Las he­ces

Integral Extra - - VIDA SALUDABLE -

La can­ti­dad de ma­te­rias fe­ca­les que se eli­mi­nan a dia­rio con una die­ta fru­gí­vo­ra o ovo­lac­to­ve­ge­ta­ria­na va­ría en­tre 200 y 250 g por ca­da de­yec­ción, y en­tre 400 y 500 g du­ran­te el día, en dos ve­ces; aun­que la can­ti­dad sue­le cam­biar de acuer­do con los ali­men­tos que se co­man: cuan­to más la­xan­tes sean, más co­pio­sas son las he­ces. Por el con­tra­rio, los ex­cre­men­tos ex­pul­sa­dos con la die­ta mix­ta, la ma­yo­ri­ta­ria, ra­ra vez so­bre­pa­san los ochen­ta gra­mos por día, sal­vo si es­tá bien com­pen­sa­da con fru­tas, ver­du­ras y ce­rea­les in­te­gra­les.

La for­ma de las he­ces me­jor ela­bo­ra­das per­te­ne­cen a las fru­tas ju­go­sas, las cua­les se eli­mi­nan de una so­la pie­za, blan­das y del es­pe­sor del de­do me­ñi­que; de igual mo­do es la ca­ca de las fru­tas deseca­das y las se­mi­llas olea­gi­no­sas, pe­ro un po­co más grue­sa, me­nos blan­da y al­go más os­cu­ra; los ex­cre­men­tos que co­rres­pon­den a las ver­du­ras, las le­gum­bres y los ce­rea­les in­te­gra­les se ex­pul­san frag- men­ta­dos, vo­lu­mi­no­sos y muy grue­sos. Las he­ces de la ali­men­ta­ción mix­ta han per­di­do la for­ma na­tu­ral: sa­le a tro­zos, es pe­ga­jo­sa, unas ve­ces des­com­pues­ta y otras de mu­cho gro­sor, con la for­ma del rec­to, de­bi­do a las mu­chas ho­ras que se re­tu­vie­ron o al es­tre­ñi­mien­to de un día; en los ca­sos de es­tre­ñi­mien­to más pro­lon­ga­do se eli­mi­na re­se­ca, en­du­re­ci­da y aplas­ta­da, con pér­di­da de vo­lu­men.

El co­lor de las ma­te­rias fe­ca­les cam­bia tam­bién se­gún cuál sea el ali­men­to. Los co­lo­res de los ali­men­tos an­ti­pú­tri­dos los he­mos re­la­cio­na­do en la ta­bla 19. El co­lor de las de­fe­ca­cio­nes (la mier­da, en su­ma) de las car­nes, los fri­tos, los huevos, los ma­ris­cos, los pes­ca­dos, las con­ser­vas, los em­bu­ti­dos, los ca­ra­co­les, los que­sos fer­men­ta­dos y los ce­rea­les re­fi­na­dos y sus de­ri­va­dos va­ría en­tre par­da y ne­gruz­ca; ade­más, to­dos es­tos co­mes­ti­bles, sin ex­cep­ción, son muy pú­tri­dos y, cuan­do se eva­cuan, el mal olor que des­pi­den re­sul­ta in­so­por­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.