Los otros re­me­dios flo­ra­les

Ade­más de las Flo­res del Dr. Bach. exis­ten otros re­me­dios efi­cien­tes, pe­ro me­nos co­no­ci­dos. To­dos tie­nen idén­ti­co ob­je­ti­vo: el cui­da­do del al­ma.

Integral Extra - - SUMARIO -

Ade­más de las Flo­res del Dr. Bach. exis­ten otros re­me­dios efi­cien­tes, pe­ro me­nos co­no­ci­dos. To­dos tie­nen idén­ti­co ob­je­ti­vo: el cui­da­do del al­ma.

Los re­me­dios flo­ra­les, co­mo las fa­mo­sas 38 flo­res ori­gi­na­les del Dr. Ed­ward Bach, vi­ven una ver­da­de­ra ex­pan­sión. En es­tos mo­men­tos hay unas 1.000 tin­tu­ras de flo­res y si­guen au­men­tan­do. Son ca­da vez más las per­so­nas uti­li­zan las go­tas flo­ra­les pa­ra pro­te­ger­se de las en­fer­me­da­des co­ti­dia­nas del cuer­po y del al­ma. Tal co­mo el Dr. Bach ha­bía ima­gi­na­do, o sea co­mo me­di­ca­men­to pre­ven­ti­vo, “ener­gé­ti­co”, ca­paz de re­me­diar mu­chas do­len­cias en los “cuer­pos hu­ma­nos su­ti­les” an­tes de que és­tas se con­vier­tan en do­len­cias or­gá­ni­cas gra­ves. Un mo­ti­vo pa­ra es­ta “ex­plo­sión flo­ral” es la mil ve­ces pro­ba­da y siem­pre sor­pren­den­te efi­ca­cia de las flo­res de Bach. Ob­ser­va­cio­nes a lar­go pla­zo han mos­tra­do que eli­mi­nan, por só­lo ci­tar al­gu­nos ejem­plos, los tras­tor­nos del apren­di­za­je y la hi­per­ac­ti­vi­dad in­fan­ti­les, li­be­ran a los adul­tos del es­trés, mie­dos y de­pre­sio­nes y ayu­dan a superar mu­chas si­tua­cio­nes con­flic­ti­vas pa­ra po­der con­ti­nuar el desa­rro­llo emo­cio­nal y aními­co. Ade­más, a me­nu­do ac­túan en las en­fer­me­da­des cró­ni­cas co­mo una es­pe­cie de ca­ta­li­za­dor que pue­de dar el im­pul­so de­ci­si­vo pa­ra la cu­ra­ción.

¿Qué se­cre­to se es­con­de tras es­te re­me­dio mi­la­gro­so? Las sus­tan­cias que se ob­tie­nen de las flo­res por me­dio de di­fe­ren­tes pro­ce­sos no son “de ma­ne­ra pa­re­ci­da a la ho­meo­pa­tía” de­tec­ta­bles en las fuer­te­men­te di­lui­das tin­tu­ras. Por ejem­plo la tin­tu­ra ori­gi­nal se ha­lla di­lui­da 240 ve­ces en las bo­te­llas de con­su­mo.

Los fa­bri­can­tes ex­pli­can que la efi­ca­cia de­mos­tra­ble de la cu­ra­ción del al­ma por las flo­res se de­be a que en vez de las sus­tan­cias quí­mi­cas es la “in­for­ma­ción te­ra­péu­ti­ca” de las flo­res lo que se acu­mu­la en el pro­duc­to fi­nal. El flui­do trans­por­ta­dor, en su ma­yo­ría una mez­cla de agua y al­cohol, es­tá im­preg­na­do por el “pa­trón ener­gé­ti­co”, por “el es­pí­ri­tu” de las plan­tas o flo­res y man­tie­ne su “po­ten­cial te­ra­péu­ti­co ener­gé­ti­co”.

EFI­CA­CIA DE­MOS­TRA­DA

Se­gún sus ex­pe­ri­men­tos, lle­va­dos a ca­bo du­ran­te mu­chos años, las tin­tu­ras no ata­can a la en­fer­me­dad di­rec­ta­men­te, sino que li­be­ran las en prin­ci­pio pro­fun­das cau­sas ener­gé­ti­cas, los blo­queos emo­cio­na­les y aními­cos y con­mo­cio­nes que di­fi­cul­tan la ma­ni­fes­ta­ción de cua­li­da­des aními­cas, co­mo la amis­tad la sa­bi­du­ría, el va­lor y la cons­tan­cia.

