¡No es lo mis­mo «ham­bre» que «ape­ti­to»!

Integral Extra - - VIDA SALUDABLE -

El ham­bre fi­sio­ló­gi­ca: Al co­mer es me­nes­ter guiar­se úni­ca­men­te por el ham­bre fi­sio­ló­gi­ca y no por los an­to­jos del ape­ti­to.

No ol­vi­de­mos que al ham­bre, una vez li­bre de las sus­tan­cias ex­ci­tan­tes del gus­to y los há­bi­tos mal­sa­nos, no le ha­ce fal­ta ali­ño­sos con­di­men­tos (in­clu­so los sa­nos), ni pre­pa­ra­cio­nes cu­li­na­rias pa­ra co­mer con de­li­cia cual­quier man­jar sen­ci­llo, pues el ape­ti­to na­tu­ral es el me­jor de to­dos los con­di­men­tos.

Sin ham­bre, has­ta los ali­men­tos más ex­qui­si­tos cau­san has­tío; por el con­tra­rio, con ham­bre fi­sio­ló­gi­ca, los co­mes­ti­bles más or­di­na­rios son pla­ce­res pa­ra un gus­to sano, no irri­ta­do por ex­ci­tan­tes.

Be­ber: Igual­men­te, al que be­be con sed le re­sul­tan de­li­cio­sas to­das las be­bi­das sa­nas, y en pri­mer lu­gar el agua. Úni­ca­men­te se de­be be­ber cuan­do se ma­ni­fies­te la sed na­tu­ral, y co­mer cuan­do se pre­sen­te el ham­bre ver­da­de­ra, co­mo ha­cía el gran Só­cra­tes. Ade­más, se ha de go­zar ca­da bo­ca­do, mas­ti­cán­do­lo e in­sa­li­ván­do­lo des­pa­cio y en si­len­cio, has­ta trans­for­mar­lo en una pa­pi­lla dul­ce o ca­si dul­ce; así, el pla­cer del pa­la­dar du- ra más y la di­ges­tión y la asi­mi­la­ción son más per­fec­tas.

La sed y el ham­bre se­rán nor­ma­les, y so­la­men­te re­cla­ma­rán lo in­dis­pen­sa­ble pa­ra el organismo, sin ex­ce­der­se ja­más, una vez desecha­dos los con­di­men­tos ex­ci­tan­tes, ex­clu­yen­do por com­ple­to la sal o usan­do la yo­da­da, ma­li­na o sin so­dio, siem­pre con la má­xi­ma mo­de­ra­ción y só­lo en los pla­tos co­ci­na­dos en que real­men­te se pre­ci­se.

La co­ci­na ve­ge­ta­ria­na de­lei­ta al gus­to sin tras­tor­nar el ham­bre fi­sio­ló­gi­ca; co­mo sus con­di­men­tos, nu­me­ro­sos e inofen­si­vos, no son tan ex­ci­tan­tes, el ape­ti­to no es­tá nun­ca su­ble­va­do. Los aro­mas de la co­ci­na ve­ge­ta­ria­na tam­bién fas­ci­nan al ol­fa­to, con la ven­ta­ja de que sus gui­sos no obli­gan al pa­la­dar a co­mer más de las ne­ce­si­da­des or­gá­ni­cas.

En con­clu­sión, quien an­síe la for­tu­na de la sa­lud au­tén­ti­ca, nun­ca ha de in­ge­rir más ali­men­tos de los que pre­ci­se el ham­bre nor­mal; es­to es, si el es­tó­ma­go di­ce: ¡bas­ta!, hay que ce­sar de co­mer, aun­que los man­ja­res sean ape­ti­to­sos pa­ra la vis­ta, el ol­fa­to o el gus­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.