¿Gra­sas co­mo te­ra­pia?

Integral Extra - - EDITORIAL - JAUME ROSSELLÓ DI­REC­TOR DE IN­TE­GRAL

Ha­ce po­co leí­mos leer es­ta con­tra­por­ta­da de li­bro: «So­lo las per­so­nas que se han en­fren­ta­do al diag­nós­ti­co «cán­cer» sa­ben lo que im­pli­ca emo­cio­nal­men­te. Des­pués del im­pac­to, dos pre­gun­tas vie­nen a la men­te de los pa­cien­tes: “¿Qué pue­den ha­cer los mé­di­cos por mí?” y “¿Qué pue­do ha­cer por mí mis­mo?”. Aquí tra­ta­mos de res­pon­der a es­ta úl­ti­ma pre­gun­ta par­tien­do de una sen­ci­llí­si­ma pre­mi­sa: si so­mos lo que co­me­mos, mo­di­fi­car nues­tra ali­men­ta­ción de­be­ría ser el pri­mer pa­so». Y si­gue:

«Las cé­lu­las can­ce­ro­sas ne­ce­si­tan de la glu­co­sa pa­ra pros­pe­rar –es su ali­men­to–, y par­tien­do de es­te he­cho, se pro­po­ne una es­tra­te­gia ele­men­tal pa­ra com­ba­tir­las: ma­tar­las de ham­bre. La nu­tri­ción ce­to­gé­ni­ca con­sis­te en la re­duc­ción drás­ti­ca del con­su­mo de ali­men­tos ri­cos en glú­ci­dos. Cuan­do és­tos des­apa­re­cen de la die­ta, el hí­ga­do em­pie­za a pro­du­cir ce­to­nas a par­tir de las gra­sas y, a di­fe­ren­cia de la glu­co­sa, las ce­to­nas son un com­bus­ti­ble que las cé­lu­las can­ce­ro­sas no pue­den apro­ve­char».

Con pro­pues­tas cer­ca­nas a po­pu­la­res die­tas pa­ra adel­ga­zar, co­mo la del Dr. At­kins o el mé­to­do Du­kan, la pri­me­ra im­pre­sión, fue, pa­ra ser sin­ce­ros, de es­cep­ti­cis­mo. Un par de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas a dos mé­di­cos de con­fian­za nos pu­sie­ron so­bre la pis­ta. Com­pren­di­mos an­te to­do la pru­den­cia con que se aco­gen y lle­van a ca­bo aho­ra mis­mo es­ta ini­cia­ti­va te­ra­péu­ti­cas, so­bre to­do en Ale­ma­nia y EEUU, en don­de se man­tie­ne ofi­cial­men­te un res­pe­to asom­bro­so an­te las po­si­bi­li­da­des que se­gu­ra­men­te en­cie­rran.

Y vi­mos que no de­be­ría asom­brar­nos tan­to es­ta even­tual so­lu­ción. Si las cau­sas del cán­cer son real­men­te mu­chas, las so­lu­cio­nes tam­bién son mu­chas. Y, an­te al­gu­nos ti­pos de cán­cer, és­te pue­de ser un buen re­cur­so.

La idea es ayu­dar en la ba­ta­lla con­tra el cán­cer pro­po­nien­do una die­ta sa­bro­sa, fá­cil de se­guir y —tam­bién— fun­da­men­ta­da cien­tí­fi­ca­men­te. En es­ta pri­me­ra apro­xi­ma­ción in­clui­mos unas po­qui­tas re­ce­tas po­bres en glú­ci­dos (es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra ofre­ce­ros pron­to buen con­jun­to de me­nús), jun­to al grue­so tra­di­cio­nal de re­ce­tas con los re­co­no­ci­dos ali­men­tos an­ti­cán­cer, tan úti­les den­tro de un com­ple­to pro­gra­ma de pre­ven­ción y co­mo apo­yo a los pa­cien­tes que han de se­guir tra­ta­mien­to hos­pi­ta­la­rio. Es­pe­ra­mos que os sean úti­les. ¡Sa­lud!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.