Ár­ni­ca, es­ti­mu­lan­te car­dia­co

Integral Extra - - PLANTAS MEDICINALES EN CASA -

To­da la plan­ta ( Ar­ni­ca mon­ta­na) des­pi­de un agra­da­ble olor aro­má­ti­co. Se cría en bos­ques de co­ní­fe­ras de los Pi­ri­neos, Cor­di­lle­ra Can­tá­bri­ca y mon­ta­ñas de Ga­li­cia. Las flo­res deseca­das tie­nen sua­ve y agra­da­ble olor, sa­bor amar­go y se po­nen ne­gras por la hu­me­dad, olien­do en­ton­ces a ta­ba­co. Los pas­to­res la fu­man en pi­pa o la as­pi­ran co­mo ra­pé.

¿CÓ­MO AC­TÚA?

La ac­ti­vi­dad te­ra­péu­ti­ca se ha atri­bui­do a la esen­cia de las flo­res y del ri­zo­ma, y a un prin­ci­pio ac­ti­vo de com­po­si­ción com­ple­ja: la ar­ni­ci­na. Es­ti­mu­la el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y la va­so­di­la­ta­ción, fa­vo­re­cien­do la cir­cu­la­ción co­ro­na­ria y la fun­ción car­dia­ca. Pue­de apli­car­se en el tra­ta­mien­to de la mio­car­di­tis es­cle­ró­ti­ca y en ge­ne­ral pa­ra to­ni­fi­car el co­ra­zón. Ac­ti­va la ab­sor­ción de los de­rra­mes san­guí­neos y tam­bién es­ti­mu­la el sis­te­ma ner­vio­so y res­pi­ra­to­rio, es an­ti­sép­ti­ca y an­ti­es­pa­mó­di­ca.Es muy efec­ti­va en le­sio­nes ex­ter­nas e in­ter­nas por cho­ques, gol­pes, caí­das o pi­ca­du­ras y en los de­rra­mes con­si­guien­tes/o ma­gu­lla­du­ras o tor­ce­du­ras, de­ter­mi­nan­do un rá­pi­do ali­vio del do­lor y ace­le­ran­do la cu­ra­ción.

IN­FU­SIÓN DE ÁR­NI­CA

En uso in­terno se uti­li­za la in­fu­sión de 10 a 15 g. de flo­res por 150 g. de agua to­ma­da 3 ve­ces al día o en for­ma de tin­tu­ra de las flo­res (30 go­tas en un va­so de agua) be­bi­da a sor­bos du­ran­te el día. Ex­ter­na­men­te se usa en for­ma de tin­tu­ra pre­pa­ra­da me­dian­te la ma­ce­ra­ción du­ran­te 10 días de 20 g de raí­ces y flo­res en 100 g de al­cohol de 60°. Se fil­tra y tras­va­sa el lí­qui­do a una bo­te­lla bien ta­pa­da, y en el mo­men­to de uti­li­zar­la se di­lu­ye en me­dio li­tro de agua, pa­ra evi­tar las erup­cio­nes en la piel que pro­vo­ca cuan­do se em­plea pura. En el lí­qui­do, se em­be­ben tro­ci­tos de te­la y se apli­can so­bre con­tu­sio­nes o dis­tor­sio­nes «sin he­ri­da».

Par­te uti­li­za­da: Flo­res, su­mi­da­des flo­ri­das. Apli­ca­cio­nes: Co­ra­zón y cir­cu­la­ción vas­cu­lar; In­fec­cio­nes; Me­ta­bo­lis­mo, in­fla­ma­ción, reu­ma­tis­mos; Otras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.