El tes­ti­mo­nio de una pa­cien­te . . . . . . .

Integral Extra - - SUMARIO -

VA­RIA­DA Y SA­BRO­SA

Es un re­la­to de pri­me­ra mano. Los au­to­res han pro­ba­do lo que re­co­mien­dan: «To­dos he­mos se­gui­do la die­ta que pre­co­ni­za­mos aquí du­ran­te lar­gos pe­río­dos de tiem­po y al­gu­nos aún con­ti­nua­mos con ella: se­guir una die­ta ce­to­gé­ni­ca no so­lo es po­si­ble, tam­bién es agra­da­ble y de­li­cio­so».

«Se pue­de ela­bo­rar sin mu­cho es­fuer­zo y es va­ria­da y sa­bro­sa. Si por un la­do se eli­mi­nan o sus­ti­tu­yen las guar­ni­cio­nes a ba­se de fe­cu­len­tos, in­cor­po­ra por otro gran can­ti­dad de ve­ge­ta­les y plan­tas aro­má­ti­cas. Per­mi­te ser crea­ti­vo en la co­ci­na sin mu­chos es­fuer­zos.

Ya sean en­tre­me­ses, pla­tos o pos­tres, la ali­men­ta­ción ce­to­gé­ni­ca abre nue­vos ho­ri­zon­tes gus­ta­ti­vos, no so­lo a los en­fer­mos, tam­bién a to­dos los que com­par­ten me­sa con ellos. Exis­te una ma­ne­ra de ali­men­tar­se es­pe­cial­men­te adap­ta­da pa­ra las per­so­nas con cán­cer. Es­pe­ra­mos que os sea útil».

El tes­ti­mo­nio de una pa­cien­te CHRISTIANE WADER

«¡Us­ted tie­ne me­tás­ta­sis en el hí­ga­do!» Es­ta no­ti­cia hi­zo que se me vi­nie­ra el mun­do en­ci­ma. Una vez con­clui­da mi te­ra­pia de cán­cer de ma­ma, es­ta­ba re­in­cor­po­ra­da a mi pues­to de tra­ba­jo. Ha­bía co­men­za­do una nue­va vida. Pe­ro…

POR SE­GUN­DA VEZ

Yo se­guía es­cru­pu­lo­sa­men­te el con­se­jo de los mé­di­cos que con­sis­tía en man­te­ner un tra­ta­mien­to com­ple­men­ta­rio de de­por­te de re­sis­ten­cia com­bi­na­do con en­tre­na­mien­to de fuer­za.

Des­pués de toda la ru­ti­na de cui­da­dos post­ope­ra­to­rios y re­co­no­ci­mien­tos, aho­ra sur­gía es­te diag­nós­ti­co. Co­rría el mes de sep­tiem­bre de 2011. En fe­bre­ro del 2010 re­ci­bí mi pri­mer diag­nós­ti­co de cán­cer de ma­ma.

Cuan­do el cán­cer vuel­ve a apa­re­cer y se com­prue­ba que los ór­ga­nos es­tán afec­ta­dos por la me­tás­ta­sis, la no­ti­cia pue­de re­sul­tar aún más de­pri­men­te que en el pri­mer diag­nós­ti­co. A par­tir de es­te mo­men­to ya se pue­de con­si­de­rar, en la ma­yo­ría de los ti­pos de tu­mor, que se tra­ta de una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble. Te sien­tes in­de­fen­sa, en es­pe­cial cuan­do has he­cho to­do lo po­si­ble pa­ra evi­tar una re­caí­da. En el ám­bi­to per­so­nal las co­sas tam­po­co sue­len re­sul­tar muy dis­tin­tas.