ALASKA

Pro­ce­den de la es­ca­sa­men­te co­lo­ni­za­da tun­dra y de zo­nas bos­co­sas de es­te es­ta­do de los EE UU. El ás­pe­ro e in­só­li­to cli­ma for­mó plan­tas con una fuer­za, ener­gía y vi­ta­li­dad es­pe­cia­les. Ste­ve John­son es­tu­dió du­ran­te mu­chos años la in­ter­ac­ción de los ele­men­tos na­tu­ra­les y las co­mu­ni­da­des ve­ge­ta­les, an­tes de em­pe­zar a fa­bri­car los re­me­dios flo­ra­les en 1983.

ALOHA

Los fa­bri­ca des­de ha­ce años en Ha­wai, Penny Me­dei­ros, de ori­gen in­glés. Tie­ne cer­ca de 50 re­me­dios.

FLO­RES DE BACH

Las in­gle­sas ori­gi­na­les se fa­bri­can en el cen­tro Bach de Sot­well (Ox­ford). Al­gu­nas to­da­vía pro­ce­den de los mis­mos lu­ga­res en que Ed­ward Bach las re­co­lec­tó ha­ce años, in­clui­da el agua de ro­ca, que bro­ta de un ma­nan­tial te­ra­péu­ti­co.

NIEDERLANDE

Com­pren­de los re­me­dios que el te­ra­peu­ta y sa­na­dor Bram Zahl­berg vie­ne desa­rro­llan­do des­de 1986. La no­ve­do­sa mez­cla de su re­me­dio de pri­me­ros au­xi­lios Te­rra ha da­do muy bue­nos re­sul­ta­dos.

Los re­me­dios flo­ra­les más co­no­ci­dos

BUSH

Se ha­cen a ba­se de mu­chas plan­tas que só­lo exis­ten en Aus­tra­lia, de flo­res fas­ci­nan­tes por sus for­mas y co­lo­res ra­ros. Des­de 1987, Ian y Ch­ris­ti­ne Whi­te desa­rro­lla­ron 61 re­me­dios de flo­res sil­ves­tres y 6 mez­clas es­pe­cia­les. Con las Esen­cias Flo­ra­les Bush de Aus­tra­lia la do­si­fi­ca­ción es de sie­te go­tas al le­van­tar­se por la ma­ña­na, y sie­te al acos­tar­se por la no­che, du­ran­te pe­rio­do de dos se­ma­nas. Las sie­te go­tas pue­den co­lo­car­se con el go­te­ro ba­jo la len­gua, o pue­den aña­dir­se a un va­so de agua que se to­ma­rá a sor­bi­tos. Co­lo­car las go­tas ba­jo la len­gua fa­ci­li­ta su ab­sor­ción. Por lo ge­ne­ral, dos se­ma­nas es tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que la esen­cia ha­ga su efec­to.Al­gu­nas de ellas son:

Al­pi­ne Mint Bush ( Pros­tant­he­ra cu­nea­ta). Esen­cia be­né­fi­ca pa­ra per­so­nas que dan emo­cio­nal­men­te de­ma­sia­do de sí mis­mas y que tien­den a ha­cer­se res­pon­sa­bles de los otros. Per­so­nas can­sa­das de la vi­da.

Bauhi­nia ( Ly­siphy­llum cun­ning­ha­mii). Pa­ra superar la re­sis­ten­cia al cam­bio y la ri­gi­dez.

Bo­ro­nia ( Bo­ro­nia le­di­fo­lia). Es­te re­me­dio ofre­ce cla­ri­dad de men­te y pen­sa­mien­to, así co­mo se­re­ni­dad.

Bottle­brush ( Ca­llis­te­mon li­nea­ris). Pa­ra per­so­nas abru­ma­das por los cam­bios: ado­les­cen­cia, pa­ter­ni­dad, em­ba­ra­zo, ve­jez…

FES QUINTESSENTIALS

Tam­bién se los co­no­ce co­mo Flo­res de Ca­li­for­nia. Las pri­me­ras esen­cias flo­ra­les fue­ron ob­te­ni­das en 1978 por Ri­chard Katz y su es­po­sa Pa­tri­cia Ka­minsky en los jar­di­nes bio­di­ná­mi­cos de «Te­rra Flo­ra». Hay más de 100 re­me­dios su­mi­nis­tra­bles y otros mu­chos se en­cuen­tran en pe­río­do de prue­bas. Los pre­pa­ra­dos FES es­tán con­si­de- ra­dos ac­tual­men­te, jun­to a los de Ed­ward Bach, los me­jor in­ves­ti­ga­dos en la prác­ti­ca y se han in­tro­du­ci­do ya en más de cin­cuen­ta paí­ses. Al­gu­nos de ellos son:

Eneldo ( Anet­hum gra­veo­lens). Pa­ra re­du­cir el es­trés co­ti­diano.

