¿De qué se ali­men­ta el cán­cer? . . . . . . . .

Integral Extra - - SUMARIO -

Pa­ra des­cri­bir lo que es el cán­cer, a me­nu­do evo­ca­mos la idea de una división ce­lu­lar fue­ra de con­trol. En reali­dad, el cán­cer no es una so­la en­fer­me­dad, es un con­jun­to de dis­tin­tas en­fer­me­da­des que tie­nen en común el he­cho de que cier­tas cé­lu­las se com­por­tan de ma­ne­ra des­con­tro­la­da den­tro de un te­ji­do o de un ór­gano, ya sean los pul­mo­nes, un pe­cho, el hí­ga­do, la san­gre, etc. Pe­ro cuan­do evo­ca­mos es­te com­por­ta­mien­to des­con­tro­la­do de las cé­lu­las can­ce­ro­sas, foo de­be­ría­mos pri­me­ro te­ner cla­ra la no­ción de «división con­tro­la­da»? ¿QUÉ ES EL CÁN­CER?

To­dos los se­res hu­ma­nos, al igual que la ma­yo­ría de los ani­ma­les y las plan­tas (las que no se re­pro­du­cen por es­que­jes o es­tra­ti­fi­ca­ción), pro­vie­nen de una úni­ca cé­lu­la. Nor­mal­men­te se tra­ta de un ovo­ci­to fe­cun­da­do. Si es­te ovo­ci­to se di­vi­die­se una y otra vez pro­du­cien­do más y más cé­lu­las idén­ti­cas, so­lo ge­ne­ra­ría un mon­tón de cé­lu­las —pe­ro no un ca­ba­lli­to de mar, un co­co­te­ro o un ser hu­mano.

Los or­ga­nis­mos com­ple­jos so­lo pue­den desa­rro­llar­se si las cé­lu­las se di­vi­den y se es­pe­cia­li­zan de for­ma con­tro­la­da y se­gún un pro­gra­ma muy bien de­fi­ni­do.

LA DIVISIÓN CON­TRO­LA­DA IM­PLI­CA TRES FENÓMENOS:

■ So­lo se crean las cé­lu­las que van a ser uti­li­za­das (por ejem­plo pa­ra cons­truir un hí­ga­do de un de­ter­mi­na­do ta­ma­ño). ■ Cier­tas cé­lu­las es­pe­cia­li­za­das se ge­ne­ran en el lu­gar pre­ci­so don­de se­rán úti­les (por ejem­plo, en el hí­ga­do se desa­rro­llan las cé­lu­las he­pá­ti­cas, cu­yo as­pec­to y fun­ción son to­tal­men­te dis­tin­tos a, di­ga­mos, las mus­cu­la­res o ce­re­bra­les).

■ El or­ga­nis­mo eli­mi­na de ma­ne­ra pre­ci­sa to­das las cé­lu­las no usa­das.

Cuan­do es­tos me­ca­nis­mos fun­cio­nan co­rrec­ta­men­te, el óvu­lo fe­cun­da­do — ima­gi­ne­mos que se tra­ta de un óvu­lo hu­mano— da co­mo re­sul­ta­do a un ser hu­mano nor­mal y, glo­bal­men­te, con bue­na sa­lud...

Es­ta división con­tro­la­da, sin la que to­dos se­ría­mos un mon­tón de cé­lu­las cre­cien­do has­ta el in­fi­ni­to —y ge­ne­ran­do, por lo tan­to, tu­mo­res— es un pro­ce­so al­ta­men­te com­ple­jo y re­gu­la­do. Des­gra­cia­da­men­te, tam­bién pue­de te­ner erro­res. A lo lar­go de la vida de un ser hu­mano, na­cen cons­tan­te­men­te cé­lu­las que es­ca­pan a ese pro­ce­so. Por re­gla ge­ne­ral, mue­ren o son de­tec­ta­das por las de­fen­sas del cuer­po y re­du­ci­das has­ta con­ver­tir­las en inofen­si­vas o, al me­nos, son de­te­ni­das por el pro­pio en­torno en el que se en­cuen­tran. Aun­que pue­de ocu­rrir que con­si­gan im­po­ner­se y si­gan di­vi­dién­do­se. Se crea en­ton­ces una gran can­ti­dad de cé­lu­las que se di­vi­den una y otra vez de ma­ne­ra anár­qui­ca…

Es­ta agru­pa­ción pue­de ha­cer­se tan gran­de que ter­mi­ne crean­do pro­ble­mas de sa­lud. Pue­de desa­rro­llar­se den­tro de otros ór­ga­nos y per­ju­di­car­los, ade­más de com­pe­tir con los te­ji­dos sa­nos por la ener­gía. Asi­mis­mo, las cé­lu­las pue­den des­pren­der­se y es­ta­ble­cer­se en otros lu­ga­res del cuer­po pa­ra crear allí otras agru­pa­cio­nes de cé­lu­las: las me­tás­ta­sis. Es al en­fren­tar­nos a es­te con­jun­to de fenómenos cuan­do la me­di­ci­na ha­bla de tu­mor ma­ligno.

