59 plan­tas que cu­ran

¿Quie­res sa­ber qué plan­ta me­di­ci­nal te con­vie­ne? Aquí tie­nes un prác­ti­co lis­ta­do con las 40 es­pe­cies más co­mu­nes, sus be­ne­fi­cios y for­mas de uso.

Integral Extra - - SUMARIO -

He­mos se­lec­cio­na­do al­gu­nas plan­tas me­di­ci­na­les que va­le la pe­na que es­tén en cual­quier do­mi­ci­lio. Dis­po­ni­bles des­de ha­ce mi­les de años, hoy vi­ven ol­vi­da­das pa­ra una gran ma­yo­ría.

Cer­ca de 70.000 plan­tas me­di­ci­na­les di­fe­ren­tes se uti­li­zan a dia­rio en to­do el mun­do. Y no pien­ses que só­lo es co­sa de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal. Los la­bo­ra­to­rios no ce­san en su em­pe­ño de des­cu­brir nue­vas apli­ca­cio­nes far­ma­co­ló­gi­cas a los múl­ti­ples prin­ci­pios ac­ti­vos que po­seen estas plan­tas. Di­chos prin­ci­pios son sus­tan­cias que ejer­cen una ac­ción far­ma­co­ló­gi­ca so­bre el or­ga­nis­mo vi­vo. Y hay mu­chas. Cons­ti­tu­yen apro­xi­ma­da­men­te la sép­ti­ma par­te de to­das las es­pe­cies ve­ge­ta­les exis­ten­tes y son un ex­ce­len­te alia­do a la ho­ra de tra­tar di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des y do­len­cias. Pe­ro cui­da­do: que una plan­ta dis­pon­ga de prin­ci­pios ac­ti­vos no sig­ni­fi­ca que to­dos sean be­ne­fi­cio­sos. Mu­chos de ellos re­sul­tan com­ple­ta­men­te ino­cuos, pe­ro en oca­sio­nes pue­den con­te­ner sus­tan­cias tó­xi­cas e in­clu­so pe­li­gro­sas, co­mo el ca­so de la es­tric­ni­na (nuez vó­mi­ca), o la di­gi­ta­li­na (de­da­le­ra).

¿”SIM­PLES” O PRIN­CI­PIOS AC­TI­VOS?

“Sim­ple” es una sus­tan­cia ve­ge­tal em­plea­da ba­jo su for­ma in­te­gral: in­fu­sión, ex­trac­to, tin­tu­ra, etc. Y por prin­ci­pios ac­ti­vos se en­tien­den los com­po­nen­tes quí­mi­cos de las plan­tas a los que se de­be su ac­ción pri­mor­dial, co­mo los al­ca­loi­des o los glu­có­si­dos.

La far­ma­co­pea ac­tual uti­li­za tan só­lo los prin­ci­pios ac­ti­vos, sean és­tos áci­dos, re­si­nas, gra­sas o mu­cí­la­gos, que evi­den­te­men­te per­mi­ten apli­ca­cio­nes con una pre­ci­sa do­si­fi­ca­ción y no es­tán su­je­tas a al­te­ra­cio­nes bio­quí­mi­cas que mo­di­fi­quen su cons­ti­tu­ción.

Pe­ro tie­nen el in­con­ve­nien­te de no ofre­cer más que una ac­ción par­cial e in­com­ple­ta, di­fe­ren­te de la que se ob­ten­dría con la plan­ta ín­te­gra. Por eso ca­da vez más mé­di­cos y te­ra­peu­tas con­si­de­ran, jun­to al cé­le­bre Dr. Eduardo Al­fon­so, que a me­nu­do “el ais­la­mien­to de prin­ci­pios ac­ti­vos es, en prin­ci­pio, un error te­ra­péu­ti­co”. Por eso se di­ce que la fi­to­te­ra­pia de­be en­ri­que­cer­se más por la ex­pe­rien­cia clí­ni­ca y fi­sio­ló­gi­ca que por el análisis, ya que por de­fi­ni­ción siem­pre ha­brá ele­men­tos en la cons­ti­tu­ción de un ve­ge­tal, o de cual­quier otro or­ga­nis­mo de la na­tu­ra­le­za, que se es­ca­pe a los ins­tru­men­tos de me­di­ción del cien­tí­fi­co.

Por otra par­te hay que te­ner en cuen­ta al uti­li­zar los sim­ples que las pro­por­cio­nes de las sus­tan­cias ac­ti­vas que los com­po­nen va­rían, a ve­ces con­si­de­ra­ble­men­te, se­gún la edad de la plan­ta, el te­rreno don­de se cría o los abo­nos que se le fa­ci­li­tan, el cli­ma del lu­gar, la épo­ca del año o la ho­ra del día en que se re­co­lec­tan.

Y tam­bién de­pen­de de ca­da ca­so y de ca­da plan­ta. Si se tra­ta de mal­va, por ejem­plo, y se bus­ca una ac­ción emo­lien­te, con lo que lo mis­mo se ablan-

da un fo­rúncu­lo con em­plas­tos co­mo la tos se­ca con in­fu­sión, no se­rá per­ju­di­cial to­mar más o me­nos can­ti­dad de plan­tas. Sin em­bar­go exis­ten otras es­pe­cies ve­ge­ta­les que con­tie­nen sus­tan­cias muy ac­ti­vas que re­quie­ren una do­si­fi­ca­ción muy pre­ci­sa.

PLAN­TAS ME­DI­CI­NA­LES Y ME­DI­CI­NA NA­TU­RAL

Los mé­di­cos na­tu­ris­tas con­si­de­ran de for­ma di­fe­ren­te el em­pleo de los prin­ci­pios ac­ti­vos con­te­ni­dos en los fár­ma­cos de los que tan­to uso ha­ce la me­di­ci­na ofi­cial. Cuan­do re­co­mien­dan una de­ter­mi­na­da plan­ta al en­fer­mo no lo ha­cen pa­ra eli­mi­nar los sín­to­mas de la en­fer­me­dad (que no son más que es­fuer­zos que rea­li­za el or­ga­nis­mo pa­ra re­cu­pe­rar el equi­li­brio) sino, al con­tra­rio, en­cau­zar­los, ace­le­rar­los o re­tar­dar­los, se­gún los ca­sos, pa­ra una fe­liz re­cu­pe­ra­ción y vuel­ta a la sa­lud. Por eso la pre­ten­sión de eli­mi­nar con fár­ma­cos (dro­gas) los sín­to­mas de una en­fer­me­dad es una ac­ti­tud re­pre­si­va de la fuer­za vi­tal que tien­de a man­te­ner el equi­li­brio or­gá­ni­co en una uni­dad fí­si­ca, psí­qui­ca y es­pi­ri­tual. Has­ta don­de sea po­si­ble, he­mos pro­cu­ra­do que los tex­tos de es­ta re­vis­ta re­co­bren el an­ti­guo res­pe­to ha­cia unos re­me­dios ca­se­ros de efi­ca­cia de­mos­tra­da a lo lar­go de los si­glos, y que se de­ri­va en un me­jor co­no­ci­mien­to de las vir­tu­des te­ra­péu­ti­cas de las plan­tas.

Los prin­ci­pios ac­ti­vos de las plan­tas son ex­ce­len­tes alia­dos pa­ra el tra­ta­mien­to de múl­ti­ples en­fer­me­da­des y do­len­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.