Yo lo­gré eva­dir­me de es­te es­ta­do de in­de­fen­sión. A ello me ayu­dó que la me­tás­ta­sis fue­ra ca­ta­lo­ga­da co­mo

ope­ra­ble y se pu­do eli­mi­nar a las po­cas se­ma­nas del diag­nós­ti­co. Fue muy dis­tin­to cuan­do, des­pués del pri­mer diag­nós­ti­co, yo co­men­cé, de acuer­do con el con­se­jo de los mé­di­cos, a prac­ti­car ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y tam­bién a tra­tar de en­con­trar dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des de coad­yu­var con la te­ra­pia.

A RAÍZ DEL DIAG­NÓS­TI­CO

Mi diag­nós­ti­co de la me­tás­ta­sis sur­gió a raíz de una PETCT (to­mo­gra­fía por emi­sión de po­si­tro­nes com­bi­na­da con una to­mo­gra­fía compu­tari­za­da). El pro­ce­di­mien­to con­sis­tió en in­yec­tar pre­via­men­te una so­lu­ción de glu­co­sa con un mar­ca­dor ra­dio­ac­ti­vo pa­ra que fue­ra vi­si­ble en el cuer­po. Eso es de­bi­do a que los tu­mo­res que es­tán cre­cien­do sien­ten gran avi­dez por el azú­car, que ha­ce des­te­llar pre­ci­sa­men­te las zo­nas en que es­tán ubi­ca­dos.

Mi ma­ri­do fue in­for­ma­do por el Dr. Pe­ter Heil­me­yer, por aquel en­ton­ces di­rec­tor de la Clí­ni­ca Übe­rruh, de Isny, que es­ta ape­ten­cia por el azú­car que sen­tían las cé­lu­las tu­mo­ra­les no so­lo ser­vía co­mo ele­men­to diag­nós­ti­co, sino que, a lo me­jor, tam­bién po­día apro­ve­char­se con fi­nes te­ra­péu­ti­cos. Heil­me­yer con­ta­ba con unos pri­me­ros re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en sus es­tu­dios del cán­cer con una va­rian­te de ali­men­ta­ción que fue­ra ba­ja en car­bohi­dra­tos (low-carb).

Du­ran­te mis se­gun­das se­sio­nes de qui­mio­te­ra­pia co­no­cí a la Pro­fe­so­ra Ul­ri­ke Kam­me­rer, de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Wurz­bur­go, que ha­bía in­for­ma­do de un pri­mer es­tu­dio apli­can­do es­ta for­ma de ali­men­ta­ción a en­fer­mos can­ce­ro­sos de to­do el mun­do. A pe­sar de que aquel es­tu­dio so­lo arro­ja­ba al­gu­nos re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en pa­cien­tes ais­la­dos, yo es­ta­ba fir­me­men­te de­ci­di­da a pa­sar­me al nue­vo ti­po de ali­men­ta­ción, a la die­ta ce­to­gé­ni­ca.

La ver­dad es que yo no te­nía na­da que per­der, por lo que la po­si­bi­li­dad de ha­cer al­go me pro­por­cio­na­ba una ener­gía su­ple­men­ta­ria. Pa­ra plan­tear­me una me­ta al­can­za­ble y po­der dis­tin­guir un ho­ri­zon­te, me pro­pu­se adop­tar la die­ta ce­to­gé­ni­ca du­ran­te dos años. Sin em­bar­go, en aque­llos mo­men­tos re­sul­ta­ba di­fí­cil con­se­guir bue­nas in­for­ma­cio­nes, ideas crea­ti­vas y con­se­jos so­bre el te­ma. Pe­ro de­ci­dí em­bar­car­me por aquel en­ton­ces en un in­cier­to fu­tu­ro ce­to­gé­ni­co.