Las cé­lu­las can­ce­ro­sas han per­di­do su ca­pa­ci­dad pa­ra ser úti­les y or­de­na­das den­tro de un or­ga­nis­mo. Y se­gún pa­sa el tiem­po, tam­bién pier­den las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias del ór­gano en el que na­cie­ron.

El cre­ci­mien­to des­con­tro­la­do de las cé­lu­las no es el úni­co pun­to en común de to­dos los tu­mo­res. Sea cual sea la ra­zón por la que apa­re­cen -in­fec­ción vi­ral o una de las mu­chas mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas que se pro­du­cen-, ca­si to­dos los ti­pos de cán­ce­res agre­si­vos tie­nen una ca­rac­te­rís­ti­ca en común: la ma­te­ria con la que se ali­men­tan, es de­cir, aque­llo con lo que se abas­te­cen de ener­gía se ale­ja ca­da vez más de lo que usan las cé­lu­las nor­ma­les.

¿DE QUÉ SE ALI­MEN­TA EL CÁN­CER? ¿DE QUÉ NO SE ALI­MEN­TA? LA RESPIRACIÓN CE­LU­LAR

Las cé­lu­las son or­ga­nis­mos vi­vos y, por lo tan­to, ne­ce­si­tan ali­men­tar­se. Las cé­lu­las sa­nas de un ser hu­mano se ali­men­tan de azú­car trans­por­ta­do por la san­gre, una vez que el sis­te­ma di­ges­ti­vo la ha ex­traí­do de los ali­men­tos. Pa­ra ello, «que­man» el azú­car gra­cias al oxí­geno de la san­gre y me­dian­te ese pro­ce­so ge­ne­ran ener­gía.

Ade­más del azú­car, las cé­lu­las sa­nas pue­den que­mar ma­te­ria gra­sa y pro­teí­nas. Es­te pro­ce­so, que se lla­ma «respiración ce­lu­lar», es un mé­to­do muy efec­ti­vo pa­ra con­se­guir una ener­gía que el or­ga­nis­mo pue­de usar por ejem­plo pa­ra pen­sar (ce­re­bro), eli­mi­nar to­xi­nas (hí­ga­do), co­rrer (múscu­los), pa­sar azú­car a la san­gre (in­tes­ti­nos), etc.

Pa­ra te­ner ac­ce­so a esa ener­gía, se ne­ce­si­ta la ayu­da de las mi­to­con­drias, a las que se sue­le de­no­mi­nar las «cen- tra­les ener­gé­ti­cas de las cé­lu­las». Gra­cias a ellas y a su efi­ca­cia un or­ga­nis­mo mul­ti­ce­lu­lar com­ple­jo, con dis­tin­tos ti­pos de te­ji­dos y ór­ga­nos, pue­de desa­rro­llar­se y exis­tir de ma­ne­ra du­ra­de­ra.

Las cé­lu­las can­ce­ro­sas de­jan po­co a po­co de «res­pi­rar», es de­cir, usan ca­da vez me­nos el oxí­geno, in­clu­so si es abun­dan­te. En lu­gar de eso, pa­ra con­se­guir ener­gía, en­tran en mo­do «fer­men­ta­ción anae­ró­bi­ca». Es­te mé­to­do per­mi­te a las cé­lu­las so­bre­vi­vir y di­vi­dir­se in­clu­so en te­ji­dos muy po­bres en oxí­geno co­mo, por ejem­plo, los tu­mo­res mal irri­ga­dos por la san­gre.

Pe­ro in­clu­so si el oxí­geno es­tá dis­po­ni­ble en gran­des can­ti­da­des no vuel­ven al mo­do «respiración». Es­te me­ta­bo­lis­mo de fer­men­ta­ción per­ma­nen­te es una de las di­fe­ren­cias esen­cia­les en­tre las cé­lu­las can­ce­ro­sas y las nor­ma­les: una cé­lu­la que res­pi­ra no pre­sen­ta nun­ca las ca­rac­te­rís­ti­cas ma­lig­nas de una cé­lu­la can­ce­ro­sa.

LOS TU­MO­RES SON «GOLOSOS»

Por lo tan­to, una cé­lu­la que no ob­tie­ne su ener­gía de la respiración ce­lu­lar ne­ce­si­ta una can­ti­dad de azú­car muy su­pe­rior. Por eso los tu­mo­res son ex­tre­ma­da­men­te «golosos» —y lo son

Los múscu­los del ci­clis­ta «que­man» rá­pi­da­men­te el azú­car, al con­tra­rio que una per­so­na en­fer­ma, cu­yos múscu­los ob­ten­drán ma­yor pro­ve­cho de una fuen­te de ener­gía co­mo las gra­sas

División ce­lu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.