Ju­go de la hier­ba del tri­go, el gran al­ca­li­ni­zan­te

Integral Extra - - PARA EMPEZAR… -

Pre­pa­ra­ción de la hier­ba de tri­go

Se po­nen en re­mo­jo se­mi­llas de tri­go (o de ce­ba­da) du­ran­te do­ce ho­ras y se es­par­cen so­bre una ca­pa de tie­rra hú­me­da de 1-2 cm, que po­de­mos guar­dar en una ca­ja ba­ja de ma­de­ra o car­tón (unos 5-6 cm. de al­tu­ra) o en se­mi­lle­ro. Uti­li­za­re­mos se­mi­llas eco­ló­gi­cas de ca­li­dad, es­par­cién­do­las por toda la su­per­fi­cie sin amon­to­nar­se y las cu­bri­re­mos con un pa­ño fino o pa­pel ab­sor­ben­te (si es pa­pel de pe­rió­di­co, me­jor si se eli­gen las pá­gi­nas con me­nos tin­ta).

So­bre la ca­ja se co­lo­ca un cris­tal pa­ra man­te­ner la hu­me­dad, de­jan­do una bue­na aber­tu­ra pa­ra el ai­re. Hay que man­te­ner el pa­ño o pa­pel hu­me­de­ci­do has­ta que la fuer­za de la hier­ba lo le­van­te. Es el mo­men­to de qui­tar­lo y ex­po­ner la ger­mi­na­ción a la luz in­di­rec­ta del sol.

Cuan­do la hier­ba lle­ga a to­car el cris­tal lo qui­ta­re­mos y la ger­mi­na­ción se ex­pon­drá di­rec­ta­men­te al sol, pro­cu­ran­do que la tie­rra man­ten­ga la hu­me­dad y no se se­que. Cuan­do la hier­ba al­can­za en­tre 10 y 20 cm de al­to ya pue­de cor­tar­se. Si que­re­mos cor­tar­la de nue­vo mien­tras cre­ce, te­ned en cuen­ta que ca­da vez que lo ha­ga­mos se­rá más amar­ga.

Ex­traer el ju­go

Ex­traer clo­ro­fi­la de la hier­ba del tri­go no es fá­cil con las li­cua­do­ras clá­si­cas, ya que se ne­ce­si­ta un equi­po ex­pro­fe­so. Po­déis en­con­trar el equi­po ade­cua­do fá­cil­men­te en Es­pa­ña, ya hay va­rias em­pre­sas que dis­tri­bu­yen ex­ce­len­tes li­cua­do­ras ex pro­fe­so, aun­que to­das ellas re­sul­tan to­da­vía un tan­to ca­ras. A tra­vés de In­ter­net en­con­tra­réis va­rias em­pre­sas (Co­na­si, Mun­do­vi­tal, Co­dis Verd, etc.). Hay un par de mo­de­los de la mar­ca “Greens­tar” que son bas­tan­te ade­cua­dos. Por des­con­ta­do, nos ser­vi­rán igual­men­te pa­ra ex­traer toda la ri­que­za de los ger­mi­na­dos, so­bre to­do si son de ta­llo fino, co­mo los de la al­fal­fa. En cuan­to a la ger­mi­na­ción en sí, exis­ten unas ban­de­jas muy prác­ti­cas de usar.

Ju­go de tri­go ger­mi­na­do

El ju­go de tri­go ger­mi­na­do es un gran alia­do de nues­tra sa­lud y re­sul­ta fá­cil de pre­pa­rar en ca­sa. Los mé­di­cos y te­ra­peu­tas que lo co­no­cen con­si­de­ran que el ju­go de tri­go ger­mi­na­do es ca­si una pa­na­cea pa­ra mu­chas en­fer­me­da­des.

Pa­ra ela­bo­rar­lo se ne­ce­si­ta tri­go ger­mi­na­do de unos 10-12 cm de al­to. Si lo va­mos de­jan­do a ra­tos al sol se pon­drá más ver­de y ob­ten­dre­mos más nu­trien­tes. Cui­dad que no se se­que.

Al ser muy fi­bro­so no se pue­de li­cuar. Y si no dis­po­ne­mos de la ma­qui­ni­ta que exis­te ex­pro­fe­so ya co­men­ta­da se­rá al­go más la­bo­rio­so, pe­ro muy fá­cil, ob­te­ner el ju­go mo­lién­do­lo en un mor­te­ro (pre­fe­ri­ble­men­te de pie­dra). Ex­pri­mi­re­mos en­ton­ces la pas­ta re­sul­tan­te en una ga­sa.

Hay quie­nes pre­fie­ren mas­ti­car­lo mu­cho, be­ber el ju­gui­to que sa­le y des­pués desechar la fi­bra que que­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.