Ama­po­la de Ca­li­for­nia ( Eschs­chol­zia ca­li­for­ni­ca). Pa­ra la am­bi­ción.

Cam­pa­ni­lla ( Con­vol­vu­lus ar­ven­sis). Con­tra la au­to­des­truc­ción.

Hier­ba del sol­da­do ( Achi­lea mi­lle­fo­lium). Pa­ra superar la de­bi­li­dad de ca­rác­ter. Re­ta­ma de es­co­ba ( Cy­ti­sus sco­pa

rius). Pa­ra superar es­ta­dos de pe­si­mis­mo ex­tre­mo.

Tré­bol ro­jo ( Tri­fo­lium pra­ten­se). Con­tra los ata­ques de pá­ni­co.

FINDHORN

Se ela­bo­ran a par­tir de flo­res sil­ves­tres en es­ta co­mu­ni­dad de Es­co­cia que tra­ba­ja con los «de­vas». El agua co­mo trans­por­ta­do­ra pro­ce­de de una fuente “te­ra­péu­ti­ca” de­ter­mi­na­da. Al­gu­nos re­me­dios:

Bre­zo ce­ni­cien­to ( Eri­ca ci­ne­rea). Re­co­men­da­do pa­ra per­so­nas con fal­ta de con­fian­za y que se sien­ten víc­ti­mas de las cir­cuns­tan­cias.

Re­ta­ma ne­gra ( Cy­ti­sus sco­pa­rius). Es­ti­mu­la la cla­ri­dad men­tal y la con­cen­tra­ción.

Car­do ne­gro ( Cir­sium vul­ga­re). Re­co­men­da­do pa­ra: ac­ce­der a la fuer­za y el co­ra­je in­ter­nos, ac­tuar con con­fian­za y de­ci­sión, pro­tec­ción con­tra los ata­ques, vo­lun­tad, mie­do de vi­vir y afron­tar la reali­dad.

HEALING HERBS

Son re­me­dios flo­ra­les de Ed­ward Bach, ela­bo­ra­dos por Ju­lian y Mar­ti­ne Bar­nard, que des­de 1979 han pu­bli­ca­do li­bros so­bre las flo­res de Bach. Pa­ra la ob­ten­ción de las flo­res, con­ce­den gran im­por­tan­cia al unir­se con la esen­cia de la plan­ta y de­tec­tar el pun­to exac­to pa­ra la pre­pa­ra­ción.

I.U.G.

En­tre sus ac­tual­men­te cer­ca de 200 re­me­dios di­fe­ren­tes se en­cuen­tran tam­bién nu­me­ro­sos flo­ra­les.

LIVING MICROVITA

Pro­ce­den de las ra­ras flo­res sil­ves­tres de Aus­tra­lia y han si­do pro­ba­dos en clí­ni­ca.

MASTER

Se ob­tie­nen de 20 flo­res de di­fe­ren­tes fru­ta­les y hor­ta­li­zas por Li­la De­vi, se­gui­do­ra de Yo­ga­nan­da.

KORTE-PHI

Des­ta­can los re­me­dios a ba­se de or­quí­deas, pro­ce­den­tes de la cuen­ca del Ama­zo­nas. A su gran di­ver­si­dad de for­mas de­ben co­rres­pon­der mul­ti­tud de ener­gías di­fe­ren­tes, que el ser hu­mano pue­de apro­ve­char a tra­vés de los pre­pa­ra­dos.

PRELANDRA

Se ob­tie­nen en es­te jar­dín, es­ta­ble­ci­do por Ma­chae­lle Small Wright y del Cen­ter for Na­tu­re Re­search en las mon­ta­ñas Blue Rid­ge, de Vir­gi­nia (EE.UU.).

PHYTOMED

Son re­me­dios flo­ra­les de Bach que se ob­tie­nen de plan­tas sil­ves­tres sui­zas. Estas mar­cas son las más con­su­mi­das de en­tre mu­chas otras: las me­di­te­rrá­neas fran­ce­sas De­va, del Hi­ma­la­ya, del Bra­sil o de Si­ci­lia. Jun­to a la usual for­ma de go­tas, mu­chas se pre­sen­tan tam­bién en for­ma de in­ha­la­dor (pa­ra una apli­ca­ción rá­pi­da) o de cre­ma (pa­ra una ac­ción du­ra­de­ra).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.