As­pec­tos nu­tri­cio­na­les

Integral Extra - - VIDA SALUDABLE -

D-fe­ni­la­la­ni­na: El uso del ami­noá­ci­do D-fe­ni­la­la­ni­na pa­ra el con­trol del do­lor ha re­ci­bi­do una con­si­de­ra­ble aten­ción por par­te de la pren­sa no es­pe­cia­li­za­da, pe­ro la evi­den­cia cien­tí­fi­ca es he­te­ro­gé­nea. Aun cuan­do al­gu­nos es­tu­dios se­rios han de­mos­tra­do un 50% de re­duc­ción del do­lor, otros no pu­die­ron re­pro­du­cir es­te re­sul­ta­do. La D-fe­ni­la­la­ni­na pa­re­ce po­ten­ciar los efec­tos anal­gé­si­cos de la as­pi­ri­na y la acu­pun­tu­ra.

L-trip­tó­fano: En va­rios es­tu­dios do­ble cie­go se ha de­tec­ta­do que un su­ple­men­to de trip­tó­fano era un anal­gé­si­co sua­ve, si­mi­lar en su efec­to a la as­pi­ri­na. Se ha en-

gran par­te de la en­zi­ma que pro­du­ce el áci­do ara­qui­dó­ni­co, la die­ta es la fuen­te prin­ci­pal del ci­ta­do áci­do, pre­cur­sor de va­rias pros­ta­glan­di­nas in­fla­ma­to­rias im­por­tan­tes. Re­du­cien­do el con­su­mo de gra­sas ani­ma­les (la úni­ca fuen­te die­té­ti­ca del áci­do ara­qui­dó­ni­co) se pue­de lo­grar una no­ta­ble re­duc­ción de los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios atri­bui­dos a la cas­ca­da de di­cho áci­do. • Áci­do ei­co­sa­pen­ta­noi­co. Co­mer pes­ca­do más gra­so (ca­ba­lla, aren­ques y sal­món, por ejem­plo) pro­du­ce un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de áci­do ei­co­sa­pen­ta­noi­co en los re­ser­vo­rios de los áci­dos gra­sos. Es­to es im­por­tan­te, ya que el áci­do ei­co­sa­pen­ta­noi­co disminuye la li­be­ra­ción del áci­do ara­qui­dó­ni­co que con­fi­na la mem­bra­na, de­cre­cien­do, por con­si­guien­te, la mag­ni­tud de la cas­ca­da de áci­do ara­qui­dó­ni­co; for­ma me­nos pro­duc­tos in­fla­ma­to­rios po­ten­tes que los de­ri­va­dos del áci­do ara­qui­cló­ni­co; y disminuye la sín­te­sis de los me­dia­do­res de la in­fla­ma­ción. • Ca­fé. Ha­ce unos años se des­cu­brió que el ca­fé ins­tan­tá­neo blo­quea los re­cep­to­res opiá­ceos del ce­re­bro de las ra­tas. Es­to es im­por­tan­te, pues­to que las en­dor­fi­nas (opiá­ceos na­tu­ra­les del cuer­po) son par­te de los me­ca­nis­mos in­ter­nos que con­tro­lan con­tra­do efi­caz en el tra­ta­mien­to del do­lor fa­cial cró­ni­co, el do­lor den­tal, el do­lor ex­pe­ri­men­tal y des­pués de la ci­ru­gía del ca­nal de las raí­ces den­ta­les. Su mo­do de ac­ción es des­co­no­ci­do, pe­ro se su­po­ne que con­sis­te en au­men­tar el um­bral de to­le­ran­cia del do­lor, in­ver­tir la to­le­ran­cia a los opiá­ceos y dis­mi­nuir la per­cep­ción del do­lor.

Vi­ta­mi­na B1: En el de­ce­nio de 1940, po­co des­pués de que se sin­te­ti­za­ra por pri­me­ra vez la tia­mi­na (en­ton­ces se la lla­ma­ba aneu­ri­na), se uti­li­za­ban gran­des do­sis ora­les e in­yec­ta­bles pa­ra ali­viar el do­lor. Se co­mu­ni­có que era efi­caz pa­ra el do­lor de las ex­trac­cio­nes den­ta­les, la ja­que­ca, las úl­ce­ras va­ri­co­sas, la ampu­tación de ex­tre­mi­da­des, la os­teo­po­ro­sis y el cán­cer in­cu­ra­ble.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, no to­da la in­ves­ti­ga­ción en­con­tró los mis­mos re­sul­ta­dos y no pa­re­ce que se ha­ya pro­se­gui­do es­te pro­me­te­dor tra­ba­jo. Se pen­só que su mo­do de ac­ción se de­bía a las de­man­das de es­te nu­trien­te por par­te del sis­te­ma neu­ro­ló­gi­co y a sus pro­pie­da­des va­so­di­la­ta­do­ras.

el do­lor (blo­quear los lu­ga­res re­cep­to­res ha­ce al cuer­po más re­cep­ti­vo al do­lor). El té ins­tan­tá­neo, el ca­cao, los pol­vos pa­ra ha­cer so­pa, los cu­bi­tos de cal­do y los ex­trac­tos de yo­gur y que­so cre­mo­so no pre­sen­tan es­ta ac­ti­vi­dad blo­quea­do­ra.

