El ayuno co­mo «re­me­dio mi­la­gro­so»

Integral Extra - - EN PORTADA -

Ca­da vez son más las per­so­nas que uti­li­zan el ayuno pa­ra des­con­ges­tio­nar y pu­ri­fi­car su or­ga­nis­mo. Du­ran­te es­te tiem­po só­lo con­su­men ali­men­ta­ción lí­qui­da, en for­ma de agua, té sin azú­car, cal­dos ve­ge­ta­les cla­ros o zu­mos muy di­lui­dos de frutas o ver­du­ras; la fuer­za y el ca­lor ne­ce­sa­rios pa­ra la vida los ex­traen de sus pro­pios de­pó­si­tos, en los que el or­ga­nis­mo ha al­ma­ce­na­do re­ser­vas du­ran­te el día a día nor­mal.

¿Qué apor­ta el ayuno?

El ob­je­ti­vo del ayuno es des­in­to­xi­car el cuer­po, apren­der de nue­vo a co­mer y be­ber con me­su­ra y a man­te­ner la ca­pa­ci­dad de ren­di­mien­to, tan­to fí­si­co co­mo men­tal. El ayuno es con­si­de­ra­do ca­da vez con más fre­cuen­cia co­mo un pre­ven­ti­vo de las afec­cio­nes me­ta­bó­li­cas con­di­cio­na­das por la ali­men­ta­ción.

El ayuno te­ra­péu­ti­co, con­si­de­ra­do des­de el pun­to de vis­ta de la clí­ni­ca mé­di­ca, es una efec­ti­va for­ma de te­ra­pia. Se ba­sa tam­bién en el efec­to po­si­ti­vo ob­te­ni­do con la apli­ca­ción pe­rió­di­ca de la­va­ti­vas pa­ra la de­pu­ra­ción in­tes­ti­nal, la re­nun­cia a tó­xi­cos que pro­du­cen pla­cer, co­mo es el ca­so del ca­fé o la ni­co­ti­na, y el aban­dono pre­me­di­ta­do del es­trés dia­rio.

¿Ayuno in­clu­so en ca­so de cán­cer?

Que el ayuno ten­ga tam­bién efec­to te­ra­péu­ti­co so­bre el cán­cer es al­go que re­si­de en el me­ta­bo­lis­mo de fer­men­ta­ción es­pe­cí­fi­co de las cé­lu­las can­ce­ro­sas. Un ayuno in­ten­si­vo ha­ce que se re­ba­je el ni­vel de azú­car en san­gre y se va­cíen los de­pó­si­tos de glu­có­geno; el cuer­po pro­ce­de a la com­bus­tión de sus pro­pias re­ser­vas de gra­sa. La glu­co­sa se dis­tri­bu­ye en ex­clu­si­va a aque­llas cé­lu­las que la pre­ci­san de for­ma im­pres­cin­di­ble pa­ra so­bre­vi­vir: el ce­re­bro, los ner­vios y la re­ti­na. Pe­ro in­clu­so el pro­pio ce­re­bro tam­bién de­be li­mi­tar su con­su­mo y cu­bre la ma­yor par­te de su ne­ce­si­da­des de ener­gía a par­tir de los cuer­pos ce­tó­ni­cos. De­bi­do a la com­bus­tión de las gra­sas, las cé­lu­las can­ce­ro­sas fer­men­ta­das, que son de­pen­dien­tes de la glu­co­sa, tie­nen di­fí­cil la ob­ten­ción de su­fi­cien­te ener­gía. Di­cho de for­ma sim­pli­fi­ca­da: el ayuno obli­ga a las cé­lu­las can­ce­ro­sas fer­men­ta­das a mo­di­fi­car su me­ta­bo­lis­mo y, en el me­jor de los ca­sos, pro­vo­ca su muer­te.

¿Quién de­be ayu­nar?

Sin em­bar­go, el ayuno só­lo re­sul­ta efec­ti­vo en en­fer­mos de cán­cer que aún no ha­yan si­do de­bi­li­ta­dos por efec­to de la ca­que­xia (des­nu­tri­ción se­ve­ra). En es­tos ca­sos exis­te el pe­li­gro de que, tras el ayuno y la vuel­ta a una ali­men­ta­ción nor­mal ri­ca en glu­co­sa y al­mi­dón, se avi­ve de nue­vo al cre­ci­mien­to de las cé­lu­las can­ce­ro­sas; pa­ra evi­tar­lo es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un cam­bio de ali­men­ta­ción a lar­go pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.