Un Spa en ca­sa

Re­gá­la­te una se­sión re­la­jan­te de spa sin sa­lir de ca­sa. Los prin­ci­pios ac­ti­vos de de­ter­mi­na­das plan­tas son un ex­ce­len­te alia­do pa­ra tu bie­nes­tar. Tam­bién pue­des uti­li­zar hi­dro­te­ra­pia, mú­si­ca re­la­jan­te, un buen ma­sa­je y to­do ti­po de in­fu­sio­nes, va­po­ri­za­cio

Integral Extra - - SUMARIO -

Una bue­na se­sión de cui­da­dos pa­ra tu piel, un ma­sa­je sen­si­ti­vo con tu pa­re­ja... ¡Prué­ba­lo un fin de se­ma­na!pla­cer

La ho­ra del ba­ño

Lo más im­por­tan­te pa­ra dis­fru­tar de un buen ba­ño re­la­jan­te es dis­po­ner de tiem­po. Eli­ge un mo­men­to del día tran­qui­lo y ase­gú­ra­te de que no ten­drás in­te­rrup­cio­nes. Por su­pues­to, des­co­nec­ta el móvil y di­le a los tu­yos que no es­tás pa­ra na­die du­ran­te co­mo mí­ni­mo me­dia ho­ra. Un ba­ño re­la­jan­te es to­do un ri­tual. Así que pre­pa­ra bien el es­pa­cio. Ilu­mi­na el cuar­to de ba­ño con unas cuan­tas ve­las ( las hay per­fu­ma­das con acei­tes esen­cia­les na­tu­ra­les), pon una mú­si­ca sua­ve y em­pie­za a lle­nar la ba­ñe­ra. La tem­pe­ra­tu­ra ideal del agua de­be os­ci­lar en­tre los 30 y 32 ºC. Es im­por­tan­te acer­tar con la tem­pe­ra­tu­ra, pues el agua ca­lien­te y el va­por que ge­ne­ra ha­cen que los po­ros de nues­tra piel se abran y es­tén más re­cep­ti­vos a las pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas y cu­ra­ti­vas de las plan­tas uti­li­za­das. Pro­cu­ra­re­mos usar ja­bo­nes y pro­duc­tos ela­bo­ra­dos de for­ma na­tu­ral, a ba­se de to­do ti­po de plan­tas o fru­tas. Cuan­do es­tán com­bi­na­dos con acei­tes esen­cia­les pu­ros, ofre­cen ventajas adi­cio­na­les: la la­van­da es muy bue­na pa­ra la piel, el ár­bol del té es bac­te­ri­ci­da y el li­món le­van­ta el

Los acei­tes esen­cia­les pe­ne­tran por vía cu­tá­nea, des­pués son in­ha­la­dos mien­tra res­pi­ra­mos y lue­go pa­san a la sangre res­ta­ble­cien­do la ar­mo­nía fí­si­ca y psí­qui­ca.

áni­mo. En­tre los ja­bo­nes más be­ne­fi­cio­sos pa­ra la piel, de­li­cio­sa­men­te per­fu­ma­dos con ex­trac­tos de hier­bas, flo­res, es­pe­cias y ma­de­ras ca­be des­ta­car el ja­bón de Mar­se­lla, el Bon­ne Mè­re y el ja­bón de miel.

A con­ti­nua­ción, aña­de acei­tes esen­cia­les a ba­se de plan­tas aro­má­ti­cas y me­di­ci­na­les. Aquí tie­nes una bre­ve guía de los acei­tes na­tu­ra­les más re­co­men­da­bles:

Acei­te de men­ta. Es­ti­mu­la, re­fres­ca y cal­ma. Acei­te de eu­ca­lip­to. bal­sá­mi­co. Acei­te de la­van­da. Re­la­ja y to­ni­fi­ca. Acei­te de ro­me­ro. Re­la­ja, de­sin­fec­ta y cu­ra. Acei­te de pino. Re­la­ja y es muy apro­pia­do pa­ra per­so­nas aque­ja­das de reu­ma­tis­mo. Es­ti­mu­la y es Tam­bién pue­des pre­pa­rar una in­fu­sión de man­za­ni­lla, men­ta o valeriana y di­luir­la en la ba­ñe­ra, o en su de­fec­to, un pu­ña­do de sal gor­da. La la­van­da, la me­jo­ra­na, los pé­ta­los de ro­sa y las ho­jas de pino tam­bién son ex­ce­len­tes in­fu­sio­nes pa­ra aña­dir al agua ca­lien­te del ba­ño.

Una vez ha­yas pre­pa­ra­do el ba­ño, su­mér­ge­te en el agua ca­lien­te y sim­ple­men­te re­lá­ja­te. In­ten­ta po­ner la men­te en blan­co, si al­gu­na preo­cu­pa­ción te abor­da, sim­ple­men­te dé­ja­la pa­sar. Al ca­bo de 5 o 10 mi­nu­tos rea­li­za un sua­ve ma­sa­je por to­do el cuer­po con un buen guan­te de crin o una es­pon­ja na­tu­ral.

Las es­pon­jas na­tu­ra­les pu­ri­fi­can la piel de for­ma sua­ve y re­la­jan­te. Lo ideal se­ría que fue­ran eco­ló­gi­cas, la­va­das en agua ma­ri­na, re­mo­ja­das pa­ra qui­tar­les to­das las im­pu­re­zas y lim­pia­das y se­ca­das al sol. Son ade­cua­das pa­ra to­do ti­po de pie­les, in­clui­da la in­fan­til. Tam­bién pue­des aña­dir al­gu­na sal de ba­ño ela­bo­ra­da con plan­tas me­di­ci­na­les. Aquí tie­nes unas cuan­tas ideas: SAL DE BA­ÑO DE JAZ­MÍN, SAL­VIA Y LA­VAN­DA Pa­ra ela­bo­rar­la ne­ce­si­ta­rás los si­guien­tes in­gre­dien­tes: 300 g de sal fi­na, 150 g de sal gor­da, 5 go­tas de esen­cia de jaz­mín, 2 go­tas de esen­cia de la­van­da y 2 go­tas de esen­cia de sal­via. Co­lo­ca la sal fi­na y la gor­da en un re­ci­pien­te y mez­cla bien. Lue­go, mez­cla las esen­cias de jaz­mín, de la­van­da y sal­via. Aña­de, po­co a po­co, es­ta mez­cla acei­to­sa a la sal, re­mo­vien­do cons­tan­te­men­te has­ta que la sal que­de muy bien im­preg­na­da. Se re­co­mien­da guar­dar es­ta pre­pa­ra­ción en un ta­rro y aña­dir al agua ca­lien­te jus­to an­tes de en­trar en la ba­ñe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.