Flo­res de Bach

Los re­me­dios flo­ra­les del Dr. Ed­ward Bach son un con­jun­to de 38 esen­cias na­tu­ra­les uti­li­za­dos pa­ra tra­tar dis­tin­tas en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por emo­cio­nes ne­ga­ti­vas. De to­das ellas, 34 pro­ce­den de flo­res sil­ves­tres, 3 son de flo­res cul­ti­va­das y tan só­lo un

Integral Extra - - SUMARIO -

Los re­me­dios flo­ra­les del Dr. Ed­ward Bach son un con­jun­to de 38 esen­cias na­tu­ra­les uti­li­za­dos pa­ra tra­tar dis­tin­tas en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por emo­cio­nes ne­ga­ti­vas. De to­das ellas, 34 pro­ce­den de flo­res sil­ves­tres, 3 son de flo­res cul­ti­va­das y tan só­lo una (agua de ro­ca) es de ori­gen mi­ne­ral.

El mé­di­co, bac­te­rió­lo­go, pa­tó­lo­go y ho­meó­pa­ta in­glés Ed­ward Bach ha pa­sa­do a la his­to­ria por ser el crea­dor de los Re­me­dios Flo­ra­les de Bach. Es­te es­tu­dio­so de las esen­cias flo­ra­les con fi­nes te­ra­péu­ti­cos em­pe­zó pron­to a bus­car for­mas al­ter­na­ti­vas de tra­tar a sus pa­cien­tes. Con los me­dios que dis­po­nía no ob­te­nía los re­sul­ta­dos que es­pe­ra­ba o dis­ta­ban mu­cho de su ideal de cu­ra­ción: sen­ci­lla, efec­ti­va, du­ra­de­ra y pa­ra to­dos los pa­cien­tes.

Su em­pe­ño lo lle­vó a Ga­les, don­de en­tre 1930 y 1936, em­pe­zó a se­lec­cio­nar una se­rie de flo­res ba­sán­do­se en su ener­gía y fre­cuen­cia vi­bra­to­ria. Tras años de es­tu­dio, creó un sis­te­ma de cu­ra­ción de los es­ta­dos ne­ga­ti­vos del al­ma ba­sa­do en la con­vic­ción de que la en­fer­me­dad es re­sul­ta­do de la des­ar­mo­nía vi­bra­to­ria de las emo­cio­nes.

Pa­ra ela­bo­rar los re­me­dios, re­co­gía el ro­cío de­po­si­ta­do en ellas, o las co­lo­ca­ba en un re­ci­pien­te con agua y las ex­po­nía al sol has­ta que el ca­lor tras­la­da­ba su fuer­za vi­tal al lí­qui­do, que lle­ga­ba a bur­bu­jear. Des­pués, em­bo­te­lla­ba el agua y le aña­día una pe­que­ña can­ti­dad de al­cohol pa­ra que se con­ser­va­ra me­jor. Un de­ter­mi­na­do ti­po de flo­res fue­ron her­vi­das du­ran­te me­dia ho­ra. Bach agru­pó las esen­cias en sie­te gru­pos emo­cio­na­les pa­ra tra­tar el mie­do,

la in­cer­ti­dum­bre, la so­le­dad, el des­alien­to y la de­ses­pe­ra­ción, la fal­ta de in­te­rés por el en­torno, la hi­per­sen­si­bi­li­dad a las opi­nio­nes aje­nas y la ex­ce­si­va preo­cu­pa­ción por el bie­nes­tar de los de­más. Las esen­cias pue­den com­bi­nar­se en­tre sí pe­ro se ha ob­ser­va­do que cuan­tas me­nos se ad­mi­nis­tren al mis­mo tiem­po, más rá­pi­do, pro­fun­do y du­ra­de­ro es su efec­to. Se re­co­mien­da tra­tar pri­me­ro lo más ur­gen­te pa­ra el pa­cien­te y lue­go pa­sar al res­to de pro­ble­mas emo­cio­na­les. Es­to re­quie­re de gran dis­ci­pli­na por par­te de la per­so­na, ya que si su cua­dro es com­pli­ca­do, el tra­ta­mien­to pue­de ser lar­go. El má­xi­mo re­co­men­da­do por el Dr. Bach es de sie­te flo­res al mis­mo tiem­po, aun­que sue­le es­tu­diar­se ca­da ca­so en par­ti­cu­lar. En ho­me­na­je a su crea­dor, jun­to al nom­bre la­tino se sue­le in­cluir el nom­bre ori­gi­nal en in­glés.

EN CA­SA

En ge­ne­ral, los re­me­dios flo­ra­les de Bach son muy in­di­ca­dos pa­ra el au­to­tra­ta­mien­to o pa­ra tra­tar a fa­mi­lia­res y ami­gos. Tam­bién se re­co­mien­dan por ejem­plo en ca­so de pro­ble­mas es­co­la­res, dis­cu­sio­nes fa­mi­lia­res o di­fi­cul­ta­des en el tra­ba­jo. Sin em­bar­go, no es re­co­men­da­ble tra­tar a per­so­nas des­co­no­ci­das por­que pa­ra que la te­ra­pia ten­ga éxi­to es im­por­tan­te te­ner in­for­ma­ción de­ta­lla­da de la per­so­na.

Una de las gran­des ventajas es que los re­me­dios flo­ra­les no tie­nen efec­tos se­cun­da­rios ni es­tán con­tra­in­di­ca­dos en nin­gún ca­so, e in­clu­so pue­den to­mar­se jun­to con otros me­di­ca­men­tos.

Ce­ra­tos­tig­ma - Ce­ra­to ( Ce­ra­tos­tig­ma will­mot­tia­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.