LA­BOR PIO­NE­RA

Sin em­bar­go, an­tes del pri­mer li­bro los au­to­res ya ha­bían re­dac­ta­do un fo­lle­to in­for­ma­ti­vo que fue la ba­se y fun­da­men­to de mis co­no­ci­mien­tos ce­to­gé­ni­cos. Ade­más, y de for­ma adi­cio­nal, la se­ño­ra Kam­me­rer me pro­por­cio­nó per­so­nal­men­te al­gu­nos bue­nos con­se­jos per­so­na­les que me re­sul­ta­ron muy úti­les en los pri­me­ros días y se­ma­nas. Sin una obra de re­fe­ren­cia co­mo la que aquí se pre­sen­ta, los co­mien­zos son muy du­ros. Yo de­bía re­co­pi­lar, tra­ba­jan­do co­mo una hor­mi­gui­ta, to­das las in­for­ma­cio­nes adi­cio­na­les re­la­ti­vas al te­ma. Por aque­llos tiem­pos no so­lo se ca­re­cía de una «cul­tu­ra de ma­sas» ce­to­gé­ni­ca sino que los in­gre­dien­tes de esa cul­tu­ra eran un ar­tícu­lo es­ca­so. Los ali­men­tos es­pe­cia­les no apa­re­cían en las tien­das de In­ter­net y eran di­fí­ci­les de con­se­guir.

Así pa­sé mu­cho tiem­po, su­peran­do los obs­tácu­los ce­to­gé­ni­cos co­ti­dia­nos y bus­can­do en In­ter­net ideas so­bre re­ce­tas y sus po­ten­cia­les in­gre­dien­tes. Ade­más fis­go­neé en to­das las tien­das de ali­men­ta­ción y co­mer­cios de pro­duc­tos die­té­ti­cos de mi en­torno. En

Cual­quier pla­to de hue­vos con acei­te o una bue­na man­te­qui­lla cla­ri­fi­ca­da sir­ve de mag­ní­fi­co desa­yuno

lo que se re­fie­re a los pro­duc­tos que pu­die­ran re­sul­tar­me úti­les, tu­ve que cons­ta­tar que la die­ta low-carb se­gui­da no re­sul­ta­ba, en mu­chas oca­sio­nes, fá­cil de va­lo­rar co­rrec­ta­men­te.

Es­to, iró­ni­ca­men­te, es vá­li­do so­bre to­do pa­ra los pro­duc­tos na­tu­ra­les, pues en ellos no fi­gu­ran da­tos de su va­lor nu­tri­ti­vo.

En la va­rian­te más es­tric­ta de la die­ta ce­to­gé­ni­ca, con un má­xi­mo de 20 g de car­bohi­dra­tos por día, es­te va­lor se su­pera rá­pi­da­men­te por un ex­ce­so de azú­car o fé­cu­las. Un pu­ña­do de pi­mien­to ro­jo, por ejem­plo, pe­sa cer­ca de 100 g y con­tie­ne 6,5 g de hi­dra­tos de car­bono. Eso no cons­ti­tu­ye un to­pe ex­ce­si­vo a la ho­ra de in­cor­po­rar a la co­mi­da otros ali­men­tos con car­bohi­dra­tos. La incorporación de los otros dos nu­trien­tes bá­si­cos (pro­teí­nas y gra­sas) tam­bién se plan­tea de for­ma muy exi- gen­te. Ali­men­tar­se de for­ma au­tén­ti­ca­men­te ce­tó­ni­ca y con­se­guir una per­fec­ta dis­tri­bu­ción de los nu­trien­tes no es al­go que re­sul­te sen­ci­llo.

INCORPORACIÓN DE GRA­SAS

Ya sea por error o por ig­no­ran­cia, es fre­cuen­te, por ejem­plo, in­ge­rir mu­cha pro­teí­na en com­pa­ra­ción con la can­ti­dad de gra­sa, so­bre to­do a cau­sa de las ad­ver­ten­cias con­tra las gra­sas que, du­ran­te de­ce­nios, nos han gra­ba­do en la men­te los gu­rús de la nu­tri­ción. A es­tos úl­ti­mos se les pue­de y se les de­be­ría des­pe­dir sin más y man­te­ner la con­cien­cia tran­qui­la an­te el pro­gre­so de los avan­ces cien­tí­fi­cos. Un fi­le­te ma­gro no de­be cons­ti­tuir un ideal. Es me­jor un fi­le­te con mu­cha man­te­qui­lla ve­ge­tal que, ade­más, tie­ne un efec­to ce­to­gé­ni­co. Tam­bién el yo­gur ve­ge­tal y los lác­teos sin acei­te aña­di­do de lino o co­co con­tie­nen cla­ra­men­te más del 21% desea­do de pro­teí­na.

