Una so­lu­ción: ayu­nos de glu­co­sa

Integral Extra - - EN PORTADA -

Si orien­ta su ali­men­ta­ción ha­cia un ayuno de glu­co­sa, al­can­za­rá los as­pec­tos po­si­ti­vos del ayuno sin te­ner que pa­de­cer ham­bre:

• Re­duz­ca la can­ti­dad de glu­co­sa li­be­ra­da a un gra­mo por día y ki­lo de pe­so cor­po­ral.

• Re­fuer­ce es­ta for­ma de ali­men­ta­ción a ba­se de ejer­ci­cio y de­por­te.

• Si tie­ne un par de ki­los más, tam­bién pue­de li­mi­tar la in­ges­ta de ca­lo­rías de tal mo­do que to­me me­nos de las que ne­ce­si­ta.

In­clu­so, en mu­chos ca­sos, sin esa re­duc­ción de ca­lo­rías se lle­ga, en los pri­me­ros tiem­pos del cam­bio de ali­men­ta­ción, a una rá­pi­da pér­di­da de dos o tres ki­los de pe­so. La ra­zón es que, a me­nu­do, una ali­men­ta­ción in­co­rrec­ta pue­de ge­ne­rar pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios que se re­fle­jan en lo que se de­no­mi­na anasar­ca (acu­mu­la­ción de lí­qui­dos). Bas­ta con la re­duc­ción del con­su­mo de pro­duc­tos de ha­ri­na blan­ca, ri­cos en lec­ti­nas y glu­ten, pa­ra con­se­guir un re­tro­ce­so de es­tas in­fla­ma­cio­nes y, por tan­to, del agua acu­mu­la­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.