­do só­lo ne­ce­si­ta un ex­ci­tan­te: el ham­bre na­tu­ral. És­ta ja­más se can­sa de una die­ta tan sim­ple y tan mo­nó­to­na; al con­tra­rio de lo que ocu­rre con la nu­tri­ción mix­ta o car­ní­vo­ra, en la cual el pa­la­dar pron­to se fas­ti­dia de in­ge­rir los mis­mos pla­tos y exi­ge va­riar de me­nú en ca­da co­mi­da. Es­to es de­bi­do a que las vian­das muer­tas o co­ci­das son aje­nas a nues­tro es­tó­ma­go; se co­men gra­cias al ar­ti­fi­cio de los gui­sos y los con­di­men­tos ex­ci­tan­tes.

Asi­mis­mo, cuan­do el gus­to se ha ha­bi­tua­do al ré­gi­men fru­gí­vo­ro, no desea ni un so­lo ali­men­to des­vi­ta­li­za­do por el fue­go. Si nos nu­tri­mos so­la­men­te con fru­tas, nos ma­ra­vi­lla co­mo el es­tó­ma­go se re­be­la con­tra lo co­ci­na­do, por ser una sus­tan­cia ex­tra­ña. Y lo ad­mi­ra­ble es que nun­ca se has­tía de co­mer siem­pre lo mis­mo o ca­si lo mis­mo; ca­da co­mi­da de fru­tas se con­vier­te en am­bro­sía, pues el pa­la­dar a ca­da fru­ta le en­cuen­tra un sa­bor su­per­ex­qui­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.