Plan­tas me­di­ci­na­les en ca­sa pa­ra la sa­lud, be­lle­za y bie­nes­tar

Integral Extra - - EDITORIAL - JAUME ROSSELLÓ DI­REC­TOR DE IN­TE­GRAL

Pre­sen­ta­mos de nue­vo la pri­me­ra en­tre­ga so­bre plan­tas me­di­ci­na­les con lo más bá­si­co que con­vie­ne sa­ber so­bre ellas, con­ve­nien­te­men­te ac­tua­li­za­do con las plan­tas de uso co­mún que más se uti­li­zan. Las plan­tas han si­do em­plea­das pa­ra ali­viar los ma­les de la hu­ma­ni­dad des­de tiem­pos re­mo­tos: des­de ha­ce por lo me­nos cua­tro mil años, en Chi­na ya exis­tía un co­no­ci­mien­to de las plan­tas me­di­ci­na­les y sus efec­tos te­ra­péu­ti­cos; y du­ran­te mi­le­nios se acu­mu­la­ría es­te sa­ber en las cul­tu­ras más di­ver­sas. Es par­te in­te­gral de sis­te­mas cu­ra­ti­vos co­mo el ayur­ve­da en la In­dia, las tra­di­cio­nes cu­ra­ti­vas de los indios nor­te­ame­ri­ca­nos o la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na.

A na­die sor­pren­de que, en es­tos mo­men­tos, al­gu­nas de las más avan­za­das in­ves­ti­ga­cio­nes en me­di­ci­na y far­ma­co­lo­gía se es­tén lle­van­do a ca­bo con plan­tas me­di­ci­na­les. Es­to in­clu­ye tan­to la con­fir­ma­ción de la ma­yo­ría de usos tra­di­cio­na­les, co­mo el ha­llaz­go de nue­vas e im­por­tan­tes apli­ca­cio­nes, la ma­yo­ría de ti­po mé­di­co.

Sin em­bar­go, na­da re­sul­ta tan fas­ci­nan­te co­mo los ha­llaz­gos de los di­fe­ren­tes efec­tos de las plan­tas se­gún co­mo se com­bi­nan. En la bue­na me­di­ci­na na­tu­ral e in­te­gra­ti­va, en don­de se abor­da ca­da ca­so de for­ma más per­so­na­li­za­da, el pa­pel de las plan­tas me­di­ci­na­les y sus prin­ci­pios ac­ti­vos, jun­to a sus efec­tos más su­ti­les, re­sul­ta re­ve­la­dor y una mag­ní­fi­ca fuente de co­no­ci­mien­to.

En el si­glo pa­sa­do, el em­pu­je de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca hi­zo que los re­cur­sos te­ra­péu­ti­cos ba­sa­dos en el em­pleo de plan­tas me­di­ci­na­les fue­ran per­ci­bi­dos con des­dén. Sin em­bar­go, en las úl­ti­mas dé­ca­das la fi­to­te­ra­pia –el uso de las plan­tas con fi­nes cu­ra­ti­vos– ha re­sur­gi­do con fuer­za, en una mues­tra del enor­me po­ten­cial cu­ra­ti­vo que en­cie­rra el mun­do ve­ge­tal y que los cien­tí­fi­cos no ha­cen sino con­fir­mar.

Por otra par­te, ya no va a ser po­si­ble pa­ten­tar ni ad­qui­rir de­re­chos ex­clu­si­vos pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción de las plan­tas, lo que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te es­ti­mu­la su es­tu­dio por par­te de uni­ver­si­da­des, en­ti­da­des gu­ber­na­men­ta­les e in­clu­so la­bo­ra­to­rios con otras pre­mi­sas. Nun­ca co­mo has­ta aho­ra los cien­tí­fi­cos es­tán es­tu­dian­do tan­to las pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas de mu­chas plan­tas, im­por­tan­tí­si­mas, por­que pue­den dar ori­gen a nue­vos an­ti­bió­ti­cos, más pre­ci­sos, se­lec­ti­vos… y na­tu­ra­les.

En es­te nue­vo nú­me­ro ex­tra de In­te­gral he­mos re­co­gi­do una se­lec­ción de plan­tas bá­si­cas, sen­ci­llas de co­no­cer y ob­te­ner, jun­to a sus apli­ca­cio­nes cu­ra­ti­vas más im­por­tan­tes. Es inevi­ta­ble men­cio­nar que la elec­ción de unas cuan­tas de­ce­nas nos ha obli­ga­do a des­car­tar cen­te­na­res de otras, no me­nos ex­ce­len­tes. Nos gus­ta­ría pre­sen­ta­ros mu­chas más, pe­ro es al­go que en es­ta oca­sión se li­mi­ta al al­can­ce de estas pá­gi­nas dis­po­ni­bles. De to­das for­mas, he­mos pro­cu­ra­do mos­trar­las de la ma­ne­ra más prác­ti­ca po­si­ble, jun­to a una bre­ví­si­ma pa­no­rá­mi­ca de sus apli­ca­cio­nes. ¡Sa­lud!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.