La pos­tu­ra na­tu­ral de la de­yec­ción

Integral Extra - - VIDA SALUDABLE -

To­do el mun­do de­be­ría sa­ber, por­que ya se ha ol­vi­da­do, que la po­si­ción en cu­cli­llas es el mo­do na­tu­ral del hombre pa­ra rea­li­zar la de­fe­ca­ción de for­ma ca­bal; os la úni­ca pos­tu­ra que per­mi­te ejer­ci­tar –abrir y ce­rrar– fá­cil­men­te los es­fín­te­res del ano; en otras pa­la­bras, es la pos­tu­ra que co­rres­pon­de al ser hu­mano por su anato­mía. De es­ta ma­ne­ra, los mus­los pre­sio­nan so­bre el ab­do­men, ade­más de ser la más ap­ta pa­ra que la S sig­moi­dea em­pu­je per­fec­ta­men­te la ca­ca ha­cia el rec­to, y és­te, a su vez, ha­cia el ano. Es­ta po­si­ción fue la adop­ta­da por el hombre en sus orígenes; por tan­to, es el mo­do na­tu­ral pa­ra de­fe­car sin le­sio­nar la mus­cu­la­tu­ra anal.

Ca­gar sen­ta­do en la ta­za del re­tre­te qui­zá sea có­mo­do pa­ra las asen­ta­de­ras, mas re­sul­ta per­ni­cio­so pa­ra el ca­galar, la S sig­moi­dea y los múscu­los que in­ter­vie­nen en la eva­cua­ción. Co­mo quie­ra que los ex­cu­sa­dos no son con­ve­nien­tes pa­ra de­fe­car en cu­cli­llas, los na­tu­ris­tas e hi­gie­nis­tas ha­ce años que se in­ge­nia­ron un ar­ti­fi­cio pa­ra fa­ci­li­tar la de­yec­ción na­tu­ral: se tra­ta de co­lo­car un ta­bu­re­te, de la mis­ma al­tu­ra que la ta­za del ser­vi­cio o dos de­dos más ba­jo, de­lan­te del eva­cua­to­rio. Lue­go nos po­ne­mos en cu­cli­llas en­ci­ma de él, pro­cu­ran­do que los ta­lo­nes des­can­sen so­bre el bor­de de la ta­za, y ac­to se­gui­do ca­gamos den­tro del ex­cu­sa­do. En su de­fec­to, sir­ve tam­bién un cu­bo u otro re­ci­pien­te vuel­to al re­vés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.