El ob­je­ti­vo no de­be ser, por tan­to, des­te­rrar ra­di­cal­men­te los car­bohi­dra­tos, sino in­cre­men­tar adi­cio­nal­men­te las gra­sas. Yo acos­tum­bro a su­ple­men­tar mis pla­tos con man­te­qui­lla, gra­sa o acei­te. Hay ve­ces que, a la ho­ra de co­mer, con­su­mo ade­más un tro­zo de que­so con una ca­pa bien grue­sa de man­te­qui­lla he­la­da y de esa for­ma ajus­to mi re­la­ción de nu­trien­tes. Al com­prar los ar­tícu­los me preo­cu­po de que ha­ya una

bue­na re­la­ción ome­ga-3 / ome­ga-6 y de que sean de bue­na pro­ce­den­cia. Por ejem­plo, la man­te­qui­lla de­be es­tar pre­pa­ra­da con le­che de va­cas que ha­yan si­do ali­men­ta­das con pas­to. La me­ta con­sis­te, pa­ra mí, en con­su­mir en­tre el 5 y el 9% de car­bohi­dra­tos, con um­bral su­pe­rior en los 20 g; de pro­teí­nas un má­xi­mo del 21%. El res­to de la ener­gía lo ob­ten­go de las gra­sas. Cons­ti­tu­yen en­tre el 70 y el 85% de las ca­lo­rías ab­sor­bi­das.

¿Có­mo co­mien­zo yo, en vis­ta de es­tas ex­pe­rien­cias, a or­ga­ni­zar a par­tir de hoy la adap­ta­ción prác­ti­ca de mi ali­men­ta­ción co­ti­dia­na? ¿Có­mo con­se­guir que, a pe­sar de la no­ve­dad y los in­gre­dien­tes que, en prin­ci­pio, re­sul­tan ex­tra­ños, la co­mi­da me re­sul­te ape­ti­to­sa? ¿Có­mo se pue­de ser fe­liz con la die­ta ce­to­gé­ni­ca y no te­ner una cons­tan­te sen­sa­ción de re­nun­cia a los pla­tos pre­fe­ri­dos?

Que que­de cla­ra una co­sa: ca­da per­so­na es dis­tin­ta a las de­más, por lo que no ca­be pen­sar que ha­ya un ini­cio per­fec­to, un úni­co ca­mino ideal. De vez en cuan­do al­go fra­ca­sa, por­que no tie­ne un sa­bor agra­da­ble o la pre­pa­ra­ción con­lle­va mu­cho tiem­po. Es­to no tie­ne na­da que ver con el prin­ci­pio es­pe­cial «ce­to», sino con el prin­ci­pio ge­ne­ral «no­va­to». ino hay que des­ani­mar­se! Pa­ra mí, al prin­ci­pio, la ba­se de mi ini­cia­ción es­tu­vo cons­ti­tui­da por un buen co­no­ci­mien­to de los va­lo­res nu­tri­ti­vos. Yo hi­ce prue­bas se­lec­cio­nan­do ali­men­tos que su­mi­nis­tra­ran me­nos de 5 g de car­bohi­dra­tos por ca­da 100 g de pro­duc­to. Es fá­cil en­con­trar ta­blas con los ali­men­tos más ade­cua­dos.