EN­FO­QUES PSI­CO­LÓ­GI­COS

Los en­fo­ques psi­co­ló­gi­cos se pro­po­nen pro­por­cio­nar con­trol, co­mu­ni­ca­ción, re­la­ja­ción, con­cen­tra­ción de la aten­ción y apo­yo. Exis­te una con­si­de­ra­ble in­ves­ti­ga­ción que apo­ya el uso de unos y otros en la evo­lu­ción de la to­le­ran­cia al do­lor. Se han desa­rro­lla­do va­rias es­tra­te­gias pa­ra ayu­dar a los in­di­vi­duos a con­tro­lar el do­lor. • Es­tra­te­gias cog­ni­ti­vas. La in­ves­ti­ga­ción ha de­mos­tra­do con cla­ri­dad que cuan­ta mayor com­pren­sión tie­ne una per­so­na acer­ca de lo que le es­tá su­ce­dien­do du­ran­te una ex­pe­rien­cia do­lo­ro­sa (par­ti­cu­lar­men­te si exis­te al­gún con­trol so­bre el do­lor), me­nor do­lor ex­pe­ri­men­ta­rá. De mo­do si­mi­lar, la in­for­ma­ción re­ci­bi­da con an­te­rio­ri­dad a la ini­cia­ción de un do­lor ex­pe­ri­men­tal o qui­rúr­gi­co disminuye con­sis­ten­te­men­te la per­cep­ción del do­lor. Gran par­te de la in­ves­ti­ga­ción que se ha rea­li­za­do en es­te cam­po ha es­tu­dia­do a las mu­je­res du­ran­te el par­to y apa­re­ce ti­pi­fi­ca­da en un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo en EEUU (Univ. de Wis­con­sin), en el que se usó agua he­la­da pa­ra pro­bar có­mo per­ci­bían y re­sis­tían el do­lor un gru­po de mu­je­res a las que se les ha­bía en­se­ña­do los mé­to­dos uti­li­za­dos en las cla­ses de pre­pa­ra­ción pa­ra el par­to. Se em­plea­ron dos gru­pos con­trol: un gru­po no re­ci­bió apren­di­za­je y al otro se le ofre­cie­ron dis­trac­cio­nes du­ran­te las prue­bas. Las que ha­bían apren­di­do téc­ni­cas de pre­pa­ra­ción pa­ra el par­to sin­tie­ron só­lo en torno a la mi­tad del do­lor y lo re­sis­tie­ron dos ve­ces y me­dia más. Las es­tra­te­gias me­jo­ra­ron con la prác­ti­ca. • Con­cen­trar la aten­ción. Los in­ves­ti­ga­do­res han des­cu­bier­to que con­cen­trar la aten­ción fun­cio­na efi­caz­men­te co­mo anal­gé­si­co en los do­lo­res de par­to. Ta­les es­tra­te­gias se ven apo­ya­das con fuer­za por gran par­te de la in­ves­ti­ga­ción psi­co­ló­gi­ca. El en­fo­que pue­de es­tar en una res­pues­ta en opo­si­ción, co­mo en un es­tu­dio en el que se de­mos­tró que cuan­do la aten­ción se di­ri­gía a unas dia­po­si­ti­vas de au­to pre­sen­ta­ción aje­nas, los in­di­vi­duos eran ca­pa­ces de au­men­tar su to­le­ran­cia al do­lor del agua fría.

La efi­ca­cia de con­cen­trar la aten­ción en una res­pues­ta en opo­si­ción se mues­tra tam­bién en el uso de la hip­no­sis co­mo anal­gé­si­co y en los es­ta­dos me­di­ta­ti­vos de los ra­ja yo­guis. Es­tos yo­guis son ca­pa­ces de con­cen­trar su aten­ción so­bre la pun­ta de la na­riz o un pun­to de la par­te pos­te­rior del crá­neo, y evi­tar así cual­quier reac­ción fi­sio­ló­gi­ca al agua fría, las lu­ces des­lum­bran­tes o los so­ni­dos re­pen­ti­nos.

Otros prac­ti­can­tes, en prue­bas de con­trol del do­lor po­co fre­cuen­tes (co-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.