Apli­ca­cio­nes con plan­tas me­di­ci­na­les

¿Por qué usar plan­tas me­di­ci­na­les? Las plan­tas me­di­ci­na­les han si­do el re­cur­so de sa­lud por ex­ce­len­cia des­de tiem­po in­me­mo­rial y su uso ha ido evo­lu­cio­nan­do has­ta la mo­der­na far­ma­co­lo­gía.

Integral Extra - - SUMARIO -

Dis­po­ner de un buen bo­ti­quín ca­se­ro con plan­tas me­di­ci­na­les es agra­da­ble y sa­lu­da­ble. An­tes de que co­mien­ces a plan­tar, se­car o guar­dar las plan­tas en ca­sa, mira es­tos con­se­jos.

La ri­ca tra­di­ción cul­tu­ral que he­mos he­re­da­do in­clu­ye el la­do me­di­ci­nal, en el que los re­me­dios ca­se­ros, fru­to de la ex­pe­ri­men­ta­ción y con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos a lo lar­go de los si­glos, se trans­mi­ten de una ge­ne­ra­ción a otra. Hoy en día se ha per­di­do en gran par­te es­ta trans­mi­sión de co­no­ci­mien­tos, so­bre to­do en las ciu­da­des; por eso con­vie­ne res­ca­tar es­te im­por­tan­te fon­do de co­no­ci­mien­to. Re­cu­pe­rar lo me­jor de la tra­di­ción her­bo­ris­ta, jun­to a los ac­tua­les co­no­ci­mien­tos en fi­to­te­ra­pia, es uno de los gran­des re­cur­sos de la me­di­ci­na na­tu­ral.

Las em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas es­tán in­cre­men­tan­do sus lí­neas de in­ves­ti­ga­ción de plan­tas me­di­ci­na­les e in­vier­ten tan­to en un ma­yor co­no­ci­mien­to de es­pe­cies y va­rie­da­des –en am­plias re­gio­nes del Ama­zo­nas, por ejem­plo–, co­mo en el des­cu­bri­mien­to en el la­bo­ra­to­rio de sus po­si­bles nue­vas pro­pie­da­des y apli­ca­cio­nes. Aho­ra bien, co­mo afir­ma el mé­di­co na­tu­ris­ta Dr. Pe­dro Ró­de­nas, “¿He­mos de es­pe­rar que la cien­cia va­ya des­cu­brien­do los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios (las vi­ta­mi­nas a prin­ci­pios del si­glo XX, los bio­fla­vo­noi­des y an­ti­oxi­dan­tes a fi­na­les del si­glo XX…) pa­ra co­no­cer cuál es la die­ta ade­cua­da, o he­mos de en­ten­der que en las plan­tas y en los ali­men­tos, tal co­mo nos los brin­da la na­tu­ra­le­za, ya es­tán pre­sen­tes, en la pro­por­ción y ener­gía po­ten­cial ade­cua­da, los nu­trien­tes co­no­ci­dos y los to­da­vía des­co­no­ci­dos?”. Por eso la prác­ti­ca na­tu­ris­ta tra­di­cio­nal, ba­sa­da en la ali­men­ta­ción y ejer­ci­cio ade­cua­dos, bus­ca vi­vir con un ma­yor equi­li­brio y ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za. Y se en­ri­que­ce con las plan­tas me­di­ci­na­les, otro de los pi­la­res en la pre­ven­ción y tra­ta­mien­to de los tras­tor­nos más co­mu­nes.

¿CÓ­MO CONSEGUIRLAS?

Es im­por­tan­te que las plan­tas me­di­ci­na­les –tan­to si han cre­ci­do en for­ma sil­ves­tre co­mo si han si­do cul­ti­va­das– no es­tén con­ta­mi­na­das por re­si­duos tó­xi­cos ni ha­yan si­do tra­ta­das con abo­nos, in­sec­ti­ci­das o pes­ti­ci­das, ya que en lu­gar de be­ne­fi­ciar­nos nos per­ju­di­ca­rían. Lo ideal se­ría ir de pa­seo a la mon­ta­ña y re­co­lec­tar un po­co (y de­ci­mos un po­co, no se tra­ta de ex­po­liar el en­torno na­tu­ral) de to­mi­llo, ro­me­ro, anís, or­ti­ga, etc., se­car­las en ca­sa y guar­dar­las pa­ra ir­las usan­do cuan­do lo ne­ce­si­te­mos. Si no nos es po­si­ble, hay que bus­car un her­bo­la­rio de con­fian­za, es de­cir, con hon­ra­dez y cohe­ren­cia con el prin­ci­pio de ayu­dar a res­ta­ble­cer la sa­lud. Es­to es im­por­tan­te, por­que las plan­tas que ven­den es­tos her­bo­la­rios se­rán na­tu­ra­les, lim­pias y bien ma­ni­pu­la­das en el sen­ti­do de su cul­ti­vo, re­co­lec­ción y al­ma­ce­na­je.

¿CÓ­MO SE USAN LAS PLAN­TAS ME­DI­CI­NA­LES?

De­pen­dien­do de la afec­ción, po­de­mos usar las plan­tas por vía in­ter­na (be­bien­do sus prin­ci­pios ac­ti­vos di­suel­tos en un lí­qui­do, ha­cien­do vahos o po­nién­do­nos un enema) y ex­ter­na (en ba­ños, com­pre­sas, mas­ca­ri­llas, em­plas­tos o ca­ta­plas­mas, ma­sa­jes, gar­ga­ris­mos, etc.).

Pre­cau­cio­nes. Pa­ra el uso de plan­tas co­mo re­me­dio cu­ra­ti­vo se­gui­re­mos las mis­mas pre­cau­cio­nes que pa­ra cual­quier otro mé­to­do o re­me­dio. Por ejem­plo, en ca­so de em­ba­ra­zo, o en ni­ños y an­cia­nos só­lo se usa­rán las que pres­cri­ba el mé­di­co o fi­to­te­ra­peu­ta.

Ade­más, las plan­tas me­di­ci­na­les nos en­se­ñan a ocu­par­nos ac­ti­va­men­te de nues­tra sa­lud, en vez de ig­no­rar­la o de de­le­gar­la has­ta en las cues­tio­nes sim­ples.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.