DEL MUESLI Y LOS PANECILLOS A LAS FRUTAS CON YO­GUR

Re­sul­ta muy efi­caz con­cen­trar­se en aque­llos ali­men­tos de ori­gen na­tu­ral cu­yos va­lo­res ali­men­ti­cios sean los ade­cua­dos en lu­gar de pen­sar in­sis­ten­te­men­te en los que a par­tir de aho­ra van a ser des­te­rra­dos de nues­tra me­sa (por ejem­plo, arroz, pas­ta o pa­ta­tas). Lo que re­sul­ta real­men­te más ins­pi­ra­dor es es­cu­char a tu pro­pio ape­ti­to y res­pon­der­le con crea­ti­vi­dad. Ese es un gran pri­mer pa­so pa­ra fun­cio­nar con la «ce­to-co­ci­na».

En el al­muer­zo y la ce­na re­sul­ta fá­cil readap­tar­se. En ellos so­lo se de­be con­tar con una guar­ni­ción que sa­cie el ham­bre sus­ti­tu­yen­do el arroz, por ejem­plo, por una o va­rias ver­du­ras ali­ña­das con un buen acei­te. Se­gu­ro que te ven­drán a la ca­be­za una u otra de esas co­mi­das con­si­de­ra­das « nor­ma­les » , pe­ro po­drás cam­biar las pa­ta­tas por un es­tu­pen­do pu­ré de chi­ri­vías con ca­la­ba­cín. Así se­gu­ro que to­do re­sul­ta­rá ce­to­gé­ni­co des­de el pri­mer día e igual­men­te ob­ten­drás ex­pe­rien­cia cu­li­na­ria.

De he­cho se re­nun­cia com­pa­ra­ti­va­men­te a po­cas co­sas pe­ro se ga­na en otras mu­chas.

¿Qué se pue­de desa­yu­nar? Ya no se pue­de to­mar ni el muesli nor­mal ni los panecillos, pe­ro, de to­das for­mas, tam­bién exis­ten in­nu­me­ra­bles po­si­bi­li­da­des. Mi desa­yuno pre­di­lec­to era un gran cuen­co de en­sa­la­da de frutas con yo­gur que he sus­ti­tui­do por al­gu­nas fram­bue­sas so­bre pas­ta de al­men­dras y re­que­són. ¿Has pro­ba­do al­gu­na vez la pa­pa­ya?

Los cre­pes de hue­vo, que­so fres­co y ha­ri­na de co­co tie­nen un sa­bor ex­tra­or­di­na­rio. Una mez­cla de nue­ces, se­mi­llas y al­gu­nas es­pe­cias cons­ti­tu­yen una bue­na ba­se pa­ra el muesli, bas­ta po­ner­la en re­mo­jo y co­cer­la pa­ra for­mar una gra­no­la. Es ade­cua­da pa­ra lle­var a la ofi­ci­na y usar­la co­mo ten­tem­pié. Por lo de­más, cual­quier pla­to de hue­vos con acei­te o una bue­na man­te­qui­lla cla­ri­fi­ca­da sir­ve de mag­ní­fi­co desa­yuno y tam­bién es ade­cua­do co­mo pis­co­la­bis pa­ra el al­muer­zo o la ce­na. Exis­te gran nú­me­ro de va­rian­tes con hor­ta­li­zas, hier­bas aro­má­ti­cas y es­pe­cias que se pue­den uti­li­zar de for­ma muy dis­tin­ta.

¿DULCES?

Tam­bién se pue­den co­mer dulces. Mu­chas per­so­nas pue­den se­guir con los que acos­tum­bren, pre­pa­rán­do­los ex­clu­si­va­men­te con edul­co­ran­tes, es-

Una ali­men­ta­ción ce­to­gé­ni­ca pue­de for­ta­le­cer las cé­lu­las sa­nas de sus cuer­pos

Cé­lu­las can­ce­ro­sas

Una ma­sa des­or­de­na­da de cán­cer se abre pa­so en el te­ji­do he­pá­ti­co sano (vis­ta mi­cros­có­pi­ca 100X)

Cé­lu­la can­ce­